Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 16 de octubre de 2019

La Trapa

De Enciclopedia Católica

Revisión de 17:42 19 ene 2007 por 201.230.43.2 (Discusión)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

.

(La Trappe).

Esta famosa abadía de la orden de Cistercienses Reformados está construida en un solitario valle rodeado de bosques, regados por numerosos riachuelos, que forman, en la vecindad unos cuantos hermosos lagos. A ochenta y cuatro millas de París y a nueve de la ciudad de Mortagne en el Dep. de Orne y en la diócesis de Séez, dentro de la antigua provincia de Normandía. Al principio fue una pequeña capilla construida en 1122 por un voto de Rotrou II, Conde de Perche quien, unos años después construyó un monasterio adjunto a donde invitó al los religiosos de Breuil-Benoit, una abadía perteneciente a la orden de Savigny, que entonces tenía un gran renombre por su fervor y santidad. En 1140 el monasterio de la Trapa fue elevado a abadía. En 1147 Savigny, con todos sus monasterios afiliados, se unió a la Orden del Cister y en adelante la Trapa fue una a abadía cisterciense, que dependía directamente del abad de Claraval, Clairvaux.). Durante varios siglos la Trapa permaneció en la oscuridad, pro así decirlo, perdida en la vasta multitud de monasterios que reconocían a Citeaux como casa madre. Pero en el curso del siglo quince, La Trapa, por su ubicación geográfica, fue presa de las tropas inglesas durante las guerras entre Francia e Inglaterra y en el siglo dieciséis, como otros monasterios, tuvo la desagracia de ser entregado en "encomienda": después de esto a los monjes no les quedó nada que preservar, sino llorar por las glorias del pasado.

Sin embargo, le estaba llegando la hora de volver con brillantez a su primitivo fervor. El autor de esta reforma fue Rancé, catorceavo abad comendatorio de La Trappe, abad regular, que empleó todo su celo en esta gran empresa, practicando así la noble tradición de los fundadores del Císter. El buen olor de santidad de los habitantes de la Trapa hizo que ganara fama en toda la cristiandad. El 13 de febrero de 1790, un decreto del Gobierno dirigido contra las órdenes religiosas de Francia y la abadía de La Trapa fue suprimida, pero los religiosos que se exiliaron con su abad, Dom Augustin de Lestrange, habían de volver más adelante. En 1815, la abadía que se había vendido como propiedad nacional fue comprada por Dom Augustin, pero al regresar los trapenses no encontraron más que ruinas. Reconstruyeron el monasterio sobre los cimientos del antiguo y el 30 de agosto de 1832 el obispo de Seez consagró la nueva iglesia. En 1880 fueron expulsados de nuevo pero volvieron pronto para regocijo de las clases trabajadores y de los pobres.

Bajo la administración del Abad Dom Etienne Salasc, el número 45 desde la fundación y el número 14 desde la reforma de Rancé. El monasterio ha sido completamente reconstruido. La nueva iglesia, muy admirada, fue consagrada el 30 de agosto de 1895. Las diferentes congregaciones de Trapenses están unidas bajo una sólo orden, llamada oficialmente "Orden de los Cisterciensas Reformados", pero conocida por su nombre popular de Trapenses (Ver CISTERCIENSES).

Bossuet visitaba la Trapa con frecuencia para pasar unos días en retiro con su amigo el abad de Rancé. James II de Inglaterra, cuando estuvo refugiado en Francia, fue allí en busca de consuelo. Don Mabillon, tras sus disputas con de Rancé le visitó para hacer las paces con él. El Conde de Artois, después Carlos X, pasó varios días en la abadía y en 1847 Luis Felipe quiso también visitar el celebrado monasterio. Entre los que han contribuido a la gloria de la abadía mencionaremos solamente del Padre Robert, conocido en el mundo como Dr. Debreyne, uno de los más conocidos médicos de Francia, con gran reputación por sus numerosas obras médico-teolóogicas.

EDMOND M. OBRECT.

Transcrito porMichael C. Tinkler, en honor del monasterio del Espíritu Santo, Conyers, Georgia.


Traducido por Pedro Royo