Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 19 de noviembre de 2019

La Última Cena en el Arte virreinal peruano, y su correcta interpretación

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
<<Alimentaré a los sacerdotes con manjares sustanciosos, y mi pueblo se saciará de mis bienes>> Este es un cuadro, del que - a mi parecer- se ha hablado mucho y mal. Remito a la ficha que encabeza este álbum. Al margen de los elementos comunes, con la imagen que precede, hay particularidades notables. Los servidores de la mesa, son ángeles figurados en niños pequeños, ya que Cristo es el centro del actuar angélico.Adjunto en la columna de comentarios va una imagen de Cristo siendo servido por los ángeles, luego del Ayuno del desierto y de las tentaciones del demonio. Me parece que el dinamismo y la presteza que se percibe en el servicio y la repetición de los manjares, es una invitación a la comunión frecuente, que es alimento mejor. La tierna edad de los niños es indicativa de la mansedumbre e inocencia con la que el comulgante debe acceder al banquete Eucarístico. Es un cuadro dramático en lo que toca al Memorial de la Cena, divertido en lo que toca a los menesteres del servicio: curiosos de la ventana, el escanciador, el catador y narrativo histórico en lo que toca al momento presente (la cena) y al momento inmediatamente futuro, que es la partida de Judas para ir a negociar el prendimento de Cristo (lado izquierdo del cuadro).
Vírgenes puras con blancos lirios El árbol cercarán de tu victoria; Y entre espantosos rígidos martirios Varones dignos de inmortal memoria, Y confesres, cual ardientes cirios Abrazados en celo de tu gloria Honrarán tu Pasión, con frutos suaves, Y otros crucificafos que tu sabes” (L. II) Diego de Hojeda
Uno de los 12 nos indica con la mirada fija que prestemos atención (segundo de izquierda a derecha). En la celebración de la Pascua que tanto había deseado Cristo celebrar con ellos. La separación del cáliz del punto focal indica que ya se usado de él, en tanto que el momento que se presencia es el ofrecimiento y la fracción del pan. Los discípulos están atentos, la gestualidad de las manos, la fijación de ñas miradas y la inclinación de los cuerpos indica atención suma, adoración y simpatía hacia nuestro señor Jesucristo y una disposición (futura) de que todos excepto Juan beberán ese mismo cáliz del Señor. Sin embargo, hay un caliz distinto, la copa de la plenitud del pecado, que escancia y alimenta Judas, que se muestra preocupado sólo de sí mismo y de sus aptencias. A huertadillas, con sigilo de gato y con los ojos puestos en él se aproxima el demonio darle el zarpaso de muerte, que fue el comer la Sagrada Eucaristía con el corazón torcido. La frutas jugosas, muy problamente nativas, cuya sapidez conoce el espectador, remiten a las dulzuras y delicias que son para el alma el Banquete Celestial
Capillo Juan Pablo II.jpg
Cristo se mira a sí mismo y dice yo soy el Cordero de Dios, y el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas (nótese los cayados propios de la celebración de Pascua, que son figura de los cayados episcopales. La escena alude concretamente al PAN EUCARISTICO, y el foco está puesto en el cordero sacrificado, debajo de Cristo, al que rodean los panes,que están junto a los Apóstoles, que simbolizan la especie eucarística que los sucesores de los Apóstoles - es decir la Iglesia - deben ofrecer en Memoria Suya.
26229960 1568843956498736 8407568511713108743 n.jpg


En mis día de universitario -en mi etapa más temprana- había una expresión que los catalogadores, decodificadores, intérpretes y peritos en asuntos artísticos de cepa marxista o marxistoide, usaban a porfía: <<el discurso disidente>>.

Cometían hasta una triple equivocación: creer que el arte religioso virreinal era "creación heroica" andina, que entrañaba y transportaba un germen de resistencia, que había una identificación colectiva con los latigazos de Cristo, en la que la ellos se subrogaban, a manera de protesta por la "esclavitud de hombre andino". O sea algo así como un taqui onqoy pictórico.

Nota distintiva del <<discurso disidente>>, en lo artístico, fue la absoluta prescindencia de la emblemática, la ignorancia culpable de la doctrina de la Iglesia, la luz de la Patrística para reemplazarlas por la especulación arbitraria y vanidosa.

Sobre este asunto presumieron y doctoraron muchas personas, y lo hicieron durante mucho tiempo. Luego, el progreso tecnológico, de los años 80, permitió la reproducción y la comparación masiva del arte europeo y el hispano-americano.

Bastó una superficial confrontación con la alegoría mitológica clásica, para que la antedicha fantasía crítica fuese herida de muerte. ¡Y con justa razón! Porque ese corpus de afirmaciones, viciosas en su origen, no son más que un canasto de cachivaches en el que caben tanto la fantasía homoerótica como la sublimación freudiana…

Digamos de paso, que hay dos temas groseramente manidos por los antropólogos y deconstructivistas: la presencua del cuy en la cena pascual, que aquí impgnamos (conejillo de Indias), y el Niño Manueñito.

Respecto de éste último diremos que no es sino una adaptación del modelo clásico del "niño de la espina", tal y como se subordinaron a la teológica y pastoral de la Iglesia latina otros elementos mitológicos, que servían de ilustración alegórica de los Misterios de la Fe: los trabajos de Hérculos, los ojos de Argos, Mercurio, la Fama, Homo bula etc etc etc.

No puede ser un cuy por varios motivos: el primero y más importante, porque sería un elemento disturbador de la finalidad pedagógica, que era modélica; es decir, no se dejaba al arbitrio o capricho del artista; en segundo lugar porque la censura inquisitorial las hubiese destruido; y en tercer lugar por iconografía universal comparada. Es un corderito lechal.

José Gálvez Krüger