Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 21 de noviembre de 2019

La Última Cena en el Arte virreinal peruano, y su correcta interpretación

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
25152032 1538595236190275 3384833629023736990 n.jpg
24775135 1538595346190264 4610746561379485878 n.jpg
24899960 1538595116190287 4555401818793918046 n.jpg
Capillo Juan Pablo II.jpg
25396259 1544844975565301 8493073644184305093 n.jpg


En mis día de universitario -en mi etapa más temprana- había una expresión que los catalogadores, decodificadores intérpretes y peritos en asuntos artísticos de cepa marxista o marxistoide, usaban a porfía: <<el discurso disidente>>. Cometían hasta una triple equivocación: creer que el arte religioso virreinal era "creación heroica" andina, que entrañaba y transportaba un germen de resistencia, que había una identificación colectiva con los latigazos de Cristo, en la que la ellos se subrogaban, a manera de protesta por la "esclavitud de hombre andino". O sea algo así como un taqui onqoy pictórico.

Nota distintiva del <<discurso disidente>>, en lo artístico fue la absoluta prescindencia de la emblemática, la ignorancia culpable de la doctrina de la Iglesia, la luz de la Patrística y especulación arbitraria y vanidosa.

Sobre este asunto presumieron y doctoraron muchas personas, y lo hicieron durante mucho tiempo. Luego, el progreso tecnológico, de los años 80, permitió la reproducción y la comparación masiva del arte europeo y el hispano-americano.

Bastó una superficial confrontación con la alegoría mitológica clásica, para que la antedicha fantasía crítica fuese herida de muerte. ¡Y con justa razón! Porque ese corpus de afirmaciones, viciosas en su origen, no son más que un canasto de cachivaches en el que caben tanto la fantasía homoerótica como la sublimación freudiana…

Hay dos temas al que los antropólogos le han dado vuelta como matraca el por mi negado cuy (conejillo de Indias) y el Niño Manueñito. Respecto de éste último diremos que no es sino una adaptación del modelo clásico "el niño de la espina", tal como se subordinaron a la teológica y pastoral de la Iglesia latina otros elementos mitológicos, que servían de ilustración alegórica de los Misterios de la Fe: los trabajos de Hérculos, los ojos de Argos, Mercurio, la Fama, Homo bula etc etc etc.

No puede ser un cuy por varios motivos: el primero y más importante, porque sería un elemento disturbador de la finalidad pedagógica, que era modélica; es decir, no se dejaba al arbitrio o capricho del artista; en segundo lugar porque la censura inquisitorial las hubiese destruido; y en tercer lugar por iconografía universal comparada. Es un corderito.