Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 19 de junio de 2021

Diferencia entre revisiones de «Guía para estudiar el Arte Religioso Barroco Hispanoamericano»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Línea 12: Línea 12:
 
El conocimiento de los símbolos, y sus significados, fueron universales. Hubo un común denominador, a partir del cual, se progresaba según los respectivos estados. Así, el letrado usaba el libro, el tratado y la cátedra. El rudo contaba con la cuarteta, la música, el teatro y el refrán. O sea, la <<Filosofía vulgar>>
 
El conocimiento de los símbolos, y sus significados, fueron universales. Hubo un común denominador, a partir del cual, se progresaba según los respectivos estados. Así, el letrado usaba el libro, el tratado y la cátedra. El rudo contaba con la cuarteta, la música, el teatro y el refrán. O sea, la <<Filosofía vulgar>>
  
[[Archivo:Guia1.jpg|600px|thumb|left| ]]
+
[[Archivo:Guia1.jpg|700px|thumb|left| ]]

Revisión de 02:29 3 ene 2021

¿Cómo podemos aprender progresivamente la apreciación del Arte religioso Barroco?

Este aprendizaje si no es adecuadamente llevado, nos conduce al error, a la confusión y a la frustración. El aprendizaje se logra volviendo al antiguo método de enseñanza, a la catequesis y a la apologética católica. Antes, era método sencillo y eficaz, porque la Cultura era totalmente cristiana. La Sociedad, la Política, la Moral y la Religión, confesaban y profesaban la Santa Fe. Eran medios puestos al servicio de la Gloria de Dios, la Salvación de las Almas, y de la Vida Perdurable (Eterna). Esta situación, por desgracia ya no se da. Sin embargo, el Barroco nos dejó las instrucciones para ser interpretado rectamente.

Las Instrucciones suponen conocimientos previos

Nosotros debemos suplir, con un estudio inteligente, las carencias e indigencias, del tiempo presente. En el pasado, el pastor de Puno, el agricultor de los Andes y el doctor de Lima, sabían ESENCIALMENTE lo mismo. Porque, el mismo modelo era presentado a todos: Doctos y rudos (ignorantes); letrados y analfabetos. Igual para todos los sexos, todas las edades, y todos los estados El conocimiento de los símbolos, y sus significados, fueron universales. Hubo un común denominador, a partir del cual, se progresaba según los respectivos estados. Así, el letrado usaba el libro, el tratado y la cátedra. El rudo contaba con la cuarteta, la música, el teatro y el refrán. O sea, la <<Filosofía vulgar>>

Guia1.jpg