Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 8 de mayo de 2021

Getsemaní

De Enciclopedia Católica

Revisión de 00:37 22 dic 2007 por 190.42.190.23 (Discusión)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

(Del hebreo gat, prensa; y semen, aceite) Es el lugar en el cual Jesucristo sufrió la agonía y fue hecho prisionero por los judíos. San Marcos (xiv, 32) lo llama “un lugar”; San Juan (xviii, 1) habla de él como “un jardín”. En oriente un campo sombreado por numerosos árboles frutales y rodeado de tapias de piedra, forman un jardín.

El nombre “prensa de aceite” es suficiente indicación de que fue plantado especialmente por los árboles de olivo. De conformidad con la versión griega y de otros, San Mateo (xxvi, 36) designa al Getsemaní con términos semejantes a los que utiliza San Marcos. La Vulgata indica la palabra corión en lugar de la palabra villa, pero no existe razón para suponer que allí se encontraba una residencia. San Lucas (xxii, 39) se refiere como el “Monte de los Olivos”, y San Juan (xviii, 1) habla de estar en el “arroyo del Cedrón”. De acuerdo con San Marcos, el Salvador tenía el hábito de retirarse a este lugar, y San Juan escribe: “Judas también, quien lo traicionó, conocía el lugar, porque Jesús había acudido allí junto con sus discípulos.”

Un lugar tan memorable que merecen la atención de todos los Evangelistas y que no fue perdido de vista por los primeros cristianos. En su "Onomasticon," Eusebio de Caesarea dice que Gethsemani se sitúa "al pie del Monte de los Olivos", y él agrega que "el creyente fue acostumbrado a ir a orar allí". En 333 el Peregrino de Bordeaux visitó el lugar, llegando por el camino que sube a la cúspide de la montaña, es decir más allá del puente por el valle de Josafat.

En el tiempo de los judíos, el puente que dividió el torrente de Cedrón ocupó casi el mismo lugar como el que aún puede ser visto en la actualidad, como es testificado por el corte de la escalera antiguo en la piedra que vino abajo del pueblo y en la otra hace una herida a la montaña. Petronius, Obispo de Bolonia (c. 420), y Sophronius, Patriarca de Jerusalén, hablan de esta inmensa escalera y otros dos peregrinos contaban los pasos.

Los rastros de él todavía pueden ser vistos en el lado hacia la ciudad, y se han descubierto numerosos pasos, muy grandes y bien conservados, sobre el actual Jardín de Getsemaní. El Peregrino de Bordeaux anota: "a la izquierda, entre las vides, está la piedra donde Judas Iscariote traicionó a Cristo". Traduciendo el "Onomasticon" de Eusebio, San Jerónimo agrega al artículo Getsemaní, la declaración de que "una iglesia se construye ahora allí" (Onomasticon, ed. Klostermann, pág. 75).

Santa Silvia de Aquitania (385-388) relaciona eso el jueves Santo, la procesión que baja del Monte de los Olivos, hizo una estación en "la iglesia bonita" construida en el lugar donde Jesús sufría la Agonía. "De allí", ella agrega, "ellos descienden al Getsemaní donde Cristo fue hecho prisionero" (S. Silviae Aquit. Peregr., ed. Gamurrini, 1888, pp. 62-63).

Esta iglesia, notable para sus bellas columnas (Theophanes, Chronogr. anuncio un. 682), fue destruida por los persas en 614; reconstruida por los Cruzados, y finalmente arrasada, probablemente en 1219. Arculf (c. 670), St. Willibald (723), Daniel el Ruso (1106), y John de Wurzburg (1165) mencionan la Iglesia de la Agonía. Las fundaciones se han descubierto recientemente en el lugar indicado por ellos, i. e. a una distancia muy corta de la esquina sur-oriental del actual Jardín de Getsemaní.

Un recuento fragmentario de una peregrinación en el Siglo IV, conservado por Pedro el Diácono (1037), menciona "una gruta en el lugar donde los judíos hicieron cautivo al Salvador". Según la tradición estaba en esta gruta en la que Cristo estaba habituado a tomar refugio con sus discípulos y pasar la noche. También era memorable por una cena y un lavado de piés que, según la misma tradición, tuvo lugar allí. Eutychius, Patriarca de Constantinopla (d. 583), dice en uno de sus sermones que la Iglesia conmemora tres cenas. "La primera comida", él dice, "junto con la purificación, tuvo lugar en el Getsemaní en el día Sabático, el primer día, i. e. cuando el domingo ya había empezado. De allí que nosotros celebremos la vigilia de ese entonces” (P. G., LXXXVI, 2392).

La segunda cena era la de Betania, y la tercera, era esa, la del Jueves Santo, en la que instituyó la Santa Eucaristía. Theodosius (c. 530) describe esta gruta en los siguientes términos: "Allí [en el valle de Josafat] se sitúa la basílica de Santa María, la Madre de Dios, con su sepulcro”.

Luego continúa: “Existe también el lugar donde el Señor cenó con sus discípulos. Allí él lavó sus piés. Hay cuatro bancos donde Nuestro Señor se reclinó en medio de Sus Apóstoles. En cada banco se pueden sentar tres personas. Allí también Judas traicionó al Salvador. Algunas personas, cuando visitan el lugar, por medio de la devoción, comparten algún refresco, pero ninguna carne. Ellos encienden antorchas, porque el lugar está en una gruta”.

Antonius de Plaisance (570), Arculf, Epifanio el Hagiopolite, y otros hacen mención de la gruta del Getsemaní. En la Iglesia de la Agonía se conservaba la piedra, que según la tradición, fue la misma en la que Jesús se arrodillaba durante Su Agonía. Está relacionado con lo que dice Arculf, de que después de la destrucción de la iglesia por los persas, la piedra se llevó a la gruta donde se veneró.

En 1165 Juan de Wurzburg encontró todavía este lugar y todavía puede observarse en el techo de la gruta, una inscripción que así lo atestigua. En el Siglo XIV, los peregrinos, inducidos por la presencia de la piedra y la inscripción, llamaron equivocadamente a este santuario, la Gruta de la Agonía.

En tiempos antiguos la gruta abrió al sur. La tierra circundante ha sido levantada considerablemente a través de tierra que se ha ido acumulando bajo la montaña, por acción de las lluvias. Una nueva entrada se ha hecho en el lado del noroeste. El techo rocoso es apoyado por seis pilares de los que tres estában en reparaciones. Desde el Siglo VI, se ha abierto una claraboya que permite el ingreso de un poco de luz. La gruta que es irregular en forma, es, tiene en números redondos, unos 18 metros de largo, unos 10 metros de ancho, y 4 metros de altura, en sus dimensiones más grandes. Se adorna con cuatro altares, y sólo pueden encontrarse restos de los cuadros de las paredes y de los mosaicos del suelo, los que estaban con anterioridad.

A una distancia de cerca de 43 metros al sur de la gruta del Jardín de Getsemaní, se encuentra un quadrangular que mide aproximadamente 65 metros por lado. Aquí se encuentran siete olivos, el más grande de unos 8.3 metros de circunferencia. Si ellos no son los árboles que se encontraban en los tiempos de Cristo, son al menos los vástagos de los árboles testigos de su Agonía.

Con la ayuda de documentos históricos, ha sido posible establecer que los mismos árboles ya estaban en existencia en el Siglo VII. Al este del jardín hay una masa rocosa considerada como el lugar tradicional donde los tres Apóstoles esperaron. Cerca de allí en el sur, el tocón de una columna se ajustó en una pared señalando el lugar donde Jesús oró en la víspera de su Pasión. Se descubrieron las fundaciones de la iglesia antigua de la Agonía detrás de esta pared.


BARNABAS MEISTERMANN Transcripción de Joseph P. Thomas Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes Dedicado a la Sra. Hildegard Grabowski