Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 13 de diciembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Decreto»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
 
(Lat. decretum, del verbo decerno, I juzgar).  
 
(Lat. decretum, del verbo decerno, I juzgar).  
En sentido general, una orden o una ley hecha por una autoridad superior para la dirección de otros. En uso eclesiástico tiene varios significados. Cualquier discurso papal, resumen, o Motu Proprio es un decreto tanto como estos documentos son actos legislativos del Santo Padre. En este sentido el termino es un tanto antiguo. El Papa Siricio habla (Ep. i, ad Himer., c. ii) del decreta generalia del Papa Liberio. Las Congregaciones Romanas se facultan en emitir decretos en asuntos que caen bajo su particular jurisdicción. Cada provincia eclesiástica, y también cada diócesis puede emitir decretos en sus sínodos periódicas con su dominio de autoridad. La palabra también se usa para denotar ciertas especificas colecciones de leyes de la iglesia. p.e. El decreto de Gratian (Decretum Gratiani). Con respecto a los actos generales legislativos del Papa nunca hay duda al grado universal de la obligación; lo mismo puede decirse de los decretos de un Concejo General, p.e. aquellos del Concejo del Vaticano. El Concejo del Trent fueron los primeros en aplicar el termino indiscriminatoriamente a leyes concernientes a la fe y disciplina (decreta de fide, de reformatione). Los decretos de las Congregaciones Romanas (q. v.) están ciertamente vinculadas en cada caso sometidas para juicio/discernimiento. Pero existen opiniones diversas en referencia de tal juicio/discernimiento debe ser tomado como regal o ley general aplicando a todos los casos similares. La opinión general es que cuando las decisiones son una ampliación de la ley (declaratio extensiva legis) las decisiones no obligan excepto en el caso particular para el cual el decreto fue realizado. Pero si, aun sin embargo, la decisión no es una ampliación, pero meramente una explicación de la ley (declaratio comprehensiva legis), tal decreto se sujeta en casos similares. El decreto del Concejo nacional puede no ser promulgado hasta que ellos hayan recibido la aprobacion del papa. Los decretos de sínodos de provincia no tiene fuerza hasta que hayan sido aprobado por Roma. Esta aprobación es doble: ordinaria (in formâ communi), y especifica (in formâ specificâ). La anterior significa que no hay nada que necesite corrección en los decretos del sínodo, y ellos por lo tanto tienen fuerza en la provincia. Esta es la aprobación que por lo general se les da a tales decretos. Si se le da aprobación en formâ specificâ los decretos tienen la misma fuerza tales como si hubieran sido originados de la Sede Apostólica, aunque sólo tienen validez solamente en la provincia para los cuales fueron realizados. Los decretos de un Obispo diocesano se refiere con la administración y la buen orden de su diócesis. Si se realiza durando un sínodo, son leyes diocesanas, son comúnmente conocidas como "estatutos diocesanos", o "estatutos sinodales", y aplicables hasta que sean revocados por el Obispo o sus sucesores. Si los decretos son extra-sinodales, tienen fuerza solo durante la duración de vida del Obispo o hasta que el mismo las revoque. Si, Para las tales llamadas "Decretum Gelasianum" ver GELASIUS I. Para uso judicial decreta en canónico procedimiento ver Permaneder in Kirchenlexikon, III, 1442-44. (ver CONSTITUTIONS, ECCLESIASTICAL; RESCRIPTS.)  
+
En sentido general, una orden o ley hecha por una autoridad superior para la dirección de otros. En uso eclesiástico tiene varios significados. Cualquier discurso papal, breve, o Motu Proprio es un decreto, puesto que  estos documentos son actos legislativos del Santo Padre. En este sentido el término es un tanto antiguo. El Papa Siricio habla (Ep. i, ad Himer., c. ii) del decreta generalia del Papa Liberio. Las Congregaciones Romanas están facultadas  para  emitir decretos en asuntos que caen bajo su particular jurisdicción. Cada provincia eclesiástica, y también cada diócesis puede emitir decretos en sus sínodos periódicos dentro de su esfera de autoridad. La palabra también se usa para denotar ciertas colecciones específicas de leyes de la iglesia, por ejemplo, el decreto de Gratian (Decretum Gratiani). En cuanto a los actos legislativos generales del Papa, nunca hay duda sobre el alcance universal de la obligación; lo mismo puede decirse de los decretos de un Concilio General, por ejemplo, aquellos del Concilio Vaticano. El Concilio de Trento fue el primero en aplicar el término indiscriminadamente a reglas concernientes a la fe y disciplina (decreta de fide, de reformatione). Los decretos de las Congregaciones Romanas son ciertamente valederos en cada caso sometido para juicio. Pero existen opiniones diversas sobre si el juicio será tomado como regla o ley general aplicable a todos los casos similares. La opinión general es que, cuando las decisiones son una ampliación de la ley (declaratio extensiva legis), las decisiones no obligan excepto en el caso particular para el cual el decreto fue emitido. Pero si, sin embargo, la decisión no es una ampliación, pero meramente una explicación de la ley (declaratio comprehensiva legis), tal decreto es válido en casos similares. El decreto de un concilio nacional puede no ser promulgado hasta que ellos hayan recibido la aprobación del Papa. Los decretos de un sínodo provincial no tienen vigencia hasta que hayan sido aprobados por Roma. Esta aprobación es doble: ordinaria (in formâ communi), y específica (in formâ specificâ). Lo anterior significa que no hay nada que necesite corrección en los decretos del sínodo, y que por lo tanto tienen vigor en la provincia. Esta es la aprobación que por lo general se le da a tales decretos. Si la aprobación se da en formâ specificâ, los decretos tienen la misma fuerza que si hubieran procedido de la Sede Apostólica, aunque son válidos solamente en la provincia para la cual fueron emitidos. Los decretos de un Obispo diocesano tienen que ver con la administración y el buen orden de su diócesis. Si se realizan durante un sínodo, son leyes diocesanas comúnmente se conocen como "estatutos diocesanos", o "estatutos sinodales", y obligan hasta que sean revocados por el Obispo o su sucesor. Si los decretos son extra-sinodales, tienen vigor sólo durante la duración de vida del Obispo o hasta que él mismo los revoque. Para el llamado "Decretum Gelasianum" ver Gelasio I. Para uso del  "decreta" judicial en procedimiento canónico ver Permaneder in Kirchenlexikon, III, 1442-44. (ver CONSTITUTIONS, ECCLESIASTICAL; RESCRIPTS.)  
  
 
TAUNTON, The Law of the Church (London, 1906); SMITH, Elements of Ecclesiastical Law (New York, 1886); BENEDICT XIV, De Synodo di cesanâ; BOUIX De Principiis Juris Canonici; FERRARIS Theoria et praxis regiminis di cesani.  
 
TAUNTON, The Law of the Church (London, 1906); SMITH, Elements of Ecclesiastical Law (New York, 1886); BENEDICT XIV, De Synodo di cesanâ; BOUIX De Principiis Juris Canonici; FERRARIS Theoria et praxis regiminis di cesani.  
  
DAVID DUNFORD  
+
DAVID DUNFORDTranscrito por Douglas J. Potter. Dedicado al Sagrado Corazón de JesúsTraducido por Lourdes P. Gómez.
Transcrito por Douglas J. Potter  
+
Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina.
Dedicado al Sagrado Corazón de Jesús
+
Traducido por Lourdes P. Gómez
+

Revisión de 10:22 1 sep 2008

(Lat. decretum, del verbo decerno, I juzgar). En sentido general, una orden o ley hecha por una autoridad superior para la dirección de otros. En uso eclesiástico tiene varios significados. Cualquier discurso papal, breve, o Motu Proprio es un decreto, puesto que estos documentos son actos legislativos del Santo Padre. En este sentido el término es un tanto antiguo. El Papa Siricio habla (Ep. i, ad Himer., c. ii) del decreta generalia del Papa Liberio. Las Congregaciones Romanas están facultadas para emitir decretos en asuntos que caen bajo su particular jurisdicción. Cada provincia eclesiástica, y también cada diócesis puede emitir decretos en sus sínodos periódicos dentro de su esfera de autoridad. La palabra también se usa para denotar ciertas colecciones específicas de leyes de la iglesia, por ejemplo, el decreto de Gratian (Decretum Gratiani). En cuanto a los actos legislativos generales del Papa, nunca hay duda sobre el alcance universal de la obligación; lo mismo puede decirse de los decretos de un Concilio General, por ejemplo, aquellos del Concilio Vaticano. El Concilio de Trento fue el primero en aplicar el término indiscriminadamente a reglas concernientes a la fe y disciplina (decreta de fide, de reformatione). Los decretos de las Congregaciones Romanas son ciertamente valederos en cada caso sometido para juicio. Pero existen opiniones diversas sobre si el juicio será tomado como regla o ley general aplicable a todos los casos similares. La opinión general es que, cuando las decisiones son una ampliación de la ley (declaratio extensiva legis), las decisiones no obligan excepto en el caso particular para el cual el decreto fue emitido. Pero si, sin embargo, la decisión no es una ampliación, pero meramente una explicación de la ley (declaratio comprehensiva legis), tal decreto es válido en casos similares. El decreto de un concilio nacional puede no ser promulgado hasta que ellos hayan recibido la aprobación del Papa. Los decretos de un sínodo provincial no tienen vigencia hasta que hayan sido aprobados por Roma. Esta aprobación es doble: ordinaria (in formâ communi), y específica (in formâ specificâ). Lo anterior significa que no hay nada que necesite corrección en los decretos del sínodo, y que por lo tanto tienen vigor en la provincia. Esta es la aprobación que por lo general se le da a tales decretos. Si la aprobación se da en formâ specificâ, los decretos tienen la misma fuerza que si hubieran procedido de la Sede Apostólica, aunque son válidos solamente en la provincia para la cual fueron emitidos. Los decretos de un Obispo diocesano tienen que ver con la administración y el buen orden de su diócesis. Si se realizan durante un sínodo, son leyes diocesanas y comúnmente se conocen como "estatutos diocesanos", o "estatutos sinodales", y obligan hasta que sean revocados por el Obispo o su sucesor. Si los decretos son extra-sinodales, tienen vigor sólo durante la duración de vida del Obispo o hasta que él mismo los revoque. Para el llamado "Decretum Gelasianum" ver Gelasio I. Para uso del "decreta" judicial en procedimiento canónico ver Permaneder in Kirchenlexikon, III, 1442-44. (ver CONSTITUTIONS, ECCLESIASTICAL; RESCRIPTS.)

TAUNTON, The Law of the Church (London, 1906); SMITH, Elements of Ecclesiastical Law (New York, 1886); BENEDICT XIV, De Synodo di cesanâ; BOUIX De Principiis Juris Canonici; FERRARIS Theoria et praxis regiminis di cesani.

DAVID DUNFORD. Transcrito por Douglas J. Potter. Dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. Traducido por Lourdes P. Gómez. Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina.