Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 11 de agosto de 2020
  • Cardiomorfosis
  • navigation
    • mainpage|mainpage-description
    • recentchanges-url|recentchanges
    • randompage-url|randompage
    • helppage|help
  • SEARCH
  • TOOLBOX
  • LANGUAGES

Damaralandia

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La parte central de la colonia alemana en Africa Sudoccidental Alemana, que se encuentra entre los 19º y los 23º de latitud Sur, y los 14º y 20º de longitud. Trasladándose desde la costa Atlántica hacia el interior, el viajero encuentra en primer lugar un cinturón de arena de 42 millas, sin ninguna vegetación, cubierta de gigantescas dunas de arena; luego una faja desértica de alrededor de 90 millas de ancho, con montañas escarpadas y desnudas, y anchas e infértiles llanuras de arena. Luego sigue la propia Hererolandia, que tiene una altura de 7.000 pies, donde las cadenas de montañas y los picos solitarios siguen a los largos valles, a las profundas hondonadas y a las altas mesetas. Hacia el norte y el este, el distrito montañoso se transforma en la llanura ondulada de los Omaheke y el Desierto de Kalahari, que está cruzado por lechos de ríos secos, escasamente habitado. En general, el país sufre de sequía; es árido, y sólo sirve para criar ganado; la agricultura apenas se hace posible donde hay riego artificial. La población está compuesta por los Hill Damara y los Herero; además de éstos, hay unos 4.000 Kafires, Bastards, y Nama, y 1.500 cristianos ovambo. Los Hill Damara, o Klip Kafires, que son alrededor de 20.000, eran los posee­do­res originales del país, pero sus pasturas y rebaños les fueron robados por los invasores Herero. Hasta nuestra época vivieron entre los Herero como esclavos, sin derechos ni protección, pobres y despreciados; al rebelarse los Herero, ellos naturalmente se pusieron de lado del Gobierno Alemán y así mejoraron considerablemente su situación.

Los Herero, u Ovaherero, son una tribu Bantú, que inmigró, durante los siglos XVII y XVIII, desde el noreste hacia Damaralandia. Tienen cuerpos bien formados, su piel es color chocolate, el cabello ondulado de color azabache. La vestimenta de los hombres está formada por un delantal, hecho de hecho de piel de oveja o cabra, que envuelven alrededor de las caderas; la de las mujeres consta de un gorro de cuero con velo, un largo delantal, y una piel sobre la espalda; numerosos anillos de hierro y perlas adornan sus brazos y piernas, y rodean sus cuellos con varias filas de perlas. Los Herero son pretenciosos, vanidosos, avaros, dados a la mentira y la trampa, deshonestos, y crueles y feroces en su odio; por otra parte, también son hospitalarios, poseen un alto sentido del honor, y un gran amor por sus padres. Su religión consiste en un culto ancestral, especialmente de los jefes muertos de cada tribu, y una temible creencia en espíritus y espectros, a quienes frecuentemente les ofrecen sacrificios. Seguramente reconocen un Dios del cielo y de la tierra, pero no lo adoran; piensan en él, pero no le agradecen. Antes de la insurrección de los años 1904-1906, que casi los destruyó, estaban divididos en tribus; éstas estaban dirigidas por jefes, que a la vez eran los sacerdotes tribales. En las luchas con los Nama, todos los Hereros reconocían un comandante en jefe, Maherero Kajamuaha. Después de su muerte, en 1890, el Gobierno Alemán eligió a su hijo menor, Samuel Maherero, como jefe supremo, soslayando al verdadero heredero. En términos generales, la monogamia prevalece entre los Herero, aunque los jefes y los hombres más ricos de las tribus a menudo tienen varias mujeres.

La adquisición por Alemania de la actual Africa Sudoccidental Alemana comenzó en el año 1883. El comerciante de Bremen Lüderitz adquirió la bahía de Angra Pequeña y algunas fajas de tierra de los jefes nativos; en 1884 este territorio fue colocado bajo la protección del Imperio Alemán. El heredero de los derechos de Lüderitz, la Compañía Colonial Alemana de Africa Sudoccidental, obtuvo más tierras. Como Maherero, el jefe supremo de los Herero, anteriormente había estado de lado de los ingleses en contra de los alemanes, fue forzado, el 21 de octubre de 1885, a llevar a cabo un tratado de protección y amistad con Alemania, y a reconocer la supremacía alemana. Como este tratado era en muchos aspectos oscuro, surgieron muchas disputas entre el Gobierno Alemán y los jefes Herero; pequeñas rebeliones que fueron, sin embargo, fácilmente sofocadas. El amor a la libertad, predominante en los Herero, numerosas injusticias cometidas por los blancos, extorsiones por parte de los comerciales blancos, y otras causas finalmente llevaron a la gran insurrección de los Herero a principios de 1904, que pronto se difundió por toda la colonia. Llevó cerca de tres años vencer la insurrección, y requirió grandes sacrificios de hombres y de dinero. Para la nación de los Herero, que antes sumaban de 80.000 a 100.000 personas, la revolución prácticamente los aniquiló. Los Herero que fueron tomados prisioneros fueron llevados a campos de concentración, en los cuales cientos de ellos murieron de virulentas enfermedades. Cuando llegó la paz, los que quedaron fueron entregados a oficiales, granjeros, comerciantes y en las casas privadas, como sirvientes.

Las misiones en Damaralandia las comenzaron los Protestantes. Desde 1844 la Rheinidch-evangelische Missionsgesellschaft trabajó en Hererolandia sin interrupción. Antes de la insurrección contaban con 15 estaciones con 23 misioneros, 46 escuelas con 875 niños y 1182 niñas, y tenían 8.300 cristianos de color. Los Padres del Espíritu Santo fueron los primeros misioneros católicos que, hacia el fin de la década del '70, intentaron fundar una misión entre los Herero; debido a la intolerancia de los protestantes, sin embargo, fueron obligados a abandonar el trabajo en 1881 (cf. Katholische Missionen, Freiburg, 1882, pp, 107-111). Sólo cuando el gobierno alemán se estableció definitiva­mente, la misión católica tuvo libertad para trabajar en este campo. El 1º de agosto de 1892, se erigió la Prefectura Apostólica de Cimbebasia Inferior, que comprendía toda Damaralandia y Ovambolandia; en 1896 el territorio fue puesto a cargo de los Oblatos Alemanes de María Inmaculada. Pero el Gobierno Colonial les impidió trabajar entre los Ovambo, Hereros y Kafires, y aún después de haber sido puestos en un pie de igualdad con los protestantes siguieron teniendo que pelear contra toda probabilidad. Todos los obstáculos fueron finalmente removidos en Setiembre de 105. La Prefectura Apostólica sumaba en 1908 9 estaciones con 22 padres y 18 hermanos (todos Oblatos); 10 hermanas (franciscanas de Nonnenwerth); hay 850 católicos blancos, 210 católicos negros; 9 iglesias o capillas, 10 escuelas con 236 alumnos, 1 escuela de comercio con 14 alumnos, 1 liceo para varones, 1 academia de niñas, 1 asilo de huérfanos, y 2 hospitales.

SCHINZ, Deutsch-Sudwestafrika (Oldenburg 1891); FRANCOIS, Nama and Damara (Margdeburg, 1896); DOVE, Deutsch-Sudwestafrika (Gotha, 1896; Berlin, 1903); SCHWABE, Mit Schwert und pfug in Deutsch-Sudwestafrika (Berlin, 1904); PAUL, Dei Missin in unseren Kolonien (Dresden, 1905); MEYER, Wirtschafit und Recht der Herero (Berlin, 1905); IRLE, Dei Herero (Gutersloh, 1906); LEUTWEIN, Eif Jahre Gouverneur Misin Deutsch-Sudwestafrika (Berlin, 1906); Dei Katholischen Mission (Freiburg. 1906-07), XXXV, 176-183; Jahresberichle uber dei Entwicklung der deutschen Schutzgbielke (Berlín).

JOSEPH LINS Transcrito por Isabel T. Montoya Traducido por Amparo Cabal