Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 6 de diciembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Clero Secular»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
(Lat. clerus sæcularis)  
+
(Lat. clerus sæcularis)
En el lenguaje religioso, el mundo (saeculum) es opuesta a la de encierro, grupo; los religiosos que siguen una norma o regla, especialmente aquellos que han sido ordenados, forman lo que se llama los clérigos regulares, mientras que aquellos que viven en el mundo son llamados clérigos seculares.
+
En el lenguaje religioso, el mundo (saeculum) es opuesto al  claustro; religiosos que siguen una regla, especialmente aquellos que han sido ordenados, forman el clero regular, mientras que aquellos que viven en el mundo son llamados el clero secular.
  
Aquí la expresión es frecuentemente utilizada en textos canónicos: “uterque cleros”, tanto en referencia a los clérigos seculares como a los regulares. Los seculares no hacen profesión ni siguen una norma religiosa, poseen su dirección como laicos, le deben obediencia al obispo, pero no renuncia a su propia voluntad, lo que sí resulta del voto de obediencia religioso; solamente la práctica del celibato en la Santas Ordenes es algo idéntico en el voto de castidad que hacen los religiosos.
+
Por lo tanto la expresión tan frecuentemente utilizada en textos canónicos: “uterque clerus”, designa tanto al clero secular como al regular. El clérigo secular no hace profesión ni sigue una regla religiosa, posee bienes materiales  como los laicos, le debe obediencia canónica al obispo, pero no renuncia a su propia voluntad, lo que sí resulta del voto de obediencia religioso; solamente la práctica del celibato en el Orden Sagrado  es idéntico al voto de castidad que hacen los religiosos.  
  
Los clérigos seculars en los cuales reside esencialmente la jerarquía, siempre toman precedente de los clérigos regulares con igualdad de rango; esto último no es esencial en la Iglesia y no puede subsistir por sí mismo, todo depende de los obispos en función de la ordenación (véase CLERIGOS REGULARES).
+
El clero secular,  en el cual reside esencialmente la jerarquía, precede al clero  regular con igualdad de rango; este último no es esencial en la Iglesia y no puede subsistir por sí mismo, dependiendo  del obispo para su ordenación.  
  
Du CANGE, Glossarium, s.vv. Sæculum; Clericus.  
+
Bibliografía:  Du CANGE, Glossarium, s.vv. Sæculum; Clericus.
 +
Boudinhon, A. (1912). Secular Clergy. In The Catholic Encyclopedia. New York: Robert Appleton Company. Retrieved from New Advent.
  
A. BOUDINHON
+
Transcripción de Douglas J. Potter Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes  
Transcripción de Douglas J. Potter
+
Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina
Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes
+
Dedicado al Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María
+

Revisión de 09:25 3 sep 2008

(Lat. clerus sæcularis) En el lenguaje religioso, el mundo (saeculum) es opuesto al claustro; religiosos que siguen una regla, especialmente aquellos que han sido ordenados, forman el clero regular, mientras que aquellos que viven en el mundo son llamados el clero secular.

Por lo tanto la expresión tan frecuentemente utilizada en textos canónicos: “uterque clerus”, designa tanto al clero secular como al regular. El clérigo secular no hace profesión ni sigue una regla religiosa, posee bienes materiales como los laicos, le debe obediencia canónica al obispo, pero no renuncia a su propia voluntad, lo que sí resulta del voto de obediencia religioso; solamente la práctica del celibato en el Orden Sagrado es idéntico al voto de castidad que hacen los religiosos.

El clero secular, en el cual reside esencialmente la jerarquía, precede al clero regular con igualdad de rango; este último no es esencial en la Iglesia y no puede subsistir por sí mismo, dependiendo del obispo para su ordenación.

Bibliografía: Du CANGE, Glossarium, s.vv. Sæculum; Clericus. Boudinhon, A. (1912). Secular Clergy. In The Catholic Encyclopedia. New York: Robert Appleton Company. Retrieved from New Advent.

Transcripción de Douglas J. Potter Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina