Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 23 de octubre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Chorepiscopi»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Sin diferencias)

Revisión de 10:22 9 jul 2008

(griego Chorepiskopoi = obispos rurales).

Nombre dado originalmente en la iglesia oriental a los obispos cuya jurisdicción se limitaba a los distritos rurales. El primer chorepiscopus del que tenemos conocimiento fue Zoticus, al que Eusebio designa como obispo del pueblo Cumana en Frigia en la última parte del siglo segundo. Al principio los choriepiscopi parecen haber ejercido todas las funciones episcopales en sus distritos rurales, pero desde la segunda mitad del tercer siglo estaban sometidos a los obispos de las ciudades. El canon número trece del sínodo de Ancira(314) y el número diez del sínodo de Antioquía (341) les prohibía ordenar diáconos o sacerdotes sin el permiso escrito del obispo; el canon número seis del sínodo de Sardica (343) decreta que ningún coriopiscopus sea consagrado allí donde baste un presbítero; y el canon número 57 del sínodo de Laodicea (380) prescribió que los choriepiscopi debían ser remplazados por periodeutai, es decir, sacerdotes que no tiene residencia fija y actúan como instrumentos de los obispos de la ciudad. De esta manera fueron desapareciendo gradualmente los Choriepiscopi en la iglesia oriental. El segundo concilio de Nicea (787) el último en mencionarlos. Entre los Nestorianos aún quedaban en el siglo trece y aún existen entre los Maronitas y Jacobitas. En la iglesia occidental apenas aparecen antes del siglo séptimo y, en general, no tienen un territorio o sede fijos, siendo meros asistentes de los obispos. Su creciente influencia durante el período carolingio llevó a repetidas legislaciones sinodales contra ellos (Sínodos de Paris in 829, Aquisgrán en 836, Meaux en 845) de manera que a pesar de los hábiles defensores que tuvieron, como Rábano Mauro, ("De chorepiscopis", in P.L., CX., 1195-1206) desaparecieron gradualmente en los siglos diez y once y fueron remplazados por los archidiáconos