Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 20 de junio de 2019

Diferencia entre revisiones de «Arias Montano, Benito»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
Arias Montano Benito
+
<span style="color:#000066"> 
  
 
Orientalista, exegeta y editor de la “Políglota de Amberes”, nació en Frejenal de la Sierra en Extremadura, España, en 1527; murió en Sevilla en 1598. Tras los primeros estudios en esa ciudad, estudió teología y lenguas orientales en Alcalá, y más tarde aprendió idiomas modernos en sus frecuentes viajes. Llegó a ser miembro clerical de la Orden de Santiago y acompañó al obispo de Segovia al Concilio de Trento (1562) donde ganó mucha fama. A su regreso se retiró a una ermita en Aracena de donde fue reclamado por Felipe II ( 1568) para supervisar la edición políglota de la Biblia, con la colaboración de muchos eruditos. La edición salió de las prensas Plantin ( 1572, 8 volúmenes) bajo el título “Biblia Sacra hebraice chaldaice, graece et latine, Philippi II regis catholici pietate et studio ad sacrosanctae Ecclesiae usum", con varios volúmenes dedicados al apparatus biblicus especializado.
 
Orientalista, exegeta y editor de la “Políglota de Amberes”, nació en Frejenal de la Sierra en Extremadura, España, en 1527; murió en Sevilla en 1598. Tras los primeros estudios en esa ciudad, estudió teología y lenguas orientales en Alcalá, y más tarde aprendió idiomas modernos en sus frecuentes viajes. Llegó a ser miembro clerical de la Orden de Santiago y acompañó al obispo de Segovia al Concilio de Trento (1562) donde ganó mucha fama. A su regreso se retiró a una ermita en Aracena de donde fue reclamado por Felipe II ( 1568) para supervisar la edición políglota de la Biblia, con la colaboración de muchos eruditos. La edición salió de las prensas Plantin ( 1572, 8 volúmenes) bajo el título “Biblia Sacra hebraice chaldaice, graece et latine, Philippi II regis catholici pietate et studio ad sacrosanctae Ecclesiae usum", con varios volúmenes dedicados al apparatus biblicus especializado.
Arias, además de la organización, fue responsable de una gran parte de la obra y obedeciendo al rey la llevó a Roma para su aprobación por Gregorio XIII. León de Castro profesor de lenguas orientales en Salamanca denunció a Arias a la inquisición romana y después a la española por haber alterado el texto Bíblico, haciendo un uso excesivamente liberal de los textos rabínicos sin tener en consideración el decreto del Concilio de Trento concerniente a la autoridad de la Vulgata y confirmando a los judíos en sus creencias con Perífrasis caldaicas.  
+
 
Tras varios viajes a Roma Arias fue liberado de los cargos (1580) y volvió a su eremitorio rehusando los honores episcopales que le ofrecía el rey. Aceptó sin embargo un puesto de capellán real pero sólo salió de su retiro como superintendente de la Biblioteca del Escorial y para la enseñanza de lenguas orientales. Llevó la vida de un asceta, dividiendo el tiempo entre el estudio y la oración. Además de los escritos en conexión con la políglota, de los que el más celebrado de sus libros es "Antiquitatum judaicarum libri IX" (Leyden, 1593), Arias dejó muchos comentarios sobre algunos libros de la Biblia; y también "Humanae salutis monumenta" (Amberes, 1571); una traducción latina del “Itinerario” de Benjamín de Tudela y otras obras de muchos y variados temas. También fue celebrado como poeta: versos principalmente de naturaleza religiosa
+
Arias, además de la organización, fue responsable de una gran parte de la obra y obedeciendo al rey la llevó a Roma para su aprobación por Gregorio XIII. León de Castro profesor de lenguas orientales en Salamanca denunció a Arias a la inquisición romana y después a la española por haber alterado el texto Bíblico, haciendo un uso excesivamente liberal de los textos rabínicos sin tener en consideración el decreto del Concilio de Trento concerniente a la autoridad de la Vulgata y confirmando a los judíos en sus creencias con Perífrasis caldaicas.
 +
 +
Tras varios viajes a Roma Arias fue liberado de los cargos (1580) y volvió a su eremitorio rehusando los honores episcopales que le ofrecía el rey. Aceptó sin embargo un puesto de capellán real pero sólo salió de su retiro como superintendente de la Biblioteca del Escorial y para la enseñanza de lenguas orientales. Llevó la vida de un asceta, dividiendo el tiempo entre el estudio y la oración. Además de los escritos en conexión con la políglota, de los que el más celebrado de sus libros es "Antiquitatum judaicarum libri IX" (Leyden, 1593), Arias dejó muchos comentarios sobre algunos libros de la Biblia; y también "Humanae salutis monumenta" (Amberes, 1571); una traducción latina del “Itinerario” de Benjamín de Tudela y otras obras de muchos y variados temas. También fue celebrado como poeta: versos principalmente de naturaleza religiosa.
 +
 
 
F.M. RUDGE  
 
F.M. RUDGE  
 +
 
Transcrito por Joseph P. Thomas
 
Transcrito por Joseph P. Thomas
 +
 
Traducido por Pedro Royo
 
Traducido por Pedro Royo

Revisión de 16:27 18 dic 2006

Orientalista, exegeta y editor de la “Políglota de Amberes”, nació en Frejenal de la Sierra en Extremadura, España, en 1527; murió en Sevilla en 1598. Tras los primeros estudios en esa ciudad, estudió teología y lenguas orientales en Alcalá, y más tarde aprendió idiomas modernos en sus frecuentes viajes. Llegó a ser miembro clerical de la Orden de Santiago y acompañó al obispo de Segovia al Concilio de Trento (1562) donde ganó mucha fama. A su regreso se retiró a una ermita en Aracena de donde fue reclamado por Felipe II ( 1568) para supervisar la edición políglota de la Biblia, con la colaboración de muchos eruditos. La edición salió de las prensas Plantin ( 1572, 8 volúmenes) bajo el título “Biblia Sacra hebraice chaldaice, graece et latine, Philippi II regis catholici pietate et studio ad sacrosanctae Ecclesiae usum", con varios volúmenes dedicados al apparatus biblicus especializado.

Arias, además de la organización, fue responsable de una gran parte de la obra y obedeciendo al rey la llevó a Roma para su aprobación por Gregorio XIII. León de Castro profesor de lenguas orientales en Salamanca denunció a Arias a la inquisición romana y después a la española por haber alterado el texto Bíblico, haciendo un uso excesivamente liberal de los textos rabínicos sin tener en consideración el decreto del Concilio de Trento concerniente a la autoridad de la Vulgata y confirmando a los judíos en sus creencias con Perífrasis caldaicas.

Tras varios viajes a Roma Arias fue liberado de los cargos (1580) y volvió a su eremitorio rehusando los honores episcopales que le ofrecía el rey. Aceptó sin embargo un puesto de capellán real pero sólo salió de su retiro como superintendente de la Biblioteca del Escorial y para la enseñanza de lenguas orientales. Llevó la vida de un asceta, dividiendo el tiempo entre el estudio y la oración. Además de los escritos en conexión con la políglota, de los que el más celebrado de sus libros es "Antiquitatum judaicarum libri IX" (Leyden, 1593), Arias dejó muchos comentarios sobre algunos libros de la Biblia; y también "Humanae salutis monumenta" (Amberes, 1571); una traducción latina del “Itinerario” de Benjamín de Tudela y otras obras de muchos y variados temas. También fue celebrado como poeta: versos principalmente de naturaleza religiosa.

F.M. RUDGE

Transcrito por Joseph P. Thomas

Traducido por Pedro Royo