Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 14 de octubre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Archimandrita»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 3: Línea 3:
 
(Gr. archo, yo ordeno y mandra, un redil de ovejas).
 
(Gr. archo, yo ordeno y mandra, un redil de ovejas).
  
En el rito griego el superior de un monasterio o de varios monasterios. El término parece haberse originado durante el siglo cuarto en el lejano oriente (Mesopotamia, Persia),  y desde allí extendido a Egipto y Asia Menor, En el siglo quinto y siguientes aparece con frecuencia en los escritos de los Padres griegos, en las actas de los concilios y hasta fue adoptado con cierta frecuencia en occidente de donde no desaparece hasta el siglo noveno. Originalmente el archimandrita parece haber sido solamente el superior o abad de su propio monasterio que poco a poco vino a ejercer autoridad sobre un número de monasterios y en el siglo once los archimandritas de tales centros monásticos como el Monte Athos y el Monte Olimpo en Bitinia, como equivalente de los abades generales de occidente. Actualmente hay en Grecia dos clases de archimandritas, el original que ejerce jurisdicción en sus respectivos monasterios y archimandritas honorarios y sacerdotes muy bien educados que se encargan de las principales funciones  en las chancillerías de los grandes patriarcados (e.g., Constantinopla) o a la cabeza de ciertas ramas de la administración, es decir no muy distinto de los prelados romanos o otros oficios de las diócesis occidentales. Los obispos son con frecuencia seleccionados de entre sus filas cuando no directamente tomados de los monasterios. El archimandrita es nombrado por la autoridad eclesiástica (patriarca, metropolitano, obispo), y en Rusia por el Santo Sínodo y en algunos monasterios por elección. Tiene derecho a llevar una cruz pectoral el “epigonatio” en la celebración de la misa y firmar con la cruz ante su nombre como los obispos. Los archimandritas monásticos tiene también derecho al báculo pastoral y a un cobertor pectoral que tiene cuatro cuadros de paño bordado llamado “las tablas de la ley”. Sus derechos y privilegios difieren algo según ley o costumbres de distintos lugares de la iglesia griega. La distinción común a todos es un velo negro atado alrededor del peculiar bonete de los eclesiásticos griegos, que cae por la espalda. Los archimandritas tiene el derecho de precedencia entre otros sacerdotes. Entre ellos mismo este derecho está regulado por la dignidad de su origen, así el archimandrita de Constantinopla tiene más rango que los de diócesis menos importantes. Hay un rito formal para el nombramiento y creación de estos empleos eclesiásticos que se realiza con más solemnidad al nombrar los archimandritas monásticos. El oficio se encuentra no sólo en las iglesias griegas sujetas a Constantinopla sino también en las llamadas iglesias autocéfalas de Rusia, Bulgaria y otras que en otro tiempo estaban sometidas a la sede patriarcal También existe entre los católicos (melquitas) griegos. No es conocido entre los armenios, caldeos, sirios, maronitas, coptos o abisinios. Un resto importante que sobrevive en el occidente se ve en Sicilia, donde en tiempos de Roger II (1130-54), el archimandrita de la gran abadía basiliana de S. Salvador  en Mesina disfrutaba de amplia jurisdicción  cuasi-episcopal, aunque con el tiempo se convirtió en un abad comendatario (Ferraris, Bibl. prompta, s.v.). Este monasterio basiliano fue suprimido por el gobierno italinano.
+
 
 +
En el rito griego el superior de un monasterio o de varios monasterios. El término parece haberse originado durante el siglo cuarto en el lejano oriente (Mesopotamia, Persia),  y desde allí extendido a Egipto y Asia Menor, En el siglo quinto y siguientes aparece con frecuencia en los escritos de los Padres griegos, en las actas de los concilios y hasta fue adoptado con cierta frecuencia en occidente de donde no desaparece hasta el siglo noveno. Originalmente el archimandrita parece haber sido solamente el superior o abad de su propio monasterio que poco a poco vino a ejercer autoridad sobre un número de monasterios y en el siglo once los archimandritas de tales centros monásticos como el Monte Athos y el Monte Olimpo en Bitinia, como equivalente de los abades generales de occidente.  
 +
 
 +
Actualmente hay en Grecia dos clases de archimandritas, el original que ejerce jurisdicción en sus respectivos monasterios y archimandritas honorarios y sacerdotes muy bien educados que se encargan de las principales funciones  en las chancillerías de los grandes patriarcados (e.g., Constantinopla) o a la cabeza de ciertas ramas de la administración, es decir no muy distinto de los prelados romanos o otros oficios de las diócesis occidentales. Los obispos son con frecuencia seleccionados de entre sus filas cuando no directamente tomados de los monasterios.  
 +
 
 +
El archimandrita es nombrado por la autoridad eclesiástica (patriarca, metropolitano, obispo), y en Rusia por el Santo Sínodo y en algunos monasterios por elección. Tiene derecho a llevar una cruz pectoral el “epigonatio” en la celebración de la misa y firmar con la cruz ante su nombre como los obispos. Los archimandritas monásticos tiene también derecho al báculo pastoral y a un cobertor pectoral que tiene cuatro cuadros de paño bordado llamado “las tablas de la ley”. Sus derechos y privilegios difieren algo según ley o costumbres de distintos lugares de la iglesia griega. La distinción común a todos es un velo negro atado alrededor del peculiar bonete de los eclesiásticos griegos, que cae por la espalda. Los archimandritas tiene el derecho de precedencia entre otros sacerdotes. Entre ellos mismo este derecho está regulado por la dignidad de su origen, así el archimandrita de Constantinopla tiene más rango que los de diócesis menos importantes. Hay un rito formal para el nombramiento y creación de estos empleos eclesiásticos que se realiza con más solemnidad al nombrar los archimandritas monásticos.  
 +
 
 +
El oficio se encuentra no sólo en las iglesias griegas sujetas a Constantinopla sino también en las llamadas iglesias autocéfalas de Rusia, Bulgaria y otras que en otro tiempo estaban sometidas a la sede patriarcal También existe entre los católicos (melquitas) griegos. No es conocido entre los armenios, caldeos, sirios, maronitas, coptos o abisinios. Un resto importante que sobrevive en el occidente se ve en Sicilia, donde en tiempos de Roger II (1130-54), el archimandrita de la gran abadía basiliana de S. Salvador  en Mesina disfrutaba de amplia jurisdicción  cuasi-episcopal, aunque con el tiempo se convirtió en un abad comendatario (Ferraris, Bibl. prompta, s.v.). Este monasterio basiliano fue suprimido por el gobierno italinano.
  
  
Línea 9: Línea 16:
  
  
ANDREW J. SHIPMAN .
+
ANDREW J. SHIPMAN.
 +
 
 +
 
 +
Transcrito por el Priorato de Sto. Thomas Becket de la soberana orden de S. Juan de Jerusalén.  En honor del Archimandrite Elias Skaff.
  
Transcrito por el Priorato de Sto. Thomas Becket de la soverana orden de S. Juan de Jerusalén.  En honor del Archimandrite Elias Skaff .
 
  
 
Traducido por Pedro Royo
 
Traducido por Pedro Royo

Revisión de 14:52 18 ene 2007

<spanstyle="color:#000066">.

(Gr. archo, yo ordeno y mandra, un redil de ovejas).


En el rito griego el superior de un monasterio o de varios monasterios. El término parece haberse originado durante el siglo cuarto en el lejano oriente (Mesopotamia, Persia), y desde allí extendido a Egipto y Asia Menor, En el siglo quinto y siguientes aparece con frecuencia en los escritos de los Padres griegos, en las actas de los concilios y hasta fue adoptado con cierta frecuencia en occidente de donde no desaparece hasta el siglo noveno. Originalmente el archimandrita parece haber sido solamente el superior o abad de su propio monasterio que poco a poco vino a ejercer autoridad sobre un número de monasterios y en el siglo once los archimandritas de tales centros monásticos como el Monte Athos y el Monte Olimpo en Bitinia, como equivalente de los abades generales de occidente.

Actualmente hay en Grecia dos clases de archimandritas, el original que ejerce jurisdicción en sus respectivos monasterios y archimandritas honorarios y sacerdotes muy bien educados que se encargan de las principales funciones en las chancillerías de los grandes patriarcados (e.g., Constantinopla) o a la cabeza de ciertas ramas de la administración, es decir no muy distinto de los prelados romanos o otros oficios de las diócesis occidentales. Los obispos son con frecuencia seleccionados de entre sus filas cuando no directamente tomados de los monasterios.

El archimandrita es nombrado por la autoridad eclesiástica (patriarca, metropolitano, obispo), y en Rusia por el Santo Sínodo y en algunos monasterios por elección. Tiene derecho a llevar una cruz pectoral el “epigonatio” en la celebración de la misa y firmar con la cruz ante su nombre como los obispos. Los archimandritas monásticos tiene también derecho al báculo pastoral y a un cobertor pectoral que tiene cuatro cuadros de paño bordado llamado “las tablas de la ley”. Sus derechos y privilegios difieren algo según ley o costumbres de distintos lugares de la iglesia griega. La distinción común a todos es un velo negro atado alrededor del peculiar bonete de los eclesiásticos griegos, que cae por la espalda. Los archimandritas tiene el derecho de precedencia entre otros sacerdotes. Entre ellos mismo este derecho está regulado por la dignidad de su origen, así el archimandrita de Constantinopla tiene más rango que los de diócesis menos importantes. Hay un rito formal para el nombramiento y creación de estos empleos eclesiásticos que se realiza con más solemnidad al nombrar los archimandritas monásticos.

El oficio se encuentra no sólo en las iglesias griegas sujetas a Constantinopla sino también en las llamadas iglesias autocéfalas de Rusia, Bulgaria y otras que en otro tiempo estaban sometidas a la sede patriarcal También existe entre los católicos (melquitas) griegos. No es conocido entre los armenios, caldeos, sirios, maronitas, coptos o abisinios. Un resto importante que sobrevive en el occidente se ve en Sicilia, donde en tiempos de Roger II (1130-54), el archimandrita de la gran abadía basiliana de S. Salvador en Mesina disfrutaba de amplia jurisdicción cuasi-episcopal, aunque con el tiempo se convirtió en un abad comendatario (Ferraris, Bibl. prompta, s.v.). Este monasterio basiliano fue suprimido por el gobierno italinano.


PARGOIRE en Dict d'arch. chrét., I, 2739-61; SILBERNAGI, Verfassung und gegenwärtiger Bestand sämtlicher Kirchen des Orients (Ratisbon, 1904), 46,138, y passim; Pravoslavnaya Encyclopedia, (St. Petersburg, 1900) I, 43; VANNUTELLI, Le Colonie Italo-Greche (Rome, 1890) 114; BJERRING, Offices of the Oriental Church (New York, 1884) 123-125; MARIN, Les Moines de Constantinople (Paris, 1897), 85-90.


ANDREW J. SHIPMAN.


Transcrito por el Priorato de Sto. Thomas Becket de la soberana orden de S. Juan de Jerusalén. En honor del Archimandrite Elias Skaff.


Traducido por Pedro Royo