Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 29 de octubre de 2020

Diferencia entre revisiones de «Ammonas: Carta IX sobre la perseverancia en la vocación monástica»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con 'La perseverancia en la vocación monástica 85 Sé que están sufriendo penas en el corazón, porque han caído en la tentación 86 , pero si la soportan con valor, alcanzar n …')
 
 
Línea 1: Línea 1:
La perseverancia en la vocación monástica 85  
+
La perseverancia en la vocación monástica[85]
Sé que están sufriendo penas en el corazón, porque han caído en la tentación 86 , pero si la soportan con valor, alcanzar n la alegría. Pues si no soportan ninguna tentación, visible u oculta, no podrán progresar más allá de la medida que han alcanzado. Todos los santos, en efecto, cuando pidieron un aumento de fe, se encontraron frente a las tentaciones; porque desde el momento en que recibieron una bendición de Dios, una tentación les fue agregada por los enemigos, que querían privarlos de la bendición con que Dios lo había gratificado. Los demonios, al ver que el alma bendecida hacía progresos, la combatían, en secreto o bien abiertamente. Porque cuando Jacob fue bendecido por su padre, inmediatamente le sobrevino la tentación de Esaú (Gn 27,41). El diablo, en efecto, excitó su corazón contra Jacob y deseaba borrar su bendición, pero no pudo prevalecer contra el justo, pues está escrito: El Señor no dejar el cetro del pecador sobre el lote de los justos (Sal 124,3) 87 . Por tanto, Jacob no perdió la bendición que había recibido, sino que ella creció con él de día en día. Esfuércense también ustedes por vencer la tentación, porque quienes reciben una bendición necesariamente deben soportar las tentaciones. Yo mismo, su padre, he soportado grandes tentaciones, en secreto y abiertamente, pero me sometí a la voluntad de Dios, tuve paciencia, supliqué a Dios y Él me salvó 88 .
+
 +
Sé que están sufriendo penas en el corazón, porque han caído en la tentación [86] , pero si la soportan con valor, alcanzar n la alegría. Pues si no soportan ninguna tentación, visible u oculta, no podrán progresar más allá de la medida que han alcanzado. Todos los santos, en efecto, cuando pidieron un aumento de fe, se encontraron frente a las tentaciones; porque desde el momento en que recibieron una bendición de Dios, una tentación les fue agregada por los enemigos, que querían privarlos de la bendición con que Dios lo había gratificado. Los demonios, al ver que el alma bendecida hacía progresos, la combatían, en secreto o bien abiertamente. Porque cuando Jacob fue bendecido por su padre, inmediatamente le sobrevino la tentación de Esaú (Gn 27,41). El diablo, en efecto, excitó su corazón contra Jacob y deseaba borrar su bendición, pero no pudo prevalecer contra el justo, pues está escrito: El Señor no dejar el cetro del pecador sobre el lote de los justos (Sal 124,3) [87] . Por tanto, Jacob no perdió la bendición que había recibido, sino que ella creció con él de día en día. Esfuércense también ustedes por vencer la tentación, porque quienes reciben una bendición necesariamente deben soportar las tentaciones. Yo mismo, su padre, he soportado grandes tentaciones, en secreto y abiertamente, pero me sometí a la voluntad de Dios, tuve paciencia, supliqué a Dios y Él me salvó[88].
  
Ahora entonces, también ustedes, mis amadísimos, ya que han recibido la bendición del Señor, reciban igualmente las tentaciones y sopórtenlas 89 hasta que las hayan superado. Obtendrán así un gran progreso y un crecimiento de todas 90 sus virtudes; y se les dar una gran 91 alegría celestial que todavía no conocen. El remedio para superar las tentaciones es no caer en la negligencia y orar a Dios, dándole gracias de todo corazón, teniendo una gran paciencia en todo, de esta forma las tentaciones se alejar n de ustedes. Porque Abrahán 92 fue tentado de ese modo y apareció como más agradable 93 . Por tal motivo está escrito: Las pruebas de los justos son numerosas, pero el Señor los librar de todas (Sal 33,20). Santiago dice asimismo: Si alguno de ustedes sufre, que ore (St 5,13). ¡Ven como todos los santos invocan a Dios en las tentaciones!
+
Ahora entonces, también ustedes, mis amadísimos, ya que han recibido la bendición del Señor, reciban igualmente las tentaciones y sopórtenlas [89] hasta que las hayan superado. Obtendrán así un gran progreso y un crecimiento de todas [90] sus virtudes; y se les dar una gran [91] alegría celestial que todavía no conocen. El remedio para superar las tentaciones es no caer en la negligencia y orar a Dios, dándole gracias de todo corazón, teniendo una gran paciencia en todo, de esta forma las tentaciones se alejar n de ustedes. Porque Abraham [92] fue tentado de ese modo y apareció como más agradable [93] . Por tal motivo está escrito: Las pruebas de los justos son numerosas, pero el Señor los librar de todas (Sal 33,20). Santiago dice asimismo: Si alguno de ustedes sufre, que ore (St 5,13). ¡Ven como todos los santos invocan a Dios en las tentaciones!
  
También está escrito: Dios es fiel, Él no permitir que ustedes sean tentados por encima de sus fuerzas (1 Co 10,13); Dios, por ende, actúa en ustedes a causa de la rectitud de sus corazones. Si Él no los amara, no les enviaría tentaciones, pues está escrito: El Señor corrige al que ama; golpea al hijo que le es grato (Pr 3,12; Hb 12,6). Son, pues, los justos quienes se benefician con las tentaciones 94 , puesto que los que no son tentados tampoco son hijos legítimos 95 ; usan el hábito monacal, pero niegan su poder 96 . Antonio, en efecto, nos ha dicho que "nadie puede entrar en el reino de Dios sin haber sido tentado" 97 . Y el bienaventurado Pedro escribe en su carta: En esto ahora se alegrar n, ustedes que han tenido que soportar diversas tentaciones, para que su fe puesta a prueba sea hallada más preciosa que el oro perecedero probado por el fuego (1 P 1,6-7). Se dice asimismo que los árboles agitados por los vientos echan mejores raíces y crecen más; así sucede con los justos. En esto, pues, y en todo lo demás, obedezcan a sus maestros para progresar.
+
También está escrito: Dios es fiel, Él no permitir que ustedes sean tentados por encima de sus fuerzas (1 Co 10,13); Dios, por ende, actúa en ustedes a causa de la rectitud de sus corazones. Si Él no los amara, no les enviaría tentaciones, pues está escrito: El Señor corrige al que ama; golpea al hijo que le es grato (Pr 3,12; Hb 12,6). Son, pues, los justos quienes se benefician con las tentaciones [94] , puesto que los que no son tentados tampoco son hijos legítimos [95] ; usan el hábito monacal, pero niegan su poder[96]. Antonio, en efecto, nos ha dicho que "nadie puede entrar en el reino de Dios sin haber sido tentado" [97]. Y el bienaventurado Pedro escribe en su carta: En esto ahora se alegrar n, ustedes que han tenido que soportar diversas tentaciones, para que su fe puesta a prueba sea hallada más preciosa que el oro perecedero probado por el fuego (1 P 1,6-7). Se dice asimismo que los árboles agitados por los vientos echan mejores raíces y crecen más; así sucede con los justos. En esto, pues, y en todo lo demás, obedezcan a sus maestros para progresar.
  
Ustedes saben que al comienzo el Espíritu Santo les da la alegría en la obra espiritual, porque ve que sus corazones son puros. Y cuando el Espíritu les ha dado la alegría y la dulzura, entonces se va y los abandona: es su signo. Hace esto con toda alma que busca a Dios, al comienzo. Se va y abandona a todo hombre, para saber si lo buscar n o no. Algunos, cuando Él se va y los abandona, quedan inmóviles 98 , permanecen en el abatimiento 99 y no oran a Dios para que les quite ese peso, y les envíe la alegría y la dulzura que habían conocido. Por su negligencia y su voluntad propia, se hacen extraños a la dulzura 100 de Dios. Por eso llegan a ser carnales; usan el hábito, pero reniegan de su poder (2 Tm 3,5). Estos tales son ciegos en su vida 101 y no conocen la obra de Dios.
+
Ustedes saben que al comienzo el Espíritu Santo les da la alegría en la obra espiritual, porque ve que sus corazones son puros. Y cuando el Espíritu les ha dado la alegría y la dulzura, entonces se va y los abandona: es su signo. Hace esto con toda alma que busca a Dios, al comienzo. Se va y abandona a todo hombre, para saber si lo buscar n o no. Algunos, cuando Él se va y los abandona, quedan inmóviles[98], permanecen en el abatimiento[99] y no oran a Dios para que les quite ese peso, y les envíe la alegría y la dulzura que habían conocido. Por su negligencia y su voluntad propia, se hacen extraños a la dulzura[100] de Dios. Por eso llegan a ser carnales; usan el hábito, pero reniegan de su poder (2 Tm 3,5). Estos tales son ciegos en su vida[101] y no conocen la obra de Dios.
  
Si ellos perciben un peso desacostumbrado y contrario a la alegría precedente, que oren a Dios con l grimas y ayunos; entonces Dios, en su bondad, si ve que sus corazones son rectos, que le rezan de todo corazón y que reniegan de sus voluntades propias, les da una alegría más grande que la anterior y los fortifica aún más. Tal es el signo que realiza con toda alma que busca a Dios.
+
Si ellos perciben un peso desacostumbrado y contrario a la alegría precedente, que oren a Dios con lágrimas y ayunos; entonces Dios, en su bondad, si ve que sus corazones son rectos, que le rezan de todo corazón y que reniegan de sus voluntades propias, les da una alegría más grande que la anterior y los fortifica aún más. Tal es el signo que realiza con toda alma que busca a Dios.
  
Después de haber escrito esta carta, me acordé de una palabra que me impulsó a escribirles sobre las tentaciones que se le presentan al alma del hombre, y que hacen descender de los cielos a los abismos del Hades 102 . He aquí porque el profeta clama y dice: Tú has sacado mi alma de las profundidades del Hades (Sal 85,13).
+
Después de haber escrito esta carta, me acordé de una palabra que me impulsó a escribirles sobre las tentaciones que se le presentan al alma del hombre, y que hacen descender de los cielos a los abismos del Hades[102]. He aquí porque el profeta clama y dice: Tú has sacado mi alma de las profundidades del Hades (Sal 85,13).
  
Cuando el alma sube del Hades, por el tiempo que ella acompaña al Espíritu de Dios, las tentaciones le vienen de todas partes. Pero cuando ha superado las tentaciones, llega a ser clarividente y recibe una nueva belleza. Así, cuando el profeta 103 debía ser llevado (al cielo), llegando al primer cielo 104 , se asombró de su resplandor; al arribar al segundo, se admiró al punto de decir: "Pensé que la luz del primer cielo es obscuridad" 105 , y así para cada cielo de los cielos 106 . El alma de los justos perfectos avanza y progresa hasta subir al cielo de los cielos 107 . Si llega allí, ha superado todas las tentaciones y ahora hay un hombre 108 sobre la tierra que ha llegado a ese grado.
+
Cuando el alma sube del Hades, por el tiempo que ella acompaña al Espíritu de Dios, las tentaciones le vienen de todas partes. Pero cuando ha superado las tentaciones, llega a ser clarividente y recibe una nueva belleza. Así, cuando el profeta[103] debía ser llevado (al cielo), llegando al primer cielo[104], se asombró de su resplandor; al arribar al segundo, se admiró al punto de decir: "Pensé que la luz del primer cielo es obscuridad"[105], y así para cada cielo de los cielos[106]. El alma de los justos perfectos avanza y progresa hasta subir al cielo de los cielos[107]. Si llega allí, ha superado todas las tentaciones y ahora hay un hombre[108] sobre la tierra que ha llegado a ese grado.
  
Yo les escribo, mis amadísimos, para que se fortalezcan y aprendan que las tentaciones no causan daño a los fieles sino aprovechamiento y que, sin la venida de las tentaciones al alma, ella no puede subir a la morada de su Creador 109 .
+
Yo les escribo, mis amadísimos, para que se fortalezcan y aprendan que las tentaciones no causan daño a los fieles sino aprovechamiento y que, sin la venida de las tentaciones al alma, ella no puede subir a la morada de su Creador[109].
  
 
Selección de [[José Gálvez Krüger]]
 
Selección de [[José Gálvez Krüger]]
Línea 21: Línea 22:
 
--------------------------------------------------------------------------------
 
--------------------------------------------------------------------------------
  
85  
+
[85] Ha llegado hasta nosotros en sirio (con el nro. 9-10a), en georgiano (con el nro. 8-9) y en griego (con el nro. 4).
  
Ha llegado hasta nosotros en sirio (con el nro. 9-10a), en georgiano (con el nro. 8-9) y en griego (con el nro. 4).
+
[86]  Sirio: "En una gran tentación".
86
+
  
Sirio: "En una gran tentación".
+
[87]  Sirio: "El cetro del pecador no permanecer en la porción del justo" (Sal 124,3).  
87
+
  
Sirio: "El cetro del pecador no permanecer en la porción del justo" (Sal 124,3).  
+
[88] Sirio: "Esperé, recé, me mostré fuerte y mi Señor me libró". Georgiano: "Soporté la voluntad de Dios en la esperanza y la oración, y Él me salvó".
88
+
  
Sirio: "Esperé, recé, me mostré fuerte y mi Señor me libró". Georgiano: "Soporté la voluntad de Dios en la esperanza y la oración, y Él me salvó".
+
[89] "Sopórtenlas", falta en el sirio.  
89
+
  
"Sopórtenlas", falta en el sirio.  
+
[90] "Todas", falta en la versión siríaca.  
90
+
  
"Todas", falta en la versión siríaca.  
+
[91] "Gran" también falta en el sirio.  
91
+
  
"Gran" también falta en el sirio.  
+
[92] El griego añade: "Y Jacob y Job y muchos otros fueron tentados..."
92
+
  
El griego añade: "Y Jacob y Job y muchos otros fueron tentados..."
+
[93] Sirio: "Y el atleta apareció como vencedor".
93
+
  
Sirio: "Y el atleta apareció como vencedor".
+
[94] Griego: "Es, pues, a los justos que les sobreviene una apariencia de tentaciones".
94
+
  
Griego: "Es, pues, a los justos que les sobreviene una apariencia de tentaciones".
+
[95] El sirio lee: "No son elegidos (o: autenticados)"; y el georgiano: "No son firmes en la fe".
95
+
  
El sirio lee: "No son elegidos (o: autenticados)"; y el georgiano: "No son firmes en la fe".
+
[96] Dynamin ("virtutem"). Cf. 2 Tm 3,5. Esta misma cita es utilizada por san Antonio en sus Cartas III,3; V,4; VI,3 (Lettres, p. 33, nota 1).  
96
+
  
Dynamin ("virtutem"). Cf. 2 Tm 3,5. Esta misma cita es utilizada por san Antonio en sus Cartas III,3; V,4; VI,3 (Lettres, p. 33, nota 1).
+
[97] Apotegma Antonio 5; PG 65,77.  
97
+
  
Apotegma Antonio 5; PG 65,77.
+
[98] Literal: "pesados".
98  
+
  
Literal: "pesados".
+
[99] El sirio y el griego añaden: "Sin movimiento".
99
+
  
El sirio y el griego añaden: "Sin movimiento".
+
[100] Georgiano: "Al amor".
100
+
  
Georgiano: "Al amor".
+
[101] Sirio: "Son ciegos en sus ojos".
101
+
  
Sirio: "Son ciegos en sus ojos".
+
[102] El sirio dice: "De la tentación del alma del hombre que ha progresado, y que desciende del grado de la perfección espiritual..."
102
+
  
El sirio dice: "De la tentación del alma del hombre que ha progresado, y que desciende del grado de la perfección espiritual..."
+
[103] El georgiano y el griego agregan: "Elías".
103
+
  
El georgiano y el griego agregan: "Elías".
+
[104] Sirio: "Primer grado" (u: orden).  
104
+
  
Sirio: "Primer grado" (u: orden).  
+
[105] Cita de la obra apócrifa llamada Ascensión de Isaías, VIII,21. El sirio añade: "En comparación con este" (=el segundo cielo).  
105
+
  
Cita de la obra apócrifa llamada Ascensión de Isaías, VIII,21. El sirio añade: "En comparación con este" (=el segundo cielo).  
+
[106] El sirio lee: "Hasta el grado supremo de la perfección".
106
+
  
El sirio lee: "Hasta el grado supremo de la perfección".
+
[107] El sirio lee nuevamente: "Hasta el grado supremo de la perfección". Lo que sigue, hasta el final de la frase, falta en el texto griego.
107
+
  
El sirio lee nuevamente: "Hasta el grado supremo de la perfección". Lo que sigue, hasta el final de la frase, falta en el texto griego.  
+
[108] "Hombres", trae el sirio.  
108
+
  
"Hombres", trae el sirio.
+
[109] Sirio: "A la mansión de la vida".
109  
+
 
+
Sirio: "A la mansión de la vida".
+

Última revisión de 21:51 26 jul 2010

La perseverancia en la vocación monástica[85]

Sé que están sufriendo penas en el corazón, porque han caído en la tentación [86] , pero si la soportan con valor, alcanzar n la alegría. Pues si no soportan ninguna tentación, visible u oculta, no podrán progresar más allá de la medida que han alcanzado. Todos los santos, en efecto, cuando pidieron un aumento de fe, se encontraron frente a las tentaciones; porque desde el momento en que recibieron una bendición de Dios, una tentación les fue agregada por los enemigos, que querían privarlos de la bendición con que Dios lo había gratificado. Los demonios, al ver que el alma bendecida hacía progresos, la combatían, en secreto o bien abiertamente. Porque cuando Jacob fue bendecido por su padre, inmediatamente le sobrevino la tentación de Esaú (Gn 27,41). El diablo, en efecto, excitó su corazón contra Jacob y deseaba borrar su bendición, pero no pudo prevalecer contra el justo, pues está escrito: El Señor no dejar el cetro del pecador sobre el lote de los justos (Sal 124,3) [87] . Por tanto, Jacob no perdió la bendición que había recibido, sino que ella creció con él de día en día. Esfuércense también ustedes por vencer la tentación, porque quienes reciben una bendición necesariamente deben soportar las tentaciones. Yo mismo, su padre, he soportado grandes tentaciones, en secreto y abiertamente, pero me sometí a la voluntad de Dios, tuve paciencia, supliqué a Dios y Él me salvó[88].

Ahora entonces, también ustedes, mis amadísimos, ya que han recibido la bendición del Señor, reciban igualmente las tentaciones y sopórtenlas [89] hasta que las hayan superado. Obtendrán así un gran progreso y un crecimiento de todas [90] sus virtudes; y se les dar una gran [91] alegría celestial que todavía no conocen. El remedio para superar las tentaciones es no caer en la negligencia y orar a Dios, dándole gracias de todo corazón, teniendo una gran paciencia en todo, de esta forma las tentaciones se alejar n de ustedes. Porque Abraham [92] fue tentado de ese modo y apareció como más agradable [93] . Por tal motivo está escrito: Las pruebas de los justos son numerosas, pero el Señor los librar de todas (Sal 33,20). Santiago dice asimismo: Si alguno de ustedes sufre, que ore (St 5,13). ¡Ven como todos los santos invocan a Dios en las tentaciones!

También está escrito: Dios es fiel, Él no permitir que ustedes sean tentados por encima de sus fuerzas (1 Co 10,13); Dios, por ende, actúa en ustedes a causa de la rectitud de sus corazones. Si Él no los amara, no les enviaría tentaciones, pues está escrito: El Señor corrige al que ama; golpea al hijo que le es grato (Pr 3,12; Hb 12,6). Son, pues, los justos quienes se benefician con las tentaciones [94] , puesto que los que no son tentados tampoco son hijos legítimos [95] ; usan el hábito monacal, pero niegan su poder[96]. Antonio, en efecto, nos ha dicho que "nadie puede entrar en el reino de Dios sin haber sido tentado" [97]. Y el bienaventurado Pedro escribe en su carta: En esto ahora se alegrar n, ustedes que han tenido que soportar diversas tentaciones, para que su fe puesta a prueba sea hallada más preciosa que el oro perecedero probado por el fuego (1 P 1,6-7). Se dice asimismo que los árboles agitados por los vientos echan mejores raíces y crecen más; así sucede con los justos. En esto, pues, y en todo lo demás, obedezcan a sus maestros para progresar.

Ustedes saben que al comienzo el Espíritu Santo les da la alegría en la obra espiritual, porque ve que sus corazones son puros. Y cuando el Espíritu les ha dado la alegría y la dulzura, entonces se va y los abandona: es su signo. Hace esto con toda alma que busca a Dios, al comienzo. Se va y abandona a todo hombre, para saber si lo buscar n o no. Algunos, cuando Él se va y los abandona, quedan inmóviles[98], permanecen en el abatimiento[99] y no oran a Dios para que les quite ese peso, y les envíe la alegría y la dulzura que habían conocido. Por su negligencia y su voluntad propia, se hacen extraños a la dulzura[100] de Dios. Por eso llegan a ser carnales; usan el hábito, pero reniegan de su poder (2 Tm 3,5). Estos tales son ciegos en su vida[101] y no conocen la obra de Dios.

Si ellos perciben un peso desacostumbrado y contrario a la alegría precedente, que oren a Dios con lágrimas y ayunos; entonces Dios, en su bondad, si ve que sus corazones son rectos, que le rezan de todo corazón y que reniegan de sus voluntades propias, les da una alegría más grande que la anterior y los fortifica aún más. Tal es el signo que realiza con toda alma que busca a Dios.

Después de haber escrito esta carta, me acordé de una palabra que me impulsó a escribirles sobre las tentaciones que se le presentan al alma del hombre, y que hacen descender de los cielos a los abismos del Hades[102]. He aquí porque el profeta clama y dice: Tú has sacado mi alma de las profundidades del Hades (Sal 85,13).

Cuando el alma sube del Hades, por el tiempo que ella acompaña al Espíritu de Dios, las tentaciones le vienen de todas partes. Pero cuando ha superado las tentaciones, llega a ser clarividente y recibe una nueva belleza. Así, cuando el profeta[103] debía ser llevado (al cielo), llegando al primer cielo[104], se asombró de su resplandor; al arribar al segundo, se admiró al punto de decir: "Pensé que la luz del primer cielo es obscuridad"[105], y así para cada cielo de los cielos[106]. El alma de los justos perfectos avanza y progresa hasta subir al cielo de los cielos[107]. Si llega allí, ha superado todas las tentaciones y ahora hay un hombre[108] sobre la tierra que ha llegado a ese grado.

Yo les escribo, mis amadísimos, para que se fortalezcan y aprendan que las tentaciones no causan daño a los fieles sino aprovechamiento y que, sin la venida de las tentaciones al alma, ella no puede subir a la morada de su Creador[109].

Selección de José Gálvez Krüger

Fuente: Biblioteca Electrónica Cristiana


[85] Ha llegado hasta nosotros en sirio (con el nro. 9-10a), en georgiano (con el nro. 8-9) y en griego (con el nro. 4).

[86] Sirio: "En una gran tentación".

[87] Sirio: "El cetro del pecador no permanecer en la porción del justo" (Sal 124,3).

[88] Sirio: "Esperé, recé, me mostré fuerte y mi Señor me libró". Georgiano: "Soporté la voluntad de Dios en la esperanza y la oración, y Él me salvó".

[89] "Sopórtenlas", falta en el sirio.

[90] "Todas", falta en la versión siríaca.

[91] "Gran" también falta en el sirio.

[92] El griego añade: "Y Jacob y Job y muchos otros fueron tentados..."

[93] Sirio: "Y el atleta apareció como vencedor".

[94] Griego: "Es, pues, a los justos que les sobreviene una apariencia de tentaciones".

[95] El sirio lee: "No son elegidos (o: autenticados)"; y el georgiano: "No son firmes en la fe".

[96] Dynamin ("virtutem"). Cf. 2 Tm 3,5. Esta misma cita es utilizada por san Antonio en sus Cartas III,3; V,4; VI,3 (Lettres, p. 33, nota 1).

[97] Apotegma Antonio 5; PG 65,77.

[98] Literal: "pesados".

[99] El sirio y el griego añaden: "Sin movimiento".

[100] Georgiano: "Al amor".

[101] Sirio: "Son ciegos en sus ojos".

[102] El sirio dice: "De la tentación del alma del hombre que ha progresado, y que desciende del grado de la perfección espiritual..."

[103] El georgiano y el griego agregan: "Elías".

[104] Sirio: "Primer grado" (u: orden).

[105] Cita de la obra apócrifa llamada Ascensión de Isaías, VIII,21. El sirio añade: "En comparación con este" (=el segundo cielo).

[106] El sirio lee: "Hasta el grado supremo de la perfección".

[107] El sirio lee nuevamente: "Hasta el grado supremo de la perfección". Lo que sigue, hasta el final de la frase, falta en el texto griego.

[108] "Hombres", trae el sirio.

[109] Sirio: "A la mansión de la vida".