Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 9 de agosto de 2022

Abadesa Pirkheimer

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Abadesa del Convento de Santa Clara, de las Clarisas Pobres, en Nuremberg, y hermana del famoso humanista Willibard Pirkheimer. Nació en Nuremberg el 21 de marzo de 1466, y murió en esa misma ciudad el 19 de agosto de 1532. A la edad de doce años obtuvo una sobresaliente formación espiritual en la clausura de Santa Clara.

No se conoce cuando entró en la vida religiosa. Se reconoce que ella encontró a una amiga en Apollonia Tucher, cuyo sobrino Christoph Scheurl, tituló “la corona de su convento, un espejo de virtud, un modelo de hermandad”, y llegó a ser superiora en 1494. Ella también, al final del siglo, llegó a ser amiga de una prima de Apollonia, la regente, Sixtus Tucher. Esta amistad posibilitó 34 cartas de Tucher, las que fueron enviadas a las dos monjas, en las que se tratan especialmente temas espirituales y de la vida contemplativa.

Caridad, quien en 1500 fue una maestra y quizá directora de novicias, fue seleccionada el 20 de diciembre de 1503, para llegar a ser abadesa. Los primeros veinte años en su nueva posición, los desarrolló en función de una vida contemplativa. Fue capaz de leer autores en latín, y por tanto adquirió el estilo clásico. Los trabajos de los Padres de la Iglesia, especialmente de San Jerónimo, fueron parte de sus lecturas favoritas. En sus estudios, su hermano Willibard fue su guía y su maestro.

Su hermano le dedicó en 1513 su traducción latina del tratado de Plutarco, “Sobre la Pospuesta Venganza de la Deidad” y alaba en el prefacio la educación de ella y el amor por el estudio, contra lo cual Caridad “más molesta que sorprendida” protestó indicando que ella no era una académica, sino solo amiga del aprendizaje de los hombres. En 1519, él dedicó a sus hermanas, Caridad y Clara, esta última quien en 1494 se hizo Clarisa Pobre, el trabajo de San Fulgencio, y en 1521 tradujo los sermones de San Gregorio de Nazianzus. Varios de los amigos humanistas de Pirkheimer llegaron a conocer a la abadesa de gran erudición.

Conrad Celtes le presentó a ella su edición de los trabajos de la monja Hrosvit (Roswitha) de Grandersheim, y sus propios poemas, y elogia a ella como alguien que da ornamento a Alemania. Caridad le agradeció, pero le aconsejó más bien basarse en libros sagrados, más que en el estudio de escritos paganos, de esta manera perseguiría más bien fines celestiales y no terrenales. Christoph Scheurl le dedicó a ella en 1506, su “Utilitates missae” (Utilización de la Misa).

En 1515 él publicó las cartas de Tucher a Caridad y Apollonia. Ella contó con la gran estima de George Spalatin, Kiliam leib, Johannes Butzbach, y del celebraro pintor, Durero. Pero a pesar de todos estos elogios y estima, Caridad no desarrolló orgullo. Ella permaneció simple, amable, modesta, independiente, unificando en perfecta armonía la alta educación con la profunda piedad. Por ello pudo resistir las tentaciones severas que recayeron durante los últimos diez años de su vida.

Cuando las doctrinas luteranas llegaron a Nuremberg, terminó la paz del convento. Caridad ya se había hecho poco popular por una carta a Mecer (1522) en la cual ella le agradecía a él sus valientes acciones como “el Poderoso Defensor de la Fe Cristiana”. Desde 1524, el gobernador había buscado reformar el convento y adquirir posesión de las propiedades. El asignó predicadores luteranos al convento de las Clarisas Pobres; las monjas fueron forzadas a escucharles.

El discriminador inspector Nützel, de manera infatigable renovó sus intentos de perversión, mientras que la gente en las afueras se amotinaba, tiraba piedras dentro de la iglesia y entonaba canciones escandalosas. Tres monjas, a requerimiento de sus padres, y aún con la resistencia de ellas, fueron sacadas violentamente del convento. Por otra parte, Melanchthon, durante su residencia en Nuremberg, en 1525, fue amigable con ellas, y se le atribuye a este personaje, la disminución de las acciones persecutorias.

No obstante, el convento fue privado del cuidado de las almas, fue cargado de impuesto y obligado a una muerte lenta.Con valentía constante y superioridad recursiva, Caridad defendió sus derechos contra los ataques del consejo de la ciudad, las abusivas palabras de los predicadores, y la vergüenza de la gente. Sus memorias iluminan este período de sufrimiento hasta 1528.

Su última experiencia en términos de felicidad terrestre, fue la impresionante celebración del jubileo de Pascua de 1529. Al final una muerte en paz le libró de los sufrimientos del cuerpo y de los ataques de los enemigos del convento. Su hermana Clara, y su sobrina Katrina, hija de Willibald, le sucedieron a ella en el cargo de abadesa. La última abadesa fue Ursula Muffel. Para fines del siglo, el convento fue cerrado.

KLEMENS LÖFFLER.

Transcripción de W. G. Kofron

Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes