Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 23 de octubre de 2017

San Adrián

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Mártir, murió alrededor del año 306. Los cristianos de Constantinopla veneraban la tumba de esta víctima de la persecución de Diocleciano. Registros legendarios y no verificados que han sido preservados en griego y latín, nos dicen que Adrián fue un oficial de la guardia del emperador Galerio. En este oficio estuvo un día presente con el emperador en el juicio y tortura de veintidós cristianos en Nicomedia. Quedó tan impresionado que de ahí en adelante se declaró cristiano, y fue encarcelado junto con otros. Su esposa, Natalia, que se había vuelto cristiana en secreto, atendió y animó a su esposo y compañeros prisioneros. El relato que aparece en las Actas de los Mártires está adornado con un número de detalles legendarios y en parte poéticos. Adrián y sus compañeros mártires fueron finalmente ejecutados. Primero le fracturaron las extremidades y luego los lanzaron a las llamas. Se alega que Natalia trajo a Constantinopla los restos mortales de su esposo martirizado.

Otra leyenda habla de un mártir, Adrián de Nicomedia, quien figura en el Martirologio Romano y en el Menaion griego el día 26 de agosto. Aunque diferentes en detalle, la historia trata de la misma persona. Los restos de San Adrián fueron luego colocados en la iglesia erigida bajo su nombre y patronazgo en el foro romano, cuya iglesia (San Adriano del Foro) todavía permanece al presente. La fiesta del traslado, que en la Iglesia Romana es la principal fiesta de este mártir y sus compañeros, se celebra el 8 de septiembre. El Martirologio Romano, sin embargo, los menciona el 4 de marzo, mientras que el calendario griego coloca su fiesta el 26 de agosto. En esta última fecha el Martirologio Romano también menciona a un Adrián.


Fuente: Kirsch, Johann Peter. "Hadrian." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7. New York: Robert Appleton Company, 1910. <http://www.newadvent.org/cathen/07105a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina