Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 24 de octubre de 2017

Ercole Gonzaga

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Hércules)

Cardenal; nació en Mantua el 23 de noviembre de 1505; murió el 2 de marzo de 1563. Fue el hijo del Marqués Francesco, y sobrino del cardenal Sigismondo Gonzaga (1469-1525). Estudió filosofía en Bolonia bajo Pietro Pomponazzi, y luego emprendió la teología. En 1520, o según algunos, en 1525, su tío Sigismondo renunció a la Sede de Mantua a su favor; en 1527 su madre Isabela le trajo de Roma la insignia del cardenalato. A pesar de su juventud, mostró gran celo por la reforma de la Iglesia, especialmente en su propia diócesis, en la cual recibió ayuda y aliento de su amigo el cardenal Giberti, obispo de Verona. Su modo de vida fue intachable y una obra en manuscrito de su “Vitae Chritianae institutio” es testigo de su piedad.

Publicó un catecismo en latín para el uso de los sacerdotes de su diócesis y construyó el seminario diocesano, ejecutando así reformas recomendadas por el Concilio de Trento, según hacían sus amigos Gasparo Contarini, Giberti, Caraffa y otros obispos, aún antes que se reuniera el concilio. Su caridad era ilimitada, y le pagó los estudios universitarios a muchos jóvenes talentosos y genios. Los Papas lo empleaban en muchas embajadas, por ejemplo a Carlos V en 1530. Debido a su prudencia y sus métodos sistemáticos fue favorito de los Papas, de Carlos V, de Fernando I y de los reyes de Francia, Francisco I y Enrique II. De 1540 a 1556 fue tutor de los niños de su difunto hermano Federico II, y gobernó en su nombre el Ducado de Mantua. El mayor de los hijos, Francesco, murió en 1550 y fue sucedido por su hermano Guglielmo. En el cónclave de 1559 se pensaba que ciertamente sería elegido Papa, pero los cardenales no elegirían como Papa a un vástago de la casa regente.

En 1561 Pío IV lo nombró legado al Concilio de Trento, por el cual él había luchado moral y materialmente con todos los medios a su alcance desde el principio. En sus etapas tempranas, debido al hecho de que muchos lo consideraban a favor de la Comunión bajo ambas especies, se topó con muchas dificultades, y se le atribuían motivos interesados. Sólo el deseo explícito del Papa lo persuadió de permanecer en su puesto, y desplegó una energía infatigable. Contrajo una fiebre en Trento de la cual murió, asistido por el Padre James Lainez. Fueron numerosas sus donaciones al Colegio Jesuita en Mantua y al Monte de Piedad, y sus cartas son muy valiosas para los historiadores de esa época.


Fuente: Benigni, Umberto. "Ercole Gonzaga." The Catholic Encyclopedia. Vol. 6. New York: Robert Appleton Company, 1909. <http://www.newadvent.org/cathen/06635a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.