Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 16 de octubre de 2017

Cavidad del altar

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La cavidad del altar es una pequeña cámara oblonga rectangular en el cuerpo del altar, en la que se colocan, de acuerdo con "Pontifical Romano” (De Eccles. Consecratione) las reliquias de dos mártires canonizados, aunque la Sagrada Congregación de Ritos (16 feb. 1906) decidió que si se coloca en ella la reliquia de un solo mártir, la consagración es válida. A éstos se puede añadir correctamente las reliquias de otros santos, especialmente de aquellos a cuyo honor se ha consagrado la iglesia donde está el altar. Estas reliquias deben ser partes reales de los cuerpos de los santos, no sólo de sus prendas de vestir o de otros objetos que puedan haber usado o tocado; las reliquias, además, deben ser autenticadas.

Si el altar es fijo o inmóvil, las reliquias se colocan en un relicario de plomo, plata, u oro, que debe ser lo suficientemente grande para contener, además de las reliquias, tres granos de incienso y un pequeño trozo de pergamino en el que está escrita una atestación de la consagración. Este pergamino es generalmente encerrado en un recipiente de cristal o pequeño vial, para evitar su descomposición. El tamaño de la cavidad varía en función del tamaño del relicario. Si se trata de un altar portátil, las reliquias y los granos de incienso se colocan inmediatamente en la cavidad, es decir, sin un relicario. Esta cavidad debe ser labrada en la piedra natural del altar. Por lo tanto, a menos que el altar sea un solo bloque de piedra, se inserta un bloque de piedra natural con la finalidad de apoyo.

La localización de la cavidad en un altar fijo es:

  • (1), ya sea en la parte delantera o trasera del altar, a medio camino entre la mesa y el pie,
  • (2) en la mesa (mensa), en su centro, cerca del borde frontal,
  • (3 ) en el centro, en la parte superior de la base o soporte si este último es una masa sólida.

Si se selecciona la primera o la segunda ubicación, se debe proveer una losa o cubierta de piedra, que encaje exactamente en la abertura, y por esta razón algo biselada en las esquinas. La cubierta debe tener una cruz grabada en la parte superior e inferior. Si se escoge la tercera ubicación la mesa (Mensa) sirve de cubierta. En un altar portátil la cavidad se hace generalmente en la parte superior de la piedra cerca del borde delantero, aunque puede hacerse en el centro de la piedra. Esta cavidad se llama, en el lenguaje de la Iglesia, el sepulcro.


Fuente: Schulte, Augustin Joseph. "Altar Cavity." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. 28 Feb. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/01351d.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina