Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 24 de noviembre de 2017

Avicebron

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Salamo Ben Jehuda Ben Gebirol (o Gabirol), a quien los escolásticos, tomándole por árabe, llamaron Avicebrol (en los manuscritos aparece esta forma o Avicebron en los más modernos).

Avicebrón era un poeta religioso judío, moralista y filósofo nacido en Málaga en 1020 ó 1021 que murió en Zaragoza en 1070. Educado en Zaragoza, donde permaneció el resto de su vida, dedicado a la filosofía moral e intelectual y a la escritura de poesía religiosa. Su obra filosófica principal, escrita en árabe, se tradujo al hebreo en el siglo XIII por Falaquera, que la tituló "Mekor Chajim" (descubierta y editada con traducción árabe por Munk "Melanges" etc. (París, 1857 y al latín en el siglo XII por Juan Hispano y Domingo Gundisallinus (editado por Baumker, Munster, 1895) bajo el título "Fons Vitae". Sus poemas fueron publicado por Munk ("Melanges", etc., París, 1857),y una traducción hebrea de sus escritos éticos (Riva, 1562, y Luneville, 1840).

La filosofía de Avicebrón une las doctrinas neoplatónicas tradicionales con las enseñanzas religiosas del Antiguo Testamento. De los neoplatónicos, a los que conoció principalmente a través de escritos apócrifos como "Theologia Aristotelis" y el "Liber de Causis" (ver Escuela Árabe de Filosofía), él derivó la doctrina de la emanación, es decir: que emanaron de Dios en primer lugar la Inteligencia Universal, de la que emanó el Mundo-Alma, del que emanó la Naturaleza que es el principio inmediato de productividad de las cosas materiales. De las mismas fuentes neoplatónicas dedujo la doctrina que la materia es en sí misma completamente inerte y meramente la ocasión de la que hace uso el Agente Infinito para producir efectos naturales (ocasionalismo). Por otra parte dedujo de las fuentes bíblicas la doctrina de que el Principio Supremo en la producción del universo no fue el Pensamiento de Dios, sino la Voluntad divina que llama, como en la Escritura, Palabra (Verbo) de Dios.

Al intentar hacer compatible la doctrina religiosa judía con la noción de emanación, introdujo en su filosofía elementos que son lógicamente incompatibles. Su doctrina más famosa y por la que fue mejor conocido por los filósofos cristianos medievales fue por la de la universalidad de la materia. Todas las cosas creadas, enseñaba, están compuestas de materia y forma. Sólo Dios es puro acto. Todo lo demás, hasta el más alto de los ángeles, está hecho de materia (no mera potencia, sino materia como la de los cuerpos inmateriales) y forma, de la misma manera que el hombre está compuesto de materia y forma. La materia, sin embargo, de los cuerpos angélicos, aunque es como la terrestre, de una clase más pura y se llama materia espiritual. En otras palabras no hay “sustancias separadas” creadas como los escolásticos las llaman.

Entre la pura espiritualidad de Dios y la cruda materialidad de los cuerpos terrestres intermedian sustancias compuestas de materia y forma que alcanzan en una escala ascendente de espiritual –materialidad desde el alma del hombre a la más alta naturaleza angélica. Esta doctrina es mencionada por casi todos los grandes escolásticos y referida por ellos a la “Fons Vital”. Por ejemplo San Alberto Magno (Summa Totius Theol., I, q. XLII, art. 22), Santo Tomás de Aquino (Quaest. Disp., De Anima, art. 6; Opusculum de Subst. Separatis, passim), Juan Duns Escoto (De Rerum Princip. VIII.4), pero mientras los dos primeros, de acuerdo con los maestros dominicos, refutaban al autor de “Fons Vitae" en este punto, Escoto junto con Alejandro de Hales y otros de la escuela franciscana adoptaron su doctrina como parte de la teoría de la naturaleza angélica.


Bibliografía: BAUMKER, Avencebrolis Fons Vitae (Munster, 1895); MUNK, Melange, etc. (París, 1857); St. Thomas, Opusculum De Substantiis Separatis (Op. XV of Roman ed.; De Maria, Roma, 1886), III, 221 ss.; GUTTMANN, Die Philos. des Salom. Ibn Gabirol (Gottingen, 1889); STOCKL, Lehrb. der Gesch. der Phil. (Mainz, 1888), 555 ss.; tr. Finlay (Dublín, 1903), 315 ss.; TURNER, Hist. of Phil. (Boston, 1903), 315 ss .

Fuente: Turner, William. "Avicebron." The Catholic Encyclopedia. Vol. 2. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/02156a.htm>.

Traducido por Pedro Royo,