Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 21 de octubre de 2017

Ursulinas de Quebec

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

El Monasterio de las Ursulinas en Québec es la más Antigua institución educativa para mujeres en Norteamérica. Su historia comienza el 1 de agosto de 1639, cuando sus primeros miembros llegaron a Canadá, 31 años después de que Champlain fundara Québec (en 1608) y sólo cuatro años después de su muerte. Marie Huyard de l'Incarnation, declarada Venerable por la Santa Sede en 1874, estableció el monasterio junto con una acaudalada viuda de Alen en Normandía. Después de 10 años de viudez, Marie Huyard de l'Incarnation había ingresado a la comunidad de las Ursulinas en Tours. Su primer biógrafo fue su hijo, Dom Claude Martin, un Benedictino, que murió en olor de santidad, en 1696. Su obra "Vida de la Venerable Madre de la Encarnación" (La Vida de la Venerable Madre de la Encarnación) fue aprobada (en 1677), por el venerable obispo Laval. Bossuet (en su obra Etats d'oraison, IX) le da a Marie de l'Incarnation el nombre de "La Teresa de su tiempo y del Nuevo Mundo”. Las credenciales reales que aprobaban la fundación, firmadas por Luis XIII, están fechadas en 1639. Después de tres años en la parte baja de la ciudad, cerca de la Habitation de Champlain, las monjas se trasladaron (en 1642) al convento construido en el terreno que todavía ocupan, que les fuera cedido (en 1639) por la Compañía de la Nueva Francia. Sus primeras alumnas fueron indias, con las que tuvieron más éxito que el que lograron los jesuitas con los niños nativos. Marie de l'Incarnation aprendió a dominar por completo los difíciles dialectos indios, elaboró diccionarios de Algonquin e Iroquois, escribió también la historia sagrada en el primero de estos dos idiomas y un catecismo en el segundo. El primer monasterio se incendió en 1650, pero pronto fue reconstruido. Las Constituciones, escritas por el padre Jérôme Lalemant, tío del mártir jesuita Gabriel Lalemant, combinaron las reglas de las dos Congregaciones de París y Bordeaux, y fueron observadas hasta que (en 1681) el obispo Laval se pronunció a favor de las anteriores, que obligan a sus miembros, por un cuarto voto, a dedicarse a la enseñanza de las niñas.

El monasterio compartió en todo momento el destino del país. Entre 1661 y 1662 fue amenazado por los indios Iroquois, y uno de sus capellanes, el sulpiciano Vignal, fue masacrado y devorado por estos salvajes, cerca de Montreal. Soportó el sitio y el bombardeo de Québec por Phips (en 1690) y por Wolfe (en 1759). Después de la fatídica batalla del 13 de septiembre de 1759, el héroe francés Montcalm fue enterrado de noche en la capilla del convento. El primer gobernador inglés, Murray, utilizó parte del monasterio como su cuartel general. En esa ocasión, las raciones suministradas a las mojas para cuidar de los heridos y enfermos sirvieron para que éstas no murieran de inanición. Tanto los gobernadores como los virreyes ingleses y franceses, siempre simpatizaron con la institución.

La fundadora, quien murió en 1672, un año después de Madame de la Peltrie, practicaba la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y la había establecido en el claustro muchos años antes de la revelación a la bienaventurada Margarita María. La primera celebración de esta fiesta en el nuevo mundo tuvo lugar en este monasterio el 18 de junio del año 1700 (Mandement del obispo de St-Vallier, de marzo 30 de 1700). El registro de la Confraternidad del Sagrado Corazón comienza en 1716. Clemente XI (1718) la enriqueció con indulgencias. Su primera superiora, elegida en 1760, después de la conquista, fue Esther Wheelwright una cautiva de Nueva Inglaterra, rescatada de los Abenakis por el jesuita Bigot, y protegida del primer gobernador, Vaudreuil. Además de los franceses, los irlandeses, los escoceses y los norteamericanos que han contribuido con miembros de esta comunidad, Canadá, también le ha dado distinguidas súbditos a este claustro, con la madre Cecilia O'Conway de la Encarnación, primera monja de Filadelfia y una de las primeras asociadas de la madre Seton, entre las más prominentes. La lista de ex-alumnas no es menos notable. Se destacan entre sus egresadas Jeanne Le Ber, la santa "reclusa de Montreal", y la Venerable Madre D'Youville, fundadora de las Hermanas Grises de Montreal. El monasterio de Québec fundó conventos en Three Rivers (1697), Roberval (1882), Stanstead (1884), y Rimouski, con escuelas normales (1906), y envió además misioneras a Nueva Orleáns (1822), Charlestown (Boston) (1824), Galveston (1849), y Montana (1893). Durante la Revolución, varios refugiados franceses actuaron como capellanes del monasterio, con el Abad L.-P. Desjardins, como el más notable de ellos. Este Abad, quien falleció en Francia, fue Vicario General de París. A través de él se obtuvieron las valiosas pinturas de Philippe de Champaigne, Lebrun, Collin de Vermont, Peter of Cortona, y otros que decoran la capilla.

Glimpses Of The Monastery (Quebec, 1897); CHAPOT, Histoire de la V n. Marie de l'Incarnation (Paris,1892); Les Ursulines de Qu bec (Quebec, 1863); RICHAUDEAU, Lettres de la Vén. Marie de l'Incarnation (Tournai, 1876); CASGRAIN, Histroire de la Vén. M. del Incarnation (Quebec, 1864); La Vén. Marie de l'Incarnation (Paris, 1910).

LIONEL LINDSAY Trascrito por Catherine A. Twohill Dedicado a las monjas que me educaron junto con tantas otras Traducido por Rosario Camacho-Koppel www.catholicmedia.net