Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 21 de agosto de 2018

Tito

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Fue emperador romano del año 79 al 81. Nació el 30 de diciembre de 41, y murió el 13 de septiembre del 81; fue hijo del emperador Vespasiano, y a partir del año 70 fue Cesar y co-regente. Tenía una alta educación y fue un brillante poeta y orador tanto en latín como en griego. Ganó fama militar en los años 69-70 en la guerra contra la revuelta de los judíos. En abril del 70, apareció frente al muro de Jerusalén, y conquistó y destruyó la ciudad después de un sitio de cinco meses. Tuvo intenciones de preservar el Templo de Jerusalén, pero en la lucha contra los judíos que salían del mismo, un soldado lanzó una antorcha ardiente hacia el interior del edificio. El sitio y toma de la ciudad fueron acompañados de bárbaras crueldades. Al año siguiente Tito celebró su victoria, para aumentar la fama de la dinastía flaviana, la inscripción en el arco del triunfo representó sacar la gente indefensa como un logro heroico. El significado histórico de la destrucción del estado judío es que desde entonces, los judíos han estado dispersos en naciones extranjeras.

Como gobernante, Tito no fue de ninguna manera popular. Compartió la voluptuosidad de la Roma de esa época, y fue responsable de los actos de violencia que ocurrieron durante la administración de su padre. Consecuentemente se esperaba de él un reinado maligno. Sin embargo, en el corto período de su autoridad independiente, Tito fue lo contrario de dichas expectativas. Su noble benevolencia se mostró en el dicho de “se perdió el día en que no mostró a alguien su nobleza”. Se ganó el honorable título de "amor et deliciæ generis humani" (el amado y admirado de la raza humana). Durante su reinado, Italia sufrió varias calamidades. El 24 de agosto del 79, la erupción del Vesubio enterró las ciudades de Pompeya, Herculea y Estabia, y algunos meses después una terrible conflagración provocó fuertes daños a Roma. En ambas ocasiones, Tito mostró gran humanitarismo. Sin embargo, muchas de sus acciones no estuvieron libres de ostentación y búsqueda de reconocimiento. Murió por los efectos de su vida de lujo.


Bibliografía: SCHILLER, Geschichte der römischen Kaiserzeit, I (Gotha, 1883), 518-20; DOMASZEWSKI, Geschichte der römischen Kaiser, II (Leipzig, 1909), 128-57; MERIVALE, Historia de los Romanos bajo el Imperio (Londres, 1850-62), lx.

Fuente: Löffler, Klemens. "Titus." The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/14746b.htm>.

Traducido por Tomás Quintanar. L H M