Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 19 de julio de 2018

Scala Sancta

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Son 28 escalones de mármol blanco, ubicados en la ciudad de Roma cerca a la Basílica de San Juan de Letrán. De acuerdo con la tradición, son los escalones que ascendían hacia el pretorio de Pilato en Jerusalén, subidas por Nuestro Señor durante su Pasión. Los historiadores del monumento afirman que la Scala Sancta fue traída de Jerusalén a Roma hacia el año 326 por Santa Helena, Madre de Constantino el Grande. Fueron conocidas durante la Edad Media como la Scala Pilati, la Escala de Pilato. Por medio de antiguos planos se puede concluir que llevaban a un corredor del Palacio de Letrán, cerca a la Capilla de San Silvestre, estaban cubiertas por un techo especial, y tenían a su lado otras escaleras para el uso diario. Cuando en e1589 Sixto V destruyó el antiguo palacio papal y construyó uno nuevo, mandó que la Escala Santa fuese transferida al sitio donde se encuentra en la actualidad, previo al ingreso a una capilla conocida como el Sancta Sanctorum (Santo de los Santos). Esta última es una antigua capilla papal, dedicada a San Lorenzo, y la única parte que se conserva del antiguo Palacio Laterano. Recibe su nombre por la cantidad de reliquias que ahí se conservan. El Sancta Sanctorum contiene la imagen de Cristo "akeropita", que quiere decir "no pintado por mano humana", el cual en ciertas ocasiones solía ser sacado en procesión. En su lugar actual, la Scala Sancta está flanqueada por cuatro escaleras, dos a cada lado, para el uso común, puesto que los escalones de mármol solo pueden ser ascendidos de rodillas. Se trata de una devoción muy popular entre los peregrinos y los fieles romanos, especialmente los viernes y a lo largo de la Cuaresma. No son pocos los Papas que han realizado este ejercicio de piedad. Pío IX, quien en 1853 confió a los Padres Pasionistas el cuidado del santuario, ascendió los escalones el 19 de setiembre de 1870, víspera del ingreso de los piamonteses a Roma. Pío VII, el 2 de setiembre de 1817, había otorgado a aquellos que subiesen los escalones de la manera prescrita una indulgencia de nueve años por cada escalón. El Papa San Pío X, el 26 de febrero de 1908, concedió una indulgencia plenaria que puede ser ganada cada vez que se asciende devotamente la escala, acudiendo asimismo a los sacramentos de la confesión y la comunión. Imitaciones de la Scala Sancta han sido construidas en diversos lugares, como en Lourdes, y en algunos conventos de religiosas, algunas de las cuales por concesión especial pueden ser ocasión para lucrar indulgencias.

LIVARIUS OLIGER

Traducido por C.A.C.