Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 16 de julio de 2018

Santa Faz o velo de la Verónica

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Santa Faz. Alberto Durero
14067542.jpg
Champa10.jpg
Viñeta santa faz.jpg
The cloth of veronica duerer-2.jpg
Durer3306.jpg
St-veronica-with-the-holy-shroud.jpg
Anonimo.jpg
Veronikka.jpg
Aqueropoeitos.jpg
LA VER~1.JPG
5722196633 9de46db70f.jpg
Holy-face1.jpg
Holy face.jpg
Jesuscrucified.jpg
Icono joki.jpg
Product detailed image 1647 606.jpg
The Holy Face for AlanandYulia.jpg
Holy Mandylion 4.jpg
ECCE HOMO (Holy Face).jpg
La creencia de los cristianos en la existencia de auténticas imágenes de Cristo se remonta a la tradición de Agbar V de Edesa y el “Mandylion” , según la cual este rey habría recibido del apóstol san Judas Tadeo un lienzo donde se hallaba impreso el rostro de Jesús paciente. La denominación de Tetradyplon (“cuatro veces doblado”) llevó posteriormente a la identificación de esta reliquia con la del Santo Sudario, aunque la tradición las distingue perfectamente: de una parte el Santo Sudario –conservado en Turín en la actualidad, pero que fue venerado en Constantinopla hasta el momento del odioso saco de la capital del Imperio Bizantino por los cruzados en abril de 1204– sobre el cual se encuentra “proyectada” una figura en tres dimensiones « proyectada » y que no tiene hasta ahora explicación razonable en el estado actual de las ciencias; de otra parte, la Santa Faz o lienzo con el que una piadosa mujer jerosolimitana enjugó el rostro del Señor de la sangre, sudor y salivazos recibidos, durante su ascensión al Calvario para ser crucificado. Sobre este velo se habría impreso por icontacto directo el Santo Rostro de Cristo, tratándose, pues, de una “impregnación” y no de una “proyección” como en el caso del Santo Sudario. Si bien en el Evangelio se menciona este último, la Santa Faz no pertenece a la revelación de la Escritura, sino parte de una tradición que se desarrolló netre los siglos VI y VII, probablemente como una derivación de la del Mandylion. Sin embargo ya en el siglo IV aparece el nombre macedonio « Βερονίκη » o Berenice vinculado al de la hemorroísa de los evangelios sinópticos, curada milagrosamente por Jesús. Este nombre significa “portadora de victoria” y fue identificado más tarde con el de “Verónica”, que parece su latinización y que ciertamente se refiere a la Santa Faz. En efecto, Verónica es una contracción de “veron ikon” o “imagen verdadera”. La identificación de los nombres trajo, además, la de los personajes y así la mujer piadosa de Jerusalén que enjugó el rostro de Cristo y la hemorroísa fueron consideradas la misma persona. Además, el significado de “Berenice” cobró sentido al relacionarse el nombre con el de Verónica, ya que el Santo Rostro de Cristo vence a los enemigos según aquello del Libro de los Números (X, 35): “surge Domine et dissipentur inimici tui et fugiant qui oderunt te a facie tua”. Varios lugares reivindican la posesión de un lienzo presentado como el velo de la Verónica : Roma, Milán, Jaén en España y Alicante entre otras. Giraud de Barri atestigua ya en el siglo XII disputas en torno a dichas reivindicaciones. Tampoco hay que confundir la reliquia de la Santa Faz con el Santo Sudario de Oviedo, reliquia ésta que consiste en el paño que cubría la cabeza de Cristo amortajado en el Sepulcro y que consta en el Evangelio de san Juan que era una pieza diferente a la del Sudario corporal. El 6 de enero de 1849, en la festividad de la Epifanía, relatan testigos de la época que tuvo lugar en la basílica de San Pedro un prodigio extraordinario: mientras se hallaban los fieles venerando las reliquias mayores conservadas en el venerable templo, los canónigos del capítulo vaticano y los fieles presentes pudieron ver cómo, sobre el velo de mármol de la estatua de santa Verónica en una de las cuatro pilastras del crucero, la imagen del Santo Rostro se volvía más y más nítida hasta adquirir relieve, ofreciendo así un aspecto muy vívido del “varón de dolores” descrito por el profeta Isaías. El hecho fue confirmado por el papa León XIII en breve del 1º de octubre de 1885. En la liturgia la devoción a la Santa Faz encontró eco a través de fiesta y misa propias fijadas el martes de carnestolendas o de Quincuagésima, víspera del Miércoles de Ceniza, con lo cual el tiempo de cuaresma se abría bajo la mirada del Redentor. La devoción privada, además, se manifestó en las Letanías de la Santa Faz, compuestas en el siglo XVII.

R.V.R.


LITANIAE IN CVLTV SANCTAE FACIEI CHRISTI DOMINI

A Sanctio Davila, episcopo Giennensi, compositae pro eius dioecesi.


(ad usum privatum)


Kyrie, eleison.

Christe, eleison.

Kyrie, eleison.

Christe, audi nos.

Christe, exaudi nos.

Pater de coelis, Deus, miserere nobis.

Fili, Redemptor mundi, Deus, miserere nobis,

Spiritus Sancte, Deus, miserere nobis.

Sancta Trinitas, unus Deus, miserere nobis.


Sancta pulchritudo speciei eius,

Sancta imago verae faciei Iesu Christi in crucis baiulatione ad vivum impressae,

Sancta Facies in Nativitate ab Angelis decantata et a pastoribus et regibus adorata,

Sancta Facies in Iordanis baptismate ab omnipotenti Patre clarificata,

Sancta Facies in Transfiguratione montis Thabor glorificata,

Sancta Facies, paradisus in terris,

Sancta Facies, gloria et corona nostra,

Sancta Facies, spelndor Patris,

Sancta Facies, figura substantiae eius,

Sancta Facies, memoria Redemptionis nostrae,

Sancta Facies, desiderium angelorum,

Sancta Facies, speculum sanctorum,

Sancta Facies, gaudium beatorum,

Sancta Facies, refectio iustorum,

Sancta Facies, resurrectio peccatorum,

Sancta Facies, vita mortuorum,

Sancta Facies, lux mundi,

Sancta Facies, via errantium peccatorum,

Sancta Facies, salus omnium in te credentium,

Sancta Facies, non aversa ab increpantibus et conspuentibus eam,

Sancta Facies, cui non fuit species, nec décor, nec aspectus,

Sancta Facies, quasi abscondita et despecta pro nobis,

Sancta Facies, propter nos confusione cooperta,

Sancta Facies, oprobriis saturata,

Sancta Facies, quae percutienti dedit maxillam,

Sancta Facies, quae vellentibus dedit gennas,

Sancta Facies, quae propter nos sudavit sanguinem,

Sancta Facies, propter nos velata et percusa,

Sancta Facies, in quam impii tyranni exspuerunt et alapas dederunt,


Propitius esto, parce nobis, Domine.

Propitius esto, exaudi nos, Domine.


Ab omni malo, libera nos, Domine.

Per Crucem et Passionem tuam, libera nos, Domine.

Per hanc Faciem sanctam tuam, libera nos, Domine.

Per admirabilem Faciem tuam ostensam, libera nos, Domine.

Per signatum lumen Vultus tui super nos, libera nos, Domine.

Per laetitiam Vultus tui in cordibus nostris, libera nos, Domine.

Per lumen Vultus tui in quo ambulamus, libera nos, Domine.

Quia praeocupamus Faciem tuam in confessione, libera nos, Domine.

Quia iam laeti moriemur, quoniam ostendisti nobis Faciem tuam, libera nos, Domine.

Per gloriam et decorem Vultus tui super nivem dealbatum ET super nos sempre, libera nos, Domine.


Peccatores, te rogamus audi nos.

Ut nobis parcas, te rogamus audi nos.

Ut cuncto populo Christiano pacem donare digneris, te rogamus audi nos.

Ut fideles ad servandam Faciem tuam deditos prosperitatem largire digneris, te rogamus audi nos.

Ut Ecclesiam sanctam in qua reconditum est múnus incomparabile Vultus tui, te rogamus audi nos.

Ut Domnum Apostolicum, senatum eius et omnes ecclesiasticos ordines in sancta religione confortare et conservare digneris, te rogamus audi nos.

Fili Dei, te rogamus audi nos.


Facies Iesu Christi Domini nostri, qui tollis peccata mundi, parce nobis, Domine.

Facies Salvatoris nostri, qui tollis peccata mundi, exaudi nos, Domine.

Facies Redemptoris nostri, qui tollis peccata mundi, miserere nobis.


Christe, audi nos.

Christe exaudi nos.

Kyrie, eleison.

Christe, eleison.

Kyrie, eleison.

Pater noster (secreto usque ad:)

V. Et ne nos inducas in tentationem.

R. Sed libera nos a malo.

V. Cum invocarem exaudivit me Deus justitiæ meæ. R. In tribulatione dilatasti mihi. V. Miserere mei, et exaudi orationem meam. R. Filii hominum, usquequo gravi corde? V. Ut quid diligitis vanitatem, et quæritis mendacium? R. Et scitote quoniam mirificavit Dominus sanctum suum. V. Dominus exaudiet me cum clamavero ad eum. R. Irascimini, et nolite peccare. V. Quæ dicitis in cordibus vestris.

R. In cubilibus vestris compungimini. V. Sacrificate sacrificium justitiæ, et sperate in Domino. R. Multi dicunt : Quis ostendit nobis bona ? V. Signatum est super nos lumen vultus tui, Domine. R. Dedisti lætitiam in corde meo. V. A fructu frumenti, vini, et olei sui.

R. Multiplicati sunt. V. In pace in idipsum dormiam, et requiescam ; R. Quoniam tu, Domine, singulariter in spe constituisti me.

V. Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto.

R. Sicut erat in principio, et nunc et semper, et in saecula saeculorum. Amen.

V. Oremus pro Pontifice nostro Benedicto.

R. Dominus conservet eum, et vivificet eum, et beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in animam inimicorum eius.

V. Oremus et pro rege nostro (seu moderatore nostro)

R. Salvum fac eum, Domine, et populum eius commissum.

V. Rescipe in Faciem Christi tui.

R. Et ne avertas Faciem tuam a nobis.

V. Ne proiicias a facie tua populum tuum.

R. Et Spiritum Sanctum tuum ne auferas a nobis.

V. Ostende nobis, Domine, Facien tuam.

R. Et salvi erimus.

V. Domine, exaudi orationem meam.

R. Et clamor meus ad te veniat.

V. Dominus vobiscum.

R. Et cum Spiritu tuo.


Oremus. Plentissime Deus, qui sacra signa sanctae Passionis tuae in sacro vultu ad vivum expresso nobis reliquisti, concede propitius, ut per mortem et sepulturam tuam ad resurrectionis gloriam perducamur.


Omnipotens Deus, qui ad instantiam Veronicae imaginem tuam sudário impressam relinquere voluisti: praesta supplicibus tuis, ut qui eam in hoc speculo et aenigmate veneramur in terris, desiderabilem veram faciem tuam laeti et securi videre mereamur in coelis. Qui vivis ET regnas, Deus, in saecula saeculorum. R. Amen.

LETANÍAS DE LA SANTA FAZ DE NUESTRO SEÑOR

Compuestas por el Excmo. Sr. Don Sancho Dávila y Toledo, obispo de Jaén, para el culto de la reliquia de la Santa Faz que se venera en su diócesis.

(para uso privado)

Señor, ten piedad.

Cristo ten piedad.

Señor, ten piedad.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.

Dios Hijo, Redentor Del mundo, ten misericordia de nosotros.

Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.

Trinidad Santa, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

Santa apariencia de su belleza, ten misericordia de nosotros. Santa imagen de La verdadera Faz de Jesucristo impresa al vivo durante El camino de la cruz, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz cantada por los ángeles y adorada por los pastores y los reyes en la Natividad, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, esclarecida por Padre omnipotente en el Bautismo Del Jordan, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, glorificada en la Transfiguración sobre el monte Tabor, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, paraíso en la tierra, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, esplendor y corona nuestra, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, resplandor del Padre, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, trasunto de su substancia, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, memorial de nuestra Redención, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, deseo de los ángeles, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, espejo de los santos, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, gozo de los bienaventurados.

Santa Faz, refrigerio de los justos, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, resurrección de los pecadores, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, vida de los muertos, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, luz del mundo, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, senda segura para los pecadores extraviados, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz salvación de los que en ti creen, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, que no te substrajiste a los que te insultaban y escupían, ten misericordia de nosotros.

Santa Faz, a la que se arrebató toda belleza, gracia y apostura, ten misericordia de nosotros. Santa Faz, escondida y despreciada por nuestra causa, ten misericordia de nosotros. Santa Faz, cubierta de confusión por nuestro bien, ten misericordia de nosotros. Santa Faz, saturada de oprobios, ten misericordia de nosotros. Santa Faz, que presentaste la mejilla a quien te golpeaba, ten misericordia de nosotros. Santa Faz que no apartaste la barba de quienes te la mesaban, ten misericordia de nosotros. Santa Faz, que por nosotrso sudaste sangre, ten misericordia de nosotros. Santa Faz, obscurecida y golpeada, ten misericordia de nosotros. Santa Faz, a la que impíos tiranos escupieron y abofetearon, ten misericordia de nosotros.

Sénos propicio, perdónanos, Señor. Sénos propicio, escúchanos, Señor.

De todo mal, líbranos, Señor.

Por tu Cruz y por tu Pasión, líbranos, Señor.

Por ésta tu Santa Faz, líbranos, Señor.

Por tu admirable Faz a nosotros mostrada, líbranos, Señor.

Por la luz de tu rostro sobre nosotros impresa, líbranos, Señor.

Por la alegria de tu rostro en nuestros corazones, líbranos, Señor.

Por la luz de tu Rostro bajo la cual caminamos, líbranos, Señor.

Porque nos adelantamos en confesar tu Santa Faz, líbranos, Señor.

Porque ya podemos morir alegres después de habernos mostrado tu Santa Faz, líbranos, Señor.

Por la gloria y honor de tu Rostro más blanco que la nieve y que siempre nos protege, líbranos, Señor.

Nosotros, pecadores, te rogamos, óyenos.

Que nos perdones, te rogamos, óyenos.

Que concedas la paz a todo el pueblo cristiano, te rogamos, óyenos.

Que otorgues prosperidad a los fieles devotos de tu Santa Faz, te rogamos, óyenos.

Que te dignes regir y conservar a tu Santa Iglesia, en la cual se halla escondido el regalo incomparable de tu Rostro, te rogamos, óyenos.

Que te dignes dar fortaleza y conservar al Romano Pontífice, a su senado y a todos los órdenes de la jerarquía eclesiástica, te rogamos, óyenos.

Hijo de Dios, te rogamos, óyenos.

Faz de Jesucristo nuestro Señor, que quitas los pecados del mundo, perdónanos Señor.

Fas de nuestro Salvador, que quitas los pecados del mundo, escúchanos Señor.

Faz de nuestro Salvador, que quitas los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros..

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Señor, ten piedad.

Cristo ten piedad.

Señor, ten piedad.

Padre nuestro (en secreto hasta:)

V. Y no nos dejes caer en tentación.

R. Mas líbranos Del mal.

V. Escúchame cuando te invoco.

R. Dios, defensor mío.

V. Tú que en el aprieto me diste anchura.

R. Ten piedad de mí y escucha mi oración.

V. Y vosotros, hijos de los hombres.

R. ¿Hasta cuándo ultrajaréis mi honor, amaréis la falsedad y buscaréis el engaño?

V. Sabedlo: el Señor hizo milagros en mi favor.

R. Y el Señor me escuchará cuando lo invoque.

V. Temblad y no pequéis.

R. Reflexionad en el silencio de vuestro lecho.

V. Ofreced sacrificios legítimos

R. Y confiad en el Señor.

V. Hay muchos que dicen: ¿Quién nos hará ver la dicha?

R. ¿Si la luz de tu rostro ha huido de nosotros?"

V. Pero tú, Señor, has puesto en mi corazón más alegría.

R. Que si abundara en trigo y en vino.

V. En paz me acuesto y en seguida me duermo.

R. Porque tú sólo, Señor, me haces vivir tranquilo.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Oremos por nuestro pontífice Benedicto.

R. El Señor le conserve y le dé vida, le haga feliz en la tierra y no deje que caiga en manos de sus enemigos. V. Oremos por nuestro rey… (o por nuestro presidente)

R. Sálvale, Señor, y al pueblo a él encomendado.

V. Mira la Faz de tu Cristo.

R. Y no apartes tu rostro de nosotros.

V. No arrojes de tu Faz a tu pueblo.

R. Y no quites de nosotros a tu Espíritu Santo.

V. Muéstranos, Señor, tu Faz.

R. Y seremos salvos.

V. Señor, escucha mi oración.

R. Y mi clamor llegue a ti.

V El Señor esté con vosotros.

R. Y con tu espíritu.

Oremos. Potentísimo Dios, que nos has dejado en la Santa Faz impresa del vivo los sagrados signos de tu santa Pasión, concédenos propicio que, por tu muerte y sepultura seamos conducidos a la gloria de la resurrección.

Colaboración de R.V.R.

Selección de imágenes: José Gálvez Krüger