Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 18 de octubre de 2017

Pedro de Alvarado

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Uno de los compañeros de Cortez, y uno de los integrantes de la alta oficialidad de este último, Pedro de Alvarado llegó a ser el más famoso en la historia. Nativo de Badajoz, hijo de un comandante de Lonbon, fue hecho Caballero de la Orden de Santiago, en recompensa por la explotación que realizó en México y Centro América.

Acompañó a Grijalva en su exploración de Yucatán y en la costa mexicana en 1518, y fue oficial en jefe de Cortez durante la conquista de México. Como tal, estuvo al mando de las tropas en Tenochitlán, cuando el conquistador se había vuelto contra Pánfilo de Narváez en 1520.

Durante la ausencia de Cortez, se hizo evidente que los indios mexicanos, aprovechando su mayor número sobre los españoles, se aprestaban a caer sobre estos últimos, antes de que Cortez regresara. A fin de evitar esto, Alvarado advirtió sobre el carácter de ataque que tendría un ceremonial que se estaba preparando, como una coartada para matarlos. Ante ello, tomó la ofensiva y mató y dispersó a los indios en un sangriento ataque (los números han podido haber sido exagerados). Esto causó un aumento de las hostilidades de por parte de los indios.

Alvarado se distinguió por su habilidad militar y por su valentía personal durante el desastre de campaña ocurrido en julio de 1520 (noche triste) y subsecuentemente en la captura del territorio principal de los indígenas en 1521. En 1524 conquistó Guatemala, y llegó a ser gobernador de la provincia española en que se convirtió este territorio.

Se embarcó en varios proyectos por mar, los que terminaron con pocos resultados. Siguió a Pizarro en su conquista del occidente de América del Sur. Zarpó a la costa de Ecuador en 1534, con una flotilla bien equipada, y llegó a la costa ecuatoriana. Pudo arribar luego hasta la planicie de Quito, donde fue detenido por Belalcazar en nombre de Pizarro. En este punto, se hacía presentir un sangriento enfrentamiento entre bandas españolas rivales.

No obstante, la llegada de Almagro, con instrucciones de Pizarro, posibilitó la realización de negociaciones. Como resultado de ellas, Alvarado retornó a Guatemala, no sin antes haber realizado un trueque de sus caballos, municiones y la mayoría de sus hombres, por una modesta suma de dinero.

Al regresar a Guatemala, nuevas relaciones le pondrían en contacto con la realidad de México. En ello influyeron las constantes peleas con Cortez. Con base en ello, Alvarado se transformó en un útil medio para el Vi-Rey Mendoza. Estuvo en apuros, sobre la delimitación de fronteras en las posesiones, con el vecino Montejo.

Mientras perseguía la pacificación de Guadalajara como teniente de Mendoza, lo mataron mientras intentaban asaltar un campamento indio. Sucedió en las alturas rocosas de Nochiztlán, el 24 de junio de 1541. Su viuda, Doñá Beatriz de la Cueva, perdió su vida en septiembre del mismo año, en la destrucción de la capital de Guatemala, provocada por el volcán de Agua.

Alvarado no fue un buen administrador. Se le reconoce más como un militar que por sus dones intelectuales. Físicamente fue fuerte, valiente, mentalmente tenía capacidades inferiores a las mostradas por Cortez y Nuñez de Guzmán, aunque moralmente podía ser superior.

No es sorprendente que Alvarado sea una de las figuras más sanguinarias de la historia, debido a los métodos de conquista que se empleaban. Actuó como un militar, con la presión que ello implica, en estas calificaciones influyen las condiciones históricas y el carácter de los escritores. Se estima que la figura de Alvarado no tuvo la capacidad de enfrentar la superioridad de Pizarro.

Alvarado se encuentra íntimamente relacionado con la conquista de México; en function de este rasgo es que muchas referencias bibliográficas se ubican, principiando con los reportes de GRIJALVA, OVIEDO, las cartas de CORTEZ, BERNAL DIAZ DEL CASTILLO, ANDRÉS DE TAPIA AGUILAR, SUÁREZ PERALTA, y otros. Un gran número de valiosos documentos (quizá el más importante sea las “historias”) han sido publicados como Documentos Inéditos de Indias, y algunos otros como Colección de Documentos para la Historia de España. Muchos documentos valiosos se han concentrado en Documentos para la Historia de México, JOAQUÍN GARCIA YCAZBALCETA (primera serie, II); GOMARA y HERRERA; Historia de México, de ANTONIO de SOLIS y también de otros escritores indios, como TEZOZOMOC y IXTLILXOCHITL, DIEGO DURAN, y JUAN de TOBAR, también TORQUEMADA, Monarquía Indiana; VEYTIA, Historia antigua de México. Los escritores modernos sobre la historia de México son muy numerosos como para ofrecer un listado aquí de ellos.

AD. F. BANDELIER Transcripción de Vivek Gilbert John Fernandez Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes Dedicado a las viejas misiones y misioneros en México.