Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 22 de octubre de 2017

Papa Urbano VII

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Gmmp25083b.jpg
Giambattista Castagna, nacido en Roma, el 4 de agosto de 1521; elegido papa, el 15 de setiembre de 1590; murió en Roma, el 27 de setiembre de 1590. Su padre, Cosimo, fue un noble genovés, su madre, Costanza Ricci, era romana y hermana del Cardenal Jacovazzi. Estudió derecho canónico y derecho civil en diferentes universidades de Italia y se graduó como doctor en ambas en Bologna. Poco después trabajó como auditor de su tío, el Cardenal Girolamo Verallo, a quien acompañó como datario en una misión papal en Francia. A su retorno a Italia, Julio III lo nombró árbitro de la Segnatura di Giustizia y el 1 de marzo de 1553, lo nombró Arzobispo de Rossano. Fue ordenado sacerdote el 30 de marzo, y consagrado obispo por el Cardenal Verallo, el 4 de abril. Julio III lo envió como gobernador a Fano en 1555, y bajo Pablo IV fue por un corto tiempo Gobernador de Perugia y Umbria. Durante el reinado de Pío IV resolvió satisfactoriamente una disputa territorial muy antigua entre los habitantes de Terni y Spoleto. Desde 1562 hasta 1563 asistió al Concilio de Trento, donde fue nombrado presidente de varias congregaciones y mostró gran prudencia y sabiduría. En 1565 acompañó al Legado-Cardenal Buoncompagni (quien sería posteriormente Gregorio XIII) a España, donde permaneció siete años como Nuncio Papal en la corte de Felipe II. En su retorno a Italia voluntariamente renunció a la Sede Arquiepiscopal de Rossano en enero de 1573, y fue enviado como Nuncio a Venecia por Gregorio XIII, de donde fue transferido como gobernador a Bologna en 1577. Un año después fue enviado como legado extraordinario a Colonia, a representar a Gregorio XIII en la conferencia de paz entre Felipe II y las Provincias Unidas. A su regreso a Roma fue nombrado Consultor del Santo Oficio y el Estado Eclesiástico. El 12 de diciembre de 1583, Gregorio XIII lo creó Cardenal con la Iglesia titular de S. Marcello, y el 8 de octubre de 1584, lo nombró legado de Bologna. Fue muy influyente durante el reinado de Sixto V (1585-90). El 19 de noviembre de 1586, fue nombrado Inquisidor General del Santo Oficio.

El 27 de agosto de 1590 murió Sixto V. Los 54 Cardenales de ese entonces se reunieron en cónclave en el Vaticano el 7 de setiembre y eligieron al Cardenal Castagna como Papa el 15 de setiembre. Las noticias de su elección provocaron una alegría universal. El nuevo pontífice no sólo fue muy estimado por su piedad y sabiduría, sino que también había, en los numerosos y muy importantes posiciones que había ocupado, mostrado una prudencia y habilidad administrativa extraordinarias. Escogió el nombre de Urbano debido a que este nombre, que en latín significa “bueno”, le recordaría constantemente mostrar bondad a todos los asuntos. Una de sus primeras acciones fue hacer una lista de todos los pobres de Roma a quienes debía aliviar sus necesidades. Dio también limosnas generosas a aquellos cardenales cuyos ingresos fuesen insuficientes, pagó las deudas de todos los monts-de-piété en el Estado Eclesiástico, y ordenó a los panaderos de Roma que hicieran hogazas de pan más largas y las vendieran más baratas, indemnizando sus pérdidas de su propio bolsillo. Buscando moderar el lujo de los ricos, prohibió a sus camarlengos a que usaran prendas de seda. Con el fin de dar trabajo a los pobres, mandó completar las obras públicas iniciadas por su predecesor. Nombró un comité de cardenales, conformado por Paleotti, Fachinetti, Lancelotti, y Aldobrandini, para la reconstrucción del Datario Apostólico. Se opuso radicalmente al nepotismo, manifestó su deseo de no asignar a ninguno de sus familiares a ningún puesto en la Curia y les prohibió que usaran el título de “Excelencia”, el cual se acostumbraba a dar a los parientes más cercanos del Papa. Pocos días después de su elección cayó gravemente enfermo. Los fieles se unieron en oración por su recuperación; procesiones públicas, exposiciones del Santísimo Sacramento, y otros ejercicios piadosos. Diariamente el Papa se confesaba y comunicaba el estado de su salud. En una oportunidad manifestó su deseo de ser llevado al Quirinal, donde el aire era más puro y pleno, pero, cuando le dijeron que no se acostumbraba ver al Papa en la ciudad antes de su coronación, decidió permanecer en el Vaticano. Murió antes de la coronación papal y fue enterrado en la Basílica Vaticana. El 22 de setiembre de 1606, sus restos fueron llevados a la Iglesia de S. María sopra Minerva, donde se erigió un magnífico monumento en su honor. Dejó sus posesiones temporales, que consistían en 30,000 scudi, a la Arquiconfraternidad de la Anunciación, para ser usadas como dote para las niñas pobres.

MICHAEL OTT Transcrito por Carol Kerstner Traducido por A.L.C.