Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 20 de septiembre de 2018

Papa Gregorio V

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

<spanstyle="color:#000066">


Nacido alrededor de 970, muerto 4 feb 999. A la muerte de Juan XV los romanos enviaron una diputación a Otón III y le pidieron que nombrara al que querría que ellos eligieran en lugar del pontífice fallecido. Enseguida les dio el nombre de su capellán y pariente, Bruno, hijo del duque de Corintia y de Judith. Ya se le conocía por su sabiduría y conocimiento de los dialectos que se iban a convertir en los idiomas de la Europa moderna. Aunque de disposición un poco inquieta, era un candidato digno y su elección hizo honor a los romanos que le eligieron. Este primer papa alemán fue consagrado el 3 de mayo de 996 y su acceso al trono fue saludado, en general, con satisfacción.

Uno de sus primeros actos fue coronar a Otón como emperador (el 21 de mayo). A lo largo de todo su pontificado obró en armonía con si imperial primo. Juntos reunieron un sínodo poco después de la coronación de Otón en el que se ordenó que se devolviera a Arnulfo la sede de Reims, condenando como intruso a Gerberto (futuro Silvestre II).

Desafortunadamente para él y para la paz de la iglesia convenció al emperador de que expulsara de Roma al turbulento Crescentius Numentanus, “del Caballo de Mármol”. Apenas había Otón dejado Roma, Crescencio se levantó en armas contra Gregorio que hubo de huir hacia el norte, mientras Crescencio elegía a un antipapa en el hábil italo-greco Juan Filagatus de Rosano, que se había conquistado un lugar en las cortes de los otones y que tomó el nombre de Juan XVI (997).

En el sínodo que Gregorio ordenó reunir en Pavía no sólo se anatematizó a Crescencio y su antipapa sino que el rey Roberto de Francia fue amenazado con la excomunión si no alejaba de su lado a Berta, con la que se había casado aunque era familia de sangre cercana. Después de alguna oposición Roberto cedió por fin y arrepentido de sus pecados, repudió a Berta y se casó con Constanza. Gerberto, también condenado por este sínodo, abandonó la sede de Reims y fue premiado con la sede de Rávena. Mientras tanto, el emperador furioso por el desprecio a su autoridad por parte de Crescencio, marchó sobre Roma. Crescencio se encerró en Sant ´Angelo y Filagato huyó de la ciudad. Las tropas del emperador le persiguieron y le trajeron después de haberle sacado los ojos y cortado la nariz orejas y la lengua. Así fue presentado ante Otón y el papa y fue degradado públicamente (998), y llevado ignominiosamente por las calles de Roma sobre un asno. Después se le llevó a Alemania y parece que murió en el monasterio de Fulda (1013). El castillo de Sant´Angelo fue sitiado y tomado. A Crescencio le colgaron en las murallas (998).

En 997 el arzobispo Aelfric vino a Roma a procurarse su Pallium y a consultar con el papa sobre su intención de remplazar a los canónigos regulares, que tenían entonces la catedral de Canterbury, por monjes, como le había encargado el rey sugerido el rey Ethelred y el Witan. Como muestra de honor especial Gregorio impuso su propio pallium a Aelfrie, y ordenó que pusiera en el monasterio de Canterbury “ hombres de la orden que ordenó Agustin”. Por peticiones de Otón, Gregorio concedió extraordinarios privilegios a muchos monasterios alemanes y en compañía del emperador celebró varios sínodos para regular los asuntos eclesiásticos. Tuvo que amenazar con anatemas a Ardoin, marqués de Ivrea si no se corregía en el uso que daba a la propiedad de Sta María de Ivrea, sus siervos y su obispo. Gregorio V fue enterrado en S. Pedro “en frente de la sacristía, i.e.,en el lado del Evangelio, cerca del papa Pelagio”.,


Bibliografía.

DUCHESNE, ed., Liber Pontificalis, II, 261 sq.; 22 bulas de Gregorio en P.L., CXXXVII; las crónicas de THIETMAN, LEON de OSTIX, etc.; Los annals de Hildesheim, Quedlinburg, etc.; las vidas de los Santos SAINTS ADALBERT, ABBO, NILUS, etc.; Las Historias de RADULPHUS GLABER. Cf. LENORMANT, La Grande Grece, I, 341 sqq.; SCHLUMBERGER, L'Epopee Byzantine, II; MANN, Lives of the Popes in the Early Middle Ages, IV.


Horace K. Mann.


Transcrito por Janet van Heyst.


Traducido por Pedro Royo

The Catholic Encyclopedia, Volume VI. Published 1909. New York: Robert Appleton Company. Nihil Obstat, September 1, 1909. Remy Lafort, Censor. Imprimatur. +John M. Farley, Archbishop of New York