Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 18 de diciembre de 2017

Orden de los Mínimos

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Mínimos son los miembros de la Orden religiosa fundada por San Francisco de Paula. El nombre haría referencia comparativa a los Frailes Menores o a Mt, XXV, 40: “Quamdiu fecistis uni ex his fratribus meis minimis, mihi fecistis”, y sugiere, como León X dice en la bula de canonización del santo fundador, la gran humildad que habría de caracterizar a los religiosos de esta Orden y por razón de la cual ellos mismos habrían de considerarse como los más pequeños de todos los religiosos. Con la primera Orden de los Mínimos se halla emparentada una segunda y una tercera Orden. En este artículo nos dedicaremos principalmente a la primera.

I. ORIGEN Y REGLAS

San Francisco de Paula, después de haber pasado de jovencito un año en el convento franciscano de San Marcos (Calabria), se consagró a la vida solitaria en un eremitorio cerca de Paula. Hacia 1435 algunos discípulos se le agregaron y después de algunos años fundó conventos en Paterno, 1444, y en Milazo (Sicilia), 1469 (Nota del Traductor: las últimas investigaciones se inclinan por revisar las fechas de las primeras fundaciones transmitidas por la tradición retrasándolas notablemente). La nueva congregación fue llamada “Ermitaños de San Francisco de Asís”. El Arzobispo de Cosenza les otorgó, en 1470, la exención de su propia jurisdicción (Lanovius, “Bullarium”, 9), privilegio que fue confirmado por Sixto IV, 1473 (Lanovius, “Bull.”, 11). El mismo pontífice les concedió los privilegios de los frailes mendicantes. Durante 57 años (1435-93) la nueva fundación no tuvo una Regla propia aprobada, pero en 1493 la primera regla, que comprendía 13 capítulos y que estaba en su mayor parte tomada de la regla de San Francisco de Asís, fue confirmada por Alejandro VI. (Véase el texto en Lanovius, ad ann. 1493 y Bull. Rom., V, 352). Una segunda versión de la regla en 10 capítulos, que mostraba ya menor dependencia de la Regla de San Francisco, fue aprobada por Alejandro VI en 1501. En ella aparece ya el cuarto voto solemne de vita quadragesimalis, característica distintiva de los Mínimos. En la misma Bula de confirmación se insiere en 7 capítulos la regla de la tercera Orden para seglares de ambos sexos (El texto en Lanovius ad ann. 1501; Bull. Rom., V, 385). Notablemente diferente de esta segunda versión es la regla confirmada en 1502. Finalmente, una cuarta redacción definitiva de la regla de la primera Orden, todavía observada por los Mínimos (de acuerdo con las Constituciones para ellos aprobadas en 1986), fue confirmada por Julio II, “Dudum ad sacrum ordinem”, 28 de Julio de 1506 (Bull. Rom., V, 421). La regla de la segunda Orden, de monjas, con origen en España, apareció por primera vez en la misma Bula. Se trata casi de una literal asunción de la regla de la primera Orden, mientras que la regla de la tercera Orden, también inserida y nuevamente aprobada, es similar a la que había sido confirmada en 1501. El espíritu que emana de estas Reglas es de gran penitencia y abnegación. El cuarto voto impone perpetua abstinencia de carne, huevos y lacticinios (hoy para los frailes limitado a carnes y derivados), y sólo en caso de grave enfermedad puede ser dispensado por orden del médico. La Orden de los Mínimos se estructura de acuerdo con los mismos principios de organización del resto de órdenes mendicantes. Los superiores son llamados correctores. A la cabeza se halla el Corrector General, que primeramente era elegido cada tres años, pero que desde 1605 lo es cada seis. El Corrector Provincial es elegido cada tres años, mientras que el superior local de cada convento era elegido sólo por un año (actualmente por tres). El hábito de los Mínimos está hecho de simple lana negra, mangas anchas y se ciñe con un delgado cordón negro. La mozzetta del capucho llega bastante más abajo del cordón, con forma parecida a la de un escapulario. Para asegurar la estricta observancia de las reglas de la primera y segunda Orden, Francisco de Paula redactó un “Correctorium”, consistente en diez capítulos correspondientes al número de capítulos de la regla, que determina la penitencia a imponer a quienes transgredan los preceptos de la misma. Este “Correctorium” fue aprobado por Julio II en 1506 y por León X en 1517 (Digestum, véase infra, I, 55).

II. PROPAGACIÓN Y ACTIVIDADES

La Orden de los Mínimos, desarrollada primero en Italia, fue introducida por especial favor real en Francia, adonde el santo fundador fue llamado en 1482. Allí los primeros conventos estuvieron en Plessis-les-Tours, Amboise y Nigeon (cerca de París). A causa de su gran sencillez los Mínimos en Francia recibieron el sobrenombre de bons hommes. En 1495 Carlos VIII de Francia fundó en Roma el convento de Trinità dei Monti, el cual, por Bula de Inocencio X (1645) estuvo exclusivamente reservado a los frailes franceses. Desde Francia los Mínimos pasaron a España, donde se les llamó “Frailes de la Victoria”, a causa de la victoria del Rey Fernando sobre los moros de Málaga y a la primera ermita que poseyeron en esta ciudad bajo la advocación de Nuestra Señora de la Victoria. En 1497 el Emperador Maximiliano introdujo la nueva Orden en Alemania (en Bohemia). A la muerte de San Francisco de Paula, 1507, existían cinco provincias entre Italia, Francia, España y Alemania. La Orden llegó a contar con 450 conventos. En 1623 Dony d’Attichy ofrece las siguientes cifras: 6.430 miembros, 359 conventos y 30 provincias distribuidas entre los principales países católicos de Europa. Lanovius en 1635 añade al número de provincias tres comisariados. A mediados del siglo XVII iniciaron su presencia en las Indias Occidentales, concretamente en Lima (Perú). En 1646 la Congregación de Propaganda aprobó una misión en Canadá, aunque no está claro si el proyecto llegó a materializarse (Roberti, II, 688). No parece que los Mínimos llegasen a tener conventos en Inglaterra, aunque hay memoria de ilustres miembros ingleses como Tomás Felton, martirizado en 1588, Henry More, sobrino del canceller santo Tomás More, fallecido en Reims en 1587 y Andrew Folere, fallecido en Soissons, 1594. La segunda Orden nunca se extendió demasiado. En 1623 existían 11 conventos con 360 monjas. La tercera Orden, por el contrario, tuvo muchos adherentes entre los fieles en los países donde existían conventos de religiosos. Desde la Revolución Francesa los Mínimos se redujeron numéricamente de forma notable. Para dar idea de su actividad indicaremos a algunos de sus más distinguidos miembros. El primero del que hay que hacer mención es Bernardo Boil (véase BUIL, BERNARDO), primer Vicario Apostólico en América, nombrado en 1493, quien, como indican con certeza los documentos publicados por Fita, pertenecía en aquel momento a los Mínimos, aunque la bula papal de nombramiento (véase reproducción en esta ENCYCLOPEDIA, I, 414) utilice las palabras ordinis Minorum. Véase Roberti, op. cit. infra, I, 89-102. Distinguidos teólogos fueron: Lalemandet, fallecido en 1647; Salier, fallecido en 1707; Boucat, fallecido en 1718; Palanco, fallecido en 1720; Perrimezzi, fallecido en 1740. Historiadores (véase bibliografía): Giry, fallecido en 1688; Marin, fallecido en 1767. Matemáticos: Maignan, fallecido en 1676; Mersenne, fallecido en 1648. Filósofos: Saguens, fallecido hacia 1718, y algunos de los ya mencionados teólogos. Para los obispos procedentes de esta Orden, véase Roberti, op. cit. infra, I, 377, II, 681, III, 941. La Orden cuenta con los siguientes Beatos: Tomás Felton, Luis Hutrel, Nicolás Saggio de Longobardi, Gaspar de Bono y Nicolás Barré, estando en tramitación la causa del Venerable Bernardo Clausi. Se encuentran también en curso las causas de algunas monjas mínimas: la Venerable Sor Filomena de Santa Coloma, la Venerable Sor Consuelo del Corazón de María y 9 monjas del Monasterio de Barcelona (España) martirizadas en 1936.

III. SITUACIÓN ACTUAL

En el año 2000, al celebrar su LXXXIII Capítulo General, la primera Orden contaba con 176 religiosos, distribuidos en un total de 41 conventos, ubicados en los siguientes países: Italia (30), España (3), Brasil (3), Estados Unidos (1), República Checa (1), Colombia (2) y México (1). El Corrector General reside en San Andrea delle Fratte, Roma. La primera Orden tiene otras dos casas en Roma: el convento de S.Francesco di Paola (donde se halla el Archivo Generalicio) y el Colegio Internacional (en la zona del EUR). La segunda Orden, constituida por monasterios autónomos que se agrupan en la Federación de Monjas Mínimas, se halla especialmente extendida en España, donde cuenta con 9 monasterios; tiene, además, 3 monasterios en Italia y 1 en Filipinas. En torno a los principales conventos de frailes se mantienen activas fraternidades de la tercera Orden.


ROBERTI (O.Minim.) Disegno storico dell’Ordine de’Minimi dalla morte del santo Istitutore fino ai nostri tempi, I, 1507-1600 (Roma, 1902), II 1600-1700 (Roma, 1909), III 1700-1800 (Roma, 1922); FRANCISCUS LANOVIUS (O.Minim.), Chronicon generale Ordinis Minimorum... accedit Registrum Pontificium seu Bullarium a Sixto IV ad Urbanum VIII (Paris, 1635); DONY D’ATTICHY (O.Minim.), Histoire Generale de l’Ordre des Minimes (2 vols, Paris, 1624); JACOBUS LADORE – FRANC. A LONGOBARDIS (O.Minim.) Digestum Sapientiae Minimitanae tripartitum, complectens regulas S.Francisci de Paula, Statuta Capitulorum Generalium...3 pts (Roma, 1664); TOSCANO (O.Minim.), Della vita di S.Francesco di Paola (Venecia, 1691). Las reglas de las tres Órdenes también en HOLSTENIUS, Codex Regularium, ed. BROCKIE III (Augsburg, 1759), 84-100, y en Bullarium Romanum, V (Turín, 1860), passim. Sobre la relación entre la primera redacción de la Regla (1493) y la Regla de San Francisco, véase MAZARRA, Legendario Francescano, IV (Venecia, 1721), 441-60; MONTOYA (O.Minim), Coronica general de la Orden de los Mínimos de s. Francisco de Paula (Madrid, 1619); ANNIBALI DA LATERA (O.Minim.), Compendio della Storia degli Ordini regolari esistenti, pt. II, vol. II (Roma, 1791), 351; HEIMBUCHER, Die Orden und Kongregationen der katolischen Kirche, 2nd ed., II (Padeborn, 1907), 527. Más bibliografía en ROBERTI, I, 17-22, HEIMBUCHER, loc. cit. Después del Concilio Vaticano II, se ha asistido a una renovación de los estudios sobre la historia y la espiritualidad de la Orden; así cabe mencionar especialmente estas monografías: GALUZZI, Origini dell’Ordine dei Minimi (Roma, 1967); FIORINI MOROSINI, Il carisma penitenziale di S.Francesco di Paola e dell’Ordine dei Minimi. Storia e spiritualità (Roma, 2000). A ello hay que añadir los numerosos estudios aparecidos en el “Bollettino Ufficiale dell’Ordine dei Minimi” publicado en Roma desde 1955. Véase el detalle en L’Ordine dei Minimi e la sua missione oggi nella Chiesa e nel mondo, Assemblea Generale dell’Ordine, Documenti Preparatori/1 (Roma, 1997), 19-23.


LIVARIUS OLIGER Transcrito por Mark S. Calvert, OCDS (Alberto de Jesús y María) Dedicado a Dario Antonucci y a toda la gente de San Marco, Calabria Traducción y actualización de Josep M. Prunés, O.M.