Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 23 de octubre de 2014

Orden Teutónica

De Enciclopedia Católica

523117 394611650606291 1988845902 n.jpg
206102 394611030606353 982674579 n.jpg
255478 394610477273075 644397289 n.jpg
555643 394610537273069 817451393 n.jpg
578850 394610640606392 1289691848 n.jpg
Orden militar medieval organizada como los Hospitalarios de San Juan, que cambió de residencia tan a menudo como esta última. Estas residencias, que marcan varias etapas en su desarrollo, son: (1) Acre, su cuna en Palestina (1190-1309); (2) Marienburg, Prusia, el centro de sus dominios temporales como principado militar (1309-1525); (3) Mergentheim en Franconia, que heredó las posesiones restantes tras la pérdida de Prusia (1524-1805); (4) finalmente, Viena en Austria, donde la orden ha reunido los restos de sus rentas y sobrevive como orden puramente hospitalaria. Una rama protestante subsiste igualmente en Holanda.

(1) Hubo ya un hospital teutónico para peregrinos procedentes de Alemania en el Reino Latino de Jerusalén, con una iglesia dedicada a la Santísima Virgen, que aún es la patrona de la orden y de la cual procede el nombre de marianos que a veces es dado a sus miembros. Pero este establecimiento, que se encontraba bajo la jurisdicción del Gran Maestre de San Juan, fue destruido tras la conquista de Jerusalén por Saladino (1187). Durante la Tercera Cruzada, peregrinos alemanes procedentes de Bremen y Lübeck establecieron con el duque de Holstein un hospital provisional bajo las murallas sitiadas de Acre, constituido por una gran tienda construida con las velas de sus barcos, en la cual eran recibidos los enfermos de sus países (1190). Tras la captura de Acre, este hospital se estableció permanentemente en la ciudad con la colaboración de Federico de Suabia, jefe de la cruzada alemana, al tiempo que le fueron asignados monjes caballeros para la defensa de los peregrinos. La Orden de los Caballeros Teutónicos fue y ocupó su sede después de las otras dos órdenes de Jerusalén, los Hospitalarios y los Templarios. Tan pronto como en 1192 le fueron asignados por Celestino III los mismos privilegios que a la Orden de San Juan, cuya regla hospitalaria adoptaron, y que a la Orden del Temple, de la cual tomó su organización. Inocente III en 1205 les otorgó el uso de hábitos blancos con una cruz negra. Los emperadores de la casa de Suabia les colmaron de favores. Además, se pusieron del lado de Federico II incluso después de que hubiera roto con el papado, en oposición a las otras dos órdenes militares. Durante la Cuarta Cruzada, cuando las puertas de Jerusalén fueron por última vez abiertas a los cristianos, bajo el comando de este emperador, los Caballeros Teutónicos pudieron tomar de nuevo posesión de su primera casa, Santa María de los Alemanes (1229). Pero no fue por mucho tiempo, y antes del fin de aquel siglo abandonaron Palestina, que había caído nuevamente bajo el yugo del Islam (1291).


(2) Una nueva etapa fue abierta por su celo religioso y militar en Europa Oriental, contra los paganos de Prusis. Esta costa del Báltico, de difícil acceso, había resistido hasta entonces a los esfuerzos de los misioneros, muchos de los cuales habían dejado allí sus vidas. Para vengar a estos cristianos fue predicada una cruzada; una orden militar fundada con este objeto, la de los Schwertzbrüder (Portadores de Espada, ver ÓRDENES MILITARES), no habían tenido mucho éxito, cuando un duque polaco, Conrado de Masovia, determinó pedir ayuda a los Caballeros Teutónicos, ofreciéndoles a cambio el territorio de Culm con todo aquello que pudieran arrebatar a los infieles. Hermann de Salza, cuarto Gran Maestre de la orden, fue autorizado para realizar este cambio por Honorio III y el emperador Federico II, quien, además, le elevo al rango de príncipe del imperio (1230). El caballero Hermann Balk, nombrado Provincial de Prusia, con veintiocho de sus hermanos caballeros y un ejército de cruzados alemanes comenzó esta lucha que duró veinticinco años y fue seguida por la colonización. Debido a los privilegios asegurados a los colonos alemanes, nuevos pueblos crecieron en todas partes y con el tiempo germanizaron un país cuyos nativos pertenecían a la raza leto-eslava. Desde entonces la historia de este principado militar se identifica con la de Prusia (q.v.). En 1309 el quincuagésimo Gran Maestre, Sigfrido de Feuchtwangen, transfirió su residencia desde Venecia, donde en esta época los caballeros tenían su casa principal, hasta el castillo de Marienburg, donde construyeron una formidable fortaleza.

El número de caballeros nunca superó el millar, pero la totalidad del país se organizó militarmente, y con la constante llegada de nuevos cruzados la orden fue capaz de sostenerse entre sus vecinos, especialmente los habitantes de Lituania, que eran de la misma raza que los nativos de Prusia y, como ellos, paganos. En la batalla de Rudau (1307) los lituanos fueron derrotados, y se convirtieron pocos años después con su gran duque Jagellon, que abrazó el cristianismo al casar con la heredera del Reino de Polonia (1386). Con este acontecimiento, que puso fin al paganismo en esta zona de Europa, los Caballeros Teutónicos perdieron su razón de ser. Desde entonces su historia consistió en una sucesión de incesantes conflictos con el rey de Polonia. Jagellon les infligió una derrota en Tannenberg (1410), que les costó 600 caballeros y arruinó sus finanzas; con el fin de repararlas, la orden se vio obligada a tomar recursos de exacciones, lo que hizo alzarse a la nobleza nativa y a las ciudades, proporcionando a los polacos una nueva oportunidad para interferir contra la orden. Una nueva guerra costó a la orden la mitad de sus territorios, y la otra mitad pudo ser sostenida solamente bajo el vasallaje del rey de Polonia (Tratado de Thorn, 1466). La pérdida de Marienburg provocó la transferencia de la residencia del Gran Maestre a Königsberg. Para mantenerse frente a los reyes de Polonia, la orden tuvo que depender de Alemania y que confiar el cargo de Gran Maestre a príncipes alemanes. Pero el segundo de estos, Alberto de Brandenburgo (1511), abusó de su posición y secularizó Prusia, al tiempo que abrazaba el luteranismo (1525). Esto hizo de Prusia un feudo hereditario de su casa bajo el vasallaje de la Corona de Polonia.

(3) Sin embargo, los dignatarios de la orden en el resto de Alemania preservaron fielmente sus posesiones, y habiendo roto con el apóstata eligieron un nuevo Gran Maestre, Gualterio de Cronenberg, que fijó su residencia Mergentheim, en Franconia (1526). Tras la pérdida de Prusia, la orden mantenía aún doce bailías en Alemania, que fueron perdiéndose una por una. La secesión de Utrecht (1580) significó la pérdida de la bailía de ese nombre en los Países Bajos. Luis XIV secularizó sus posesiones en Francia. El tratado de Lunéville (1801) les quitó sus posesiones en la orilla izquierda del Rin, y en 1809 Napoleón otorgó sus posesiones en la orilla derecha a sus aliados de la Confederación del Rin. Los Caballeros Teutónicos conservaron únicamente la bailía del Tirol en Austria.


(4) De esta forma la orden pasó a ser exclusivamente austríaca, bajo la suprema autoridad del Emperador de Austria, que reservaba la dignidad de Gran Maestre para un archiduque de su casa. Desde 1894 fue ostentada por el Archiduque Eugene. A principios del siglo XX había veinte caballeros profesos ligados por el celibato que disfrutaban de un beneficio de la orden, y treinta caballeros de honor que no estaban ligados por esa observancia, pero que debían proporcionar una cuota de entrada de 1500 florines y una contribución anual de 100 florines. Además, su admisión exigía una prueba de nobleza. Las rentas de la orden se destinaban a obras religiosas, y estaban a cargo de 50 parroquias, 17 escuelas y 9 hospitales, para lo cual sostenía dos congregaciones de sacerdotes y cuatro de hermanas. Además, proporcionaba una ambulancia en tiempos de guerra; la orden pagaba el coste de la ambulancia, mientras que el personal lo formaban marianos laicos. De esta forma, tras diversas vicisitudes, los Caballeros Teutónicos recuperaron su carácter de hospitalarios. Además de esa rama católica en Austria, la orden tenía una rama protestante en la antigua bailía de Utrecht, cuyas posesiones habían sido preservadas del beneficio de la nobleza del país. Los miembros, elegidos por el capítulo de caballeros, debían dar prueba de nobleza y profesar la religión calvinista, pero estaban dispensados del celibato. Cuando Napoleón tomó posesión de Holanda en 1811 suprimió esta institución, pero tan pronto como en 1815 el primer Rey de los Países Bajos Guillermo I de Orange, la restableció, declarándose su protector. La orden, a principios del siglo XX, comprendía 10 comandantes, Jonkheeren, y aspirantes (expectanten), que pagaban una cuota de admisión de 525 florines y tenían el derecho de portar en el ojal una pequeña cruz de la orden.


Histoire de l'ordre teutonique par un chevalier de l'ordre (4 vols., Paris, 1784); VOIGT, Gesch. des deutschen Ritterordens (Berlin, 1859); KÖHLER, Ritterzeit, II (Breslau, 1886); LAVISSE, Les chevaliers teutoniques en Preusse in Revue des Deux Mondes (Paris, 1879); Rangliste u. Personalstatus des deutschen Ritterordens für das Jahr 1909 (Viena, 1909); Staatsalmanach der Nederlanden (La Haya, 1911).

CH. MOELLER Transcrito por Markian Pelech Traducido por Juan Carlos López Almansa