Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 18 de octubre de 2018

Nicolás de Lira

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Doctor planus et utilis) Exégeta, nació en Lira en Normandía en 1270, murió en París en 1340. El informe de que él era descendiente de judíos (v. judaísmo) data sólo del siglo XV. Tomó el hábito franciscano (v. Orden Franciscana) en Verneuil, estudió teología, recibió el doctorado en París y fue nombrado profesor de La Sorbona .

En la famosa polémica sobre la visión beatífica se unió a los profesores contra Juan XXII. Trabajó muy exitosamente en la predicación y en la escritura para la conversión de los judíos. Es el autor de numerosas obras teológicas, también de trabajos de exégesis, muchos de las cuales están todavía inéditos. Fue a la exegesis que Nicolás de Lira le dedicó más tiempo. En el segundo prólogo de su monumental trabajo, “Postillae per-petuae in universam S. Scripturam” planteó que el sentido literal de la Sagrada Escritura es el fundamento de todas las exposiciones místicas, y que ella sola tiene fuerza demostrativa, como enseña San Agustín, él deplora el estado de los estudios bíblicos de su tiempo. El afirma que el sentido liberal se oscurece mucho debido en parte al descuido de los copistas, en parte a la inhabilidad de algunos correctores y en parte también a nuestra traducción (La Vulgata), la cual frecuentemente se aparta del original hebreo. Lira concuerda con San Jerónimo en que el texto debe ser corregido desde los códices del hebreo, excepto, por supuesto, las profecías relativas a la divinidad de Cristo. Nicolás prosigue diciendo que otra razón para esta oscuridad es el apego de los eruditos al método de interpretación transmitido por otros, quienes, aunque han dicho bien muchas cosas, han tocado sólo someramente el sentido literal y han multiplicado tanto los sentidos místicos, tan cercanamente para interceptarlo y suprimirlo. Por otra parte, el texto ha sido distorsionado por una multiplicidad de divisiones arbitrarias y concordancias. Aquí él declara su intención de insistir, en el trabajo actual, sobre el sentido literal y de entremezclar sólo unas cuantas interpretaciones místicas. Nicolás utilizó todas las fuentes disponibles, dominaba completamente el hebreo y extrajo copiosamente de los valiosos comentarios de los exegetas judíos, especialmente del famoso talmudista Rashi. La obra “Pugio Fidei” de Raymond Martini y los comentarios de Santo Tomás de Aquino fueron puestos bajo contribución. Su exposición es lúcida y concisa, sus observaciones sensatas y acertadas y siempre originales. La obra “Postillae” rápidamente llegó a ser el manual de exegesis favorito. Fue el primer comentario bíblico que se imprimió. El aprendizaje sólido de Nicolás le merecía el respeto de judíos y cristianos (v. cristianismo).

Lutero le debe mucho a Nicolás de Lira, pero cuán ampliamente los principios de Nicolás diferían esencialmente de los puntos de vista de Lutero es mejor visto desde las propias palabras de Nicolás: “Yo protesto manifestando que no intento afirmar o determinar nada que no haya sido determinado manifiestamente por la Sagrada Escritura o por la autoridad de la Iglesia… por lo cual someto todo lo dicho o lo que diré a la corrección de la Santa Madre Iglesia y de todos los instruidos…” (Prólogo Segundo en Postillas, ed. 1498). Nicolás no enseñó ninguna doctrina nueva. Los primeros Padres y los grandes escolásticos (v. escolasticismo) habían establecido repetidamente los mismos principios exegéticos sólidos, pero, debido a las tendencias adversas de los tiempos, sus esfuerzos habían fracasado parcialmente. Nicolás llevó a cabo estos principios efectivamente, y en esto radica su mérito principal, uno que lo coloca entre los principales exegetas de todos los tiempos.

WADDING, Annales (Roma, 1733), V, 264 7; VI, 237 9; IDEM, Scriptores (Roma, 1906), s. v., SBARALEA, Supplementum (Roma 1806), s. v.; FABRICIUS, Bibl. lat. et inf. latinitatis V (Hamburg, 1736), 114 sqq.; HAIN, Repertorium. bibl. (Paris, 1826-38), s. v.; COPINGER, Supplement to Hain's Repert. bibl. (London, 1895-1902), s. v.; DENIFLE AND CHATELAIN, Chartul. Universit. Paris, II (Paris, 1891), passim; FERET, La faculte de theol. de Paris et ses docteurs les plus celebres, III (Paris, 1894-96), 331-9; SIMON, Hist. crit. des commentaires d. V. T. (Rotterdam, 1683); IDEM, Hist. crit. des princip. commentateurs d. N. T. (Rotterdam, 1693); BERGER, Quam notitiam linguae hebr. habuerunt Christiani med. aevi in Gallia (Nancy, 1893); CORNELY, Hist. et crit. Introd. in utr. Test. libros sacros, I (Paris, 1885), 660-2; GIGOT, Introducción General al Estudio de las Escrituras. (New York), 444 sq.; NEUMANN, Influence de Rachi et d'autres commentateurs juifs sur les postilles de Lyra in Revue des etudes juives, XXVI (1893), 172 sqq.; XXVII (1893), 230 sqq.; MASCHKOWSKI, Raschis Einfluss auf N. v. L. in d. Ausleg. d. Exodus in Zeitschr. f. alttestam. Wissenschaft, XI (1891), 268 sqq.; LABROSSE, Biogr. et aeuvres de N. v. L. in Etues franciscaines XVI (1906), 383 sqq.; XVII (1907), 489 sqq., 593 sqq.; XIX (1908), 41 sqq., 153 sqq., 368 sqq.; BIHL, Hat N. v. L. in Erfurt dosierti in Zeitschr. d. Vereins f. thuring. Gesch. u. Altertum., XXVI (1908), 329 sqq.; vea también un ensayo sobre Nicolás de Lyra por MARCHAL en Annuaire de.l'universite cath. de Louvain (1910), 432 sq. Plassmann, Thomas. "Nicholas of Lyra." The Catholic Encyclopedia. Vol. 11. New York: Robert Appleton Company, 1911. <http://www.newadvent.org/cathen/11063a.htm>. Transcrito al Inglés por Joseph E. O'Connor Traducido al español por Ana María Maturana. Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina