Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 27 de mayo de 2017

Metafísica

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Metafísica es la porción de la filosofía que trata de los más generales y fundamentales principios subyacentes de toda realidad y todo conocimiento..

El nombre

La palabra metafísica es formada del griego meta ta phusika, un título que, alrededor del año 70 d. C.., fue relacionado por Andrónico de Rodas con la colección de tratados aristotélicos que desde entonces lleva el nombre de "Metafísica". Aristoteles mismo se hubo referido a esa porción de la filosofía como "la ciencia teológica" (theologikê), debido a que culminaba con la consideración de la naturaleza de Dios, y como "filosofía primera" (prôtê philosophia), tanto porque ella considera las causas primeras de las cosas, y porque, a su parecer, es primera en importancia. El editor, sin embargo, desestimó ambos títulos, y, porque él creía que esa parte del corpus aristotélico seguía naturalmente a los tratados de física, la intitulo "más allá de la física". Éste es el origen histórico del nombre. Sin embargo, una vez dado el nombre, los comentadores buscaron encontrar razones intrínsecas para su pertinencia. Por ende, se entendió significar "la ciencia del mundo más allá de la naturaleza", esto es, la ciencia de lo inmaterial.De nuevo, se entendió que se refería al orden cronológico o pedagógico entre nuestros estudios filosóficos, de modo que “las ciencias metafísicas significaran, aquellas que estudiamos después de haber dominado las ciencias que tratan con el mundo físico” (St. Tomás, "In Lib, Boeth. de Trin.", V, 1). En el difundido, aunque erróneo, uso del término en la actual literatura popular, hay un remanente de la noción de que metafísico significa ultra-físico: así, “sanidad metafísica” significa sanidad mediante medios de curación que no son físicos.

Definición

El término metafísica, como se usa por una escuela de filósofos, se estrecha para significar la ciencia de los fenómenos mentales y de las leyes del pensamiento. En este sentido es empleado, por ejemplo, por Hamilton ("Lectures on Metaph.", Lect. VII) como sinónimo de psicología. Hamilton sostiene que la psicología empírica, o fenomenología de la mente, trata de los hechos de conciencia; la psicología racional, o nomología de la mente, trata de las leyes de los fenómenos mentales; y la metafísica, o psicología inferencial, trata de los resultados derivados del estudio de los hechos y las leyes de la mente. Este uso del término metafísica es infortunado porque descansa en la falsa suposición de Descartes en cuanto a que el método de la metafísica es subjetivo, en otras palabras, que todas las conclusiones de la metafísica están basadas en el estudio de fenómenos subjetivos, o mentales.

Tomando un panorama y método más amplio de metafísica, los seguidores de Aristóteles y muchos otros quienes no reconocen a Aristóteles como un líder en la filosofía definen la ciencia en términos de toda la realidad, tanto subjetiva como objetiva. Aquí se ofrecen cinco formas de definición que ultimadamente significan una y la misma cosa:

(1) Metafísica es la ciencia del ente como ente

Ésta es la definición de Aristóteles (peri tou ontos ê on) – (Met., VI, 1026 a, 31). En esta definición metafísica esta colocada en el género “ciencia”.Como ciencia tiene, en común con otras ciencias, esta característica de buscar el conocimiento de las cosas en sus causas. Lo que es peculiar en la metafísica es la diferencia “del ser en cuanto ser”. En esta frase están combinados de una vez el objeto material y el objeto formal de la metafísica. El objeto material es ser, el completo mundo de la realidad, ya sea objetivo o subjetivo, posible o actual, abstracto o concreto, inmaterial o material, finito o infinito. Todo lo que existe entra dentro de la visión del preguntar metafísico. Otras ciencias están restringidas a uno o varios departamentos de ser: la física tiene su limitado campo de investigación, las matemáticas están concertadas sólo con aquellas cosas que tienen cantidad. La metafísica no conoce tales restricciones. Su dominio es toda la realidad. Por ende, el alma humana y Dios, puesto que no tienen ni color ni peso, ni propiedades térmicas o eléctricas, no caen dentro de la visión del físico; porque están exentas de cantidad, no entran dentro del campo de investigación del matemático. Pero, puesto que son seres, sí entran en el dominio de la investigación metafísica. El objeto material de la metafísica es, luego, todo ser. Como dice Aristóteles (Met., IV, 1004 a, 34): “Es la función del filósofo el poder investigar todas las cosas.”.Su objeto formal también es “ser”, o “ser-idad” (lo que hace que las cosas sean, ‘beingness’ en el original, N. del T.). El objeto formal de cualquier ciencia es aquella particular fase, cualidad, o aspecto de las cosas que interesa a esa ciencia de un modo específico. Hombre, por ejemplo, es el objeto material de la psicología, la ética, la sociología, antropología, filología, y varias ciencias más. El objeto formal, sin embargo, de cada una de éstas es diferente. El objeto formal de la psicología son los fenómenos mentales y sus sujetos; el objeto formal de la ética es la relación del hombre con su destino último; aquella de la sociología es la relación del hombre con sus colegas-hombres dentro de instituciones, leyes, costumbres, etc.; aquella de la filología es el uso del hombre del discurso articulado. El objeto formal del grupo de la física en general son las llamadas propiedades físicas de los cuerpos, como lo son luz, sonido, calor, constitución molecular, en general, etc. El objeto formal del grupo matemático es la cantidad; lo que interesa a los matemáticos no es el color, el calor, etc. de un objeto, sino su tamaño o volumen. De manera similar el metafísico está interesado de un modo específico, no en las cualidades físicas o matemáticas de los objetos, sino en su entidad o existencia. Si, luego, la física es la ciencia del ser como afectado por las propiedades físicas, y las matemáticas es la ciencia del ser como poseedor de cantidad, la metafísica es la ciencia del ser en cuanto ser. Puesto que el objeto material de la metafísica es todo ser, el metafísico está interesado en todo lo que es o puede ser. Puesto que el objeto formal de su estudio es, de nuevo, el ser, el punto de vista de la metafísica es diferente del de otras ciencias. El metafísico estudia toda la realidad; de cualquier modo, la ciencia resultante no es la suma de las ciencias departamentales que tratan con porciones de la realidad, porque su punto de vista es diferente de aquel del estudiante de las ciencias departamentales.

(2) La metafísica es la ciencia del ente inmaterial

“La ciencia primera”, dice Aristóteles (Met., VI, 1026 a, 16), “trata con cosas que están tanto separadas (de la materia) e inmóviles.” En está conexión los escolásticos (Cf. St. Thom., ibid.) distinguían dos clases de inmaterial: immaterial quoad esse, o seres inmateriales, tales como Dios o el alma humana, los cuales existen sin materia; immaterial quoad conceptum, o conceptos, tales como substancia, causa, cualidad, en la comprensión en la que la materia no tiene lugar. La metafísica, en tanto que trata de los seres inmateriales, es llamada metafísica especial y está dividida en psicología racional, la cual trata del alma humana, teología racional, que trata de la existencia y atributos de Dios, y cosmología, que trata de los ulteriores principios del universo. La metafísica en tanto que trata con los conceptos inmateriales, de aquellas nociones generales entre los cuales la material no está incluida, es llamada metafísica general, u ontología, esto es, la ciencia del ente. Tomando ahora el término en su sentido más amplio, de modo que incluya la metafísica general y especial, cuando decimos que la metafísica es la ciencia del inmaterial, queremos decir que lo que sea que exista ya sea un ser inmaterial o un ser material mientras que nos ofrezcan conceptos inmateriales, tales como substancia o causa, es el objeto de investigación metafísica. De este modo, se hace evidente que está definición coincide con lo dado en el párrafo precedente.

(3) La metafísica es la ciencia de las concepciones más abstractas

Toda ciencia, de acuerdo con los escolásticos, trata con lo abstracto. El conocimiento de los objetos concretos individuales de nuestra experiencia, con sus siempre cambiantes cualidades y las particulares características individualizadoras que las hace un individuo (por ejemplo, el conocimiento de este árbol, de aquella flor, de este animal y persona particular) puede ser conocimiento muy útil, pero no es científico. El conocimiento científico empieza, cuando abstraemos de lo que hace que la cosa sea individual, cuando la conocemos en los principios generales que la constituyen. El primer grado de abstracción está en las ciencias físicas que abstraen meramente de las características que particularizan e individualizan, y considera las leyes generales, o principios, del movimiento, luz, calor, cambio substancial, etc. Las ciencias matemáticas ascienden más en la escala de abstracción. Ellas dejan fuera de consideración no sólo las cualidades que individualizan sino también las cualidades físicas de las cosas, y consideran sólo la cantidad y sus leyes. Las ciencias metafísicas alcanzan el punto más alto de abstracción. Ellas prescinden, o abstraen, no sólo de aquellas cualidades de los físicos, sino también dejan fuera de consideración la determinación de la cantidad. Sólo consideran Ser y sus más altas determinaciones, tales como substancia, causa, cualidad, acción, etc. “Hay una ciencia”, dice Aristóteles (Met. IV 1003 a, 21), “la cual investiga el ser en cuanto ser, y los atributos que pertenecen a esta virtud de su propia naturaleza.” (ta toutô huparchonta kath hauto). Luego la objeción de que la metafísica es una ciencia abstracta militaría, en estimación de los escolásticos, no sólo en contra de la metafísica sino también de las otras ciencias. La peculiaridad de la metafísica no es que sea abstracta, sino que lleva el objeto de abstracción más allá de lo que lo hacen las otras ciencias. Esto, sin embargo, no la hace ser irreal. Al contrario, lo que es dejado fuera de consideración en la metafísica propiamente las cualidades que individualiza, el movimiento físico y la cantidad específica, deriva cualquier realidad tengan como concepciones del concepto, Ser, que es el objeto de la metafísica. La metafísica, de hecho, es la más real de todas las ciencias precisamente porque abstrayendo de todo lo demás, ha centrado, por decir, su pensamiento en el Ser, que es la fuente y raíz de realidad en todo otro lugar de las otras ciencias.

(4)La metafísica es la ciencia de las concepciones más universales

Esto se seguiría de la consideración ofrecida en el parágrafo precedente porque, por una bien conocida ley de la lógica, a menor comprensión mayor extensión de un término o concepto. La ciencia que trata con las ideas más abstractas debe, luego, ser la ciencia de las concepciones más universales. Entre nuestras ideas las más universales deben ser el ser, y las determinaciones de él que son llamadas trascendentales, dígase la unidad, verdad, bondad, y belleza, cada cual es co-extensiva de ser eso mismo, de acuerdo con las fórmulas, “Cada ser es uno”, “Cada ser es verdadero”, etc. En seguida sigue en universalidad las más altas determinaciones del ser en los géneros supremos, substancia y accidente, o, si el ser es analizado en el orden de su constitución metafísica, esencia y existencia, potencia y actualidad. Muy arriba en la escala de la extensión estarán causa y efecto. Todas estas están incluidas en el rango del preguntar metafísico, y son enfrentadas en todo manual escolástico de metafísica.”Ser en sus más altas determinaciones” es, entonces, otro modo de describir el objeto de la metafísica. ¿Dónde, sin embargo, debemos poner un límite? ¿Qué determinaciones no son las más altas? Por ejemplo, ¿son el espacio y el tiempo determinaciones del ser, que son lo suficientemente generales para ser consideradas en la metafísica? La respuesta a estas preguntas debe ser decidida acorde con las exigencias de la conveniencia práctica. Muchos de los problemas incluidos en la metafísica general pueden ser convenientemente tratados en partes especiales, tales como la cosmología y la psicología.

(5) La metafísica es la ciencia de los principios primeros

Esta definición también es dada por Aristóteles (Met. IV, 1003 a, 26). Toda ciencia es un preguntar hacia las causas y los principios de las cosas; esta ciencia pregunta hacia los primeros principios y las causas más altas, no sólo en el orden de la existencia, sino también en el orden del pensamiento. Pertenece, entonces, a la metafísica el preguntar hacia la naturaleza de causa y principio en general y determinar el significado de los diferentes tipos de causalidad, formal, material, eficiente y final; investigar los primeros principiasen el orden del conocimiento, y establecer la validez, por ejemplo, de los principios de identidad y contradicción. Todas estas definiciones son expresiones de la doctrina aristotélica de la metafísica, como la física y la matemática, es una ciencia de la realidad, estando más allá de la visión de la metafísica si es que la realidad es, o no, dada por la experiencia. Esta pregunta, que es fundamentalmente importante en la filosofía moderna, era discutida por los escolásticos en esa porción de la lógica a la cual llamaban lógica crítica, mayor, o aplicada, pero que ahora se llama epistemología (véase LOGICA). Hoy en día sin embargo, el problema epistemológico, por un fatal error de método, es asignado a la metafísica, y el resultado es la confusión entre dos ramas de la filosofía, en efecto, la metafísica y la epistemología. En trabajos como “System of Metaphysics” (Nueva York, 1906) de Fullerton y “Metaphysics of Experience” (London, 1898) de Hodgson no se hace el intento de separarlas.

El rechazo de la metafísica

El rechazo de la metafísica por muchas escuelas de filosofía en los tiempos modernos es uno de los más notables desarrollos de la filosofía post-cartesiana. Una diferencia en el punto de vista resulta en una gran divergencia en la estimación basada en los estudios metafísicos. Por un lado tenemos el veredicto de que la metafísica no es sino “resplandor trascendental”, por el otro, la opinión de que es “sentido común organizado”, o “un esfuerzo inusualmente obstinado de pensar atinadamente”. El materialismo, naturalmente, objeta declarar la metafísica como una ciencia de lo inmaterial. Si nada existe excepto la materia, una ciencia de lo inmaterial no tiene justificación. Los materialistas, sin embargo, olvidan que la aseveración “Nada existe excepto la materia”, es o la sumatoria de la experiencia individual del materialista mismo, significando que nunca ha experimentado él nada a excepción de la materia y sus manifestaciones, y luego la aseveración es solo de interés biográfico; o es una afirmación concerniendo posible experiencia humana, una declaración de la imposibilidad de existencia inmaterial, y en ese sentido es una declaración que en ella misma tiene una traza metafísica. El materialismo es, de hecho, una teoría metafísica de la realidad y es una contribución a la ciencia que profesa rechazar. El gnosticismo filosófico, que se deriva ultimadamente de la doctrina de Kant de lo inconocible de la realidad nouménica (Ding an sich), rechaza la metafísica sobre la base de que mientras que lo inmaterial, en efecto, existe, de cualquier modo es desconocido y debe permanecer inconocible para la razón especulativa. Kant sostenía que todo razonar metafísico, puesto que intenta mediante la razón especulativa ir más allá de la experiencia, está condenado a fracasar, porque las formas a priori que el entendimiento impone sobre los datos empíricos del conocimiento modifican la calidad de ese conocimiento haciéndolo ser trascendental, pero no lo extienden más allá del dominio del sentido experimental actual. Los seguidores de Kant estigmatizan como formalismo intelectual la visión de que la razón especulativa de facto ataña conocimiento ultra-empírico. Ésta es la contención de los modernos y otros escritores católicos que están más o menos influenciados por Kant. Estos desestiman la metafísica racional y ofrecen como substituto una metafísica basada en sentimientos, actividad vital, o algún otro fundamento no racional.

La respuesta a esta línea del pensamiento es una negación de su principio fundamental, la doctrina de que la facultad racional no puede adquirir un conocimiento de la naturaleza esencial o nouménica de las cosas. La declaración gratuita es de continuo mejor refutada por negación categórica. El rechazo de la metafísica desde el materialismo y el agnosticismo kantiano no encuentra la aprobación completa del idealismo. En vez de aniquilar la metafísica de la república de las ciencias, el idealista, habiéndola privado de su carácter científico, la eleva al rango de preeminencia estética codo a codo con la poesía. Considera que ella adorna un punto de vista desde el cuál contemplar la belleza, armonía, y el valor de aquellas cosas que las ciencias meramente explican. Considera que no es la provincia de la metafísica asignar razones o causas, sino adornar motivos para la acción y habilitar el valor de la realidad. Para él, su animosa y regeneradora función es enteramente independiente de su alegada habilidad para explicar: Considera a la metafísica, no como una ontología, o ciencia de la realidad, sino como una teleología, o aplicación del principió de propósito. Que ésta es una función de la metafísica nadie lo negará. Es sólo una función, sin embargo, y a menos que la doctrina de las causas finales tenga su fundamento en una doctrina de causas formal y eficiente, la metafísica teleológica es un castillo en el aire. Finalmente, el positivista, y el científico, a quien el positivista ha influenciado, rechazan la metafísica porque todo nuestro conocimiento está confinado a hechos, y la relación entre esos hechos. Intentar ir más allá de los hechos y la sucesión o concomitancia de los hechos es orquestar lo imposible. Causas, esencias, y lo restante, son términos que abrigan en ropajes ficticios nuestra ignorancia de la explicación científica real. La idea general del positivismo está contenida en el veredicto de Hume "es imposible ir más allá del experiencia". Este dictum psicológico es aceptado por el positivismo filosófico, como la sentencia de muerte de la metafísica. Con el científico, sin embargo, otras consideraciones pesan más que el argumento psicológico. El científico apunta a la condición presente de la metafísica; llama la atención al hecho de que, mientras que las ciencias físicas han avanzado mediante saltos y rebotes, la metafísica todavía está ligada a los más fundamentales problemas y no ha siquiera establecido las cuestiones de las que su misma existencia depende. La condición de la metafísica es, efectivamente, tal como invitar al desprecio y provocar al desdén de los científicos; la culpa, sin embargo, puede no descansar tanto en las declaraciones de la metafísica como en las bagatelas de los metafísicos

Relación de la metafísica con otras ciencias

La consideración de la relación que la metafísica sostiene, o debe sostener, con las otras ciencias debe resultar de una refutación de la contención positivista de que la metafísica es inservible. En primer lugar, la metafísica es la ciencia natural coordinadora que corona los esfuerzos unificadores de las otras ciencias. Cumple en el más alto plano del conocimiento ese proceso de unificación hacia el cual la mente humana tiende irresistiblemente. Sin ella, las explicaciones y coordinaciones resultantes de las ciencias menores serían, quizás, satisfactorias entre los límites de esas ciencias, pero fallarían en lograr los requerimientos de ese instinto unificador que la mente tiende a aplicar al conocimiento en general. En tanto que la mente del conocedor es una, es imposible no intentar traer bajo las más generales concepciones y principios las conclusiones de las varias ciencias. Ése es el trabajo de la metafísica. En cualquier momento que miremos alrededor, entre los contenidos de la mente, y tratemos de descubrir orden y arreglo jerárquico entre ellos, estamos intentando un sistema metafísico. En segundo lugar, el proceso de explicación que pertenece a cada una de las ciencias menores, si se persigue suficientemente, nos trae cara a cara con la petición de una explicación metafísica. Así, el problema químico de la constitución atómica o proto-atómica de los cuerpos empuja inevitablemente a la pregunta, "¿Qué es la materia?" El problema biológico de la naturaleza y el origen de la vida nos trae al punto en el que es imperativo responder a la pregunta, "¿Qué es la vida?" Las preguntas: "¿Qué es substancia? ¿Qué es causa? ¿Qué es cantidad?" son ejemplos adicionales de los problemas a los cuales la física, matemáticas, etc. finalmente llevan. En efecto, el mundo de la ciencia está completamente rodeado por el mundo de la metafísica, y todo camino de investigación nos lleva a la autopista del preguntar, que tarde o temprano cruza la frontera y nos lleva hacia la metafísica. Cuando luego, es científico rechaza la metafísica, suprime una tendencia natural e inextinguible de la mente individual a la unificación y, al mismo tiempo, trata de levantar en toda autopista y sendero de su propia ciencia una barrera contra el progreso posterior en dirección de la explicación racional. Además, el cultivar el hábito metafísico de la mente es productivo en excelentes resultados en la esfera de la cultura general. La facultad de apreciar principios tanto como a los hechos es una cualidad que no puede estar ausente de la mente sin detrimento a esa simetría del desarrollo en que la verdadera cultura consiste. Es científico que objeta la metafísica, en seguida condena al metafísico que desdeña considerar los hechos. Él mismo, a menos que cultive las potencias metafísicas de la mente, está en peligro de alcanzar el punto en donde es incapaz de apreciar los principios. Ambos el talento empírico de acertar en los hechos, y el atino metafísico de los principios y las leyes, son necesarios para el redondeo de las potencias mentales del hombre, y no hay razón por la cual ambas deban de no ser cultivadas.

Relación de la metafísica con la teología

La naturaleza de la metafísica determina su esencial e íntima relación con la teología. La teología, sin mucha necesidad de decirlo, deriva sus conclusiones de premisas que son reveladas, y en tanto que hace esto se eleva por encima de todas las escuelas de filosofía o metafísica. Al mismo tiempo es una ciencia humana, y, como tal, debe formular sus premisas en terminología exacta y debe emplear procesos del raciocinio humano al obtener sus conclusiones. Para esto, depende de la metafísica. Algunas veces, en efecto, como cuando enfrenta los misterios supernaturales de la fe, la teología reconoce que las concepciones metafísicas son inadecuadas y las fórmulas metafísicas incompetentes para expresar las verdades discutidas. De cualquier modo, si la teología no tuviera formularios metafísicos en los cuales confiar, no podría ni expresar sus premisas ni deducir sus conclusiones de un modo científico. De nuevo, la teología confía en la metafísica para probar ciertas verdades, llamadas los preambula, los cuales no son revelados sino de cualquier modo presupuestos antes de la revelación y pueden ser considerados razonables o posibles. Estas verdades no son los cimientos en los que descansamos nuestra fe supernatural. Si ellos fallaran, la fe no sufriría, aunque la teología debería ser reconstruida en otros cimientos. Más allá, la metafísica, como Aristóteles señaló, culmina en la discusión de la existencia y naturaleza de Dios. Dios es el objeto de la teología. Es completamente natural, por lo tanto, que la metafísica y la teología deban de tener muchos puntos de contacto, y que ésta deba de descansar en aquella. Finalmente, puesto que toda verdad es una, tanto en la fuente desde la cual se deriva, y en el sujeto, la mente humana, a la cual adorna, debe haber una relación entre dos ciencias que, como la teología y la metafísica, tratan de las más importantes concepciones de la mente humana. La diferencia en el método de tratamiento, la teología confiando en la revelación, y la metafísica en la pura razón, no afecta la unidad de propósito y la final armonía de las conclusiones de estas dos ciencias.

Pero, mientras la teología así obtiene asistencia de la metafísica, no pueda haber duda que la metafísica ha adquirido ventajas de su cercana asociación con la teología. La filosofía pre-cristiana fallaba en adquirir precisas determinaciones metafísicas de las nociones de sustancia y persona. Este defecto fue corregido en parte por Orígenes, Clemente, y Atanasio, y en parte por sus sucesores, los escolásticos; el impulso en ambos casos fue dado a la definición filosófica por los requerimientos de la especulación teológica concerniente a la Sagrada Trinidad. La filosofía pre-cristiana fallaba en dar coherente y satisfactoria cuenta del origen del mundo: los mitos de Platón y la doctrina de la eternidad de la materia de Aristóteles no podían por largo tiempo continuar satisfaciendo la mente cristiana. Fue, una vez más, la escuela alejandrina de metafísica cristiana la que, elaborando la concepción bíblica de la creación ex nihilo, dio una explicación del origen del universo tan satisfactoria a los metafísicos como a los teólogos. Finalmente, la doctrina católica de la transubstanciación, como fue discutida por los escolásticos, dio ocasión para una más definida y detallada determinación de la concepción metafísica de accidente en general y de cantidad en lo particular.

El método de la metafisica

Entre las objeciones más frecuentes usadas contra metafísica, especialmente contra metafísica escolástica, es el carácter acientífico de su método. El metafísico, se nos dice, busca el camino a priori del conocimiento; rechaza o hasta condena el uso del método empírico a posteriori que es empleado con tanta ganancia en la investigación de la naturaleza; teje como dice Bacon , los hilos de la tela metafísica desde los contenidos de su propia mente, como la araña teje su red de la substancia de su cuerpo, en vez de recoger de cada fuente del mundo alrededor de él los materiales de su estudio, y después trabajarlos todos juntos hasta llegar a principios metafísicos, como la abeja recoge néctar de las flores y elabora de él su miel. De modo que sea posible aclarar el malentendido en el cual subyace esta objeción, es necesario señalar que hay tres clases del método metafísico:

El a priori, que, asumiendo ciertos postulados auto evidentes, máximas, y definiciones como verdaderas, proceder deductivamente a esbozar conclusiones implicadas en esas suposiciones; el método subjetivo a posteriori, que, del examen de los phenomena de la conciencia construye empíricamente, esto es, inductivamente, conclusiones basadas en aquellos phenomena; el método objetivo a posteriori, que construye de los hechos de la experiencia en general del mismo modo en que el método subjetivo construye con los hechos de la introspección.

El segundo método es pre-eminentemente el método de los cartesianos, quienes, como su líder, Descartes, buscaron construir todo el edificio de la filosofía sobre el fundamento de la reflexión de nuestros procesos mentales: Cogito, ergo sum. También es el método de los kantianos, quienes, negando la base psicológica de la metafísica como insegura, construyen en la base moral, el imperativo categórico, su línea de razonamiento es: "Yo debo, luego soy libre", etc.. El tercer método es de aquellos quienes, negando las concepciones aristotélica, esencia, substancia, causa, etc., las substituyen por las llamadas concepciones empíricas de fuerza masa y demás, sobre las cuales intentan subsumir las concepciones peculiares a varias ciencias en un sistema de metafísica critico-empírica. El primer método es completamente acientífico (en el sentido popular de la palabra) y es adoptado sólo por aquellos filósofos quienes, como Platón, consideran que la verdadera fuente del conocimiento filosófico está por encima de nosotros, no en el mundo alrededor y debajo de nosotros. Si la fórmula universalia ante rem (ver UNIVERSALES) es tomada el sentido exclusivo, entonces no buscaremos en la experiencia, sino a la intuición de un más alto orden de verdad, es por nuestros principios metafísicos. Es una calumnia que se originó en la ignorancia quizá, más que en el prejuicio, que los escolásticos seguían este método a priori en la metafísica. Cierto, el filósofo escolástico de continuo invoca ciertos principios tales como "Agere sequitur esse" "Quidquid recipitur per modum recipientis recipitur" etc. y por tanto deduce conclusiones metafísica. Si, sin embargo, examinamos más de cerca, si volvemos de la "Summa", o libro de texto, donde el adagio es citado sin prueba, al "Comentario a Aristóteles" donde el axioma es introducido por primera vez, encontraremos que se prueba mediante argumentos inductivos o empíricos, y luego se hace una premisa legítima de la cual deducir otras verdad. A decir verdad, los escolásticos usan un método que es a la vez a priori y a posteriori, y el último en sentido objetivo y subjetivo a la vez. En su exposición de la verdad naturalmente usan el método a priori, o deductivo. Es investigación a la verdad exploran empíricamente tanto el mundo de los phenomena mentales entre nosotros, y los phenomena del mundo físico sin nosotros, con el propósito de construir inductivamente aquellos principios metafísicos desde los cuales proceden. Puede concederse que muchos de los escolásticos posteriores son prestos a invocar autoridad en vez de investigar; puede concederse, incluso, que los más grandes escolásticos fueron muy dependientes de los libros, especialmente de las obras aristotélicas, para su conocimiento de la naturaleza. Pero, en principio, al menos los mejores representantes de la escolástica reconocieron que en la filosofía el argumento de autoridad es el más débil, y si en las circunstancias en las que vivieron y escribieron les hicieron imperativo dominar los contenidos de las obras aristotélica sobre la ciencia natural, se debe, de cualquier modo, conceder por todo medianamente educado critico que al menos en metafísica ellos mejoraron las doctrinas del Estagirita.

Historia de la metafísica

La historia de la metafísica naturalmente cae en las mismas divisiones que la historia de la filosofía en general. En un breve apartado del curso que la especulación metafísica ha seguido, sólo será posible considerar las etapas principales, sean éstas (1) filosofía hindú, (2) filosofía griega, (3) filosofía cristiana temprana, (4) filosofía medieval, (5) filosofía moderna.

(1) Filosofía hindú

De todas las civilizaciones de la antigüedad, los hindis fueron los más exitosos en levantarse rápidamente de las explicaciones mitológicas del universo hacia explicaciones en términos metafísicos. Aparentemente sin pasar por la etapa intermedia de la explicación científica, alcanzaron de una vez las alturas del punto de vista metafísico. Desde el politeísmo o monoteísmo procedieron tempranamente al panteísmo, de eso a una concepción monacal metafísica de la realidad. Su punto de partida fue darse cuenta que el hombre nace en un estado de rudeza y que es su principal deber en la vida salir de esa condición por medio del conocimiento. El conocimiento, enseñaban, que vale más en la lucha por la libertad es este: el mundo de los phenomena sensibles es una ilusión (mâya), todas las cosas reales son idénticas en una substancia suprema, el alma es parte de esta substancia real, y ulteriormente regresará al Todo. La sustancia real es, como señala Max Müller, dicha como un neutro, y en esta doctrina "está contenida in nuce todo sistema de filosofía" ("Six Systems of Indian Philosophy", London, 1899, p. 60) la primera, y la más importante de todas las verdades, luego, es que la realidad es una, y cada uno de los otros idénticos al Todo: "That art thou" es la más alta expresión del autoconocimiento, y la puerta a toda verdad útil. Luego, los hindis, actuaron por un motivo ético, o ascético, y consiguieron una fórmula metafísica a la cual reducir toda la realidad.

(2) Filosofía griega

Los primeros filósofos griegos fueron estudiosos de la naturaleza. Eran motivados no por una razón ética, sino por un tipo de curiosidad científica por saber el origen de las cosas. No hubo metafísico alguno entre los jónicos (ver ESCUELA JONICA DE FILOSOFIA). Lejos del problema de los orígenes, sin embargo, el problema metafísico fue desarrollado por los eleatas y por Heráclito. Éstos filósofos consideraban que las explicaciones de los jónicos -- que el mundo se originó del agua o del aire-- eran muy ingenuas, confiando mucho en el veredicto de los sentidos. Consecuentemente, empezaron a contrastar la verdad real que la mente (nous) ve, y la verdad ilusoria (doxa) que aparece a los sentidos. Los eleatas, por un lado, mantuvieron que el elemento permanente, al cual llamaron Ser, sólo existe, y que el cambio, la multiplicidad y el movimiento son ilusiones. Heráclito, por otro lado, alcanzó la conclusión de que lo que la mente revela es el cambio, que por sí mismo es real, mientras que la permanencia es sólo aparente, y es, en efecto, una ilusión de los sentidos. Así, estos pensadores se lanzaron al centro del problema del cambio la permanencia. Ellos mismos no estuvieron, sin embargo, completamente libres de las limitaciones que confinaron a los jónicos a una visión física del problema de la filosofía. Formularon principios metafísicos de la realidad, pero tanto en el lenguaje que usaron como en el modo de pensamiento que adoptaron, parece que fueron incapaces de levantarse por encima de las consideraciones de la materia y principios materiales. De cualquier modo, hicieron un inmenso servicio a la metafísica manifestando claramente el problema del cambio.

Sócrates fue principalmente un maestro de ética. Incluso así, extendiendo el fundamento de la ética formuló una teoría del conocimiento que tuvo aplicación inmediata al problema de la metafísica. Enseñó que el contraste y la aparentemente irreconciliable contradicción entre el veredicto de la mente y la deliberancia de los sentidos desaparece cuando determinamos las condiciones científicas del verdadero conocimiento. Sostuvo que estas condiciones se encuentran en los procesos de inducción y definición. Su conclusión, por lo tanto, fue que desde los datos de los sentidos, que son contingentes y particulares, podemos formar conceptos, que son los elementos del verdadero conocimiento científico. Él mismo aplicó esta doctrina a la ética.

Platón, el pupilo de Sócrates, trasladó la enseñanza socrática a la región de la metafísica. Si el conocimiento través de los conceptos es el único conocimiento verdadero, se sigue, dice Platón, que el concepto represente la única realidad, y toda la realidad, en el objeto de nuestro conocimiento. La suma de la realidad de una cosa es por lo tanto la idea. Correspondiendo al mundo interno, o psicológico, de nuestros conceptos no es sólo el mundo de la experiencia sensible (el mundo de sombras de los phenomena), sino también esel mundo de las ideas, del cual nuestro mundo de conceptos es sólo un reflejo, y el mundo de las sensaciones fenoménicas, meramente una sombra. Aquello que hace a algo ser lo que es, la esencia, como debemos llamarla, es la idea de la cosa, existente en un mundo superior al nuestro. En la cosa misma, el fenómeno que se presenta a los sentidos, a y la participación de la idea, limitada, desfigurada y contaminada por la unión con un principio negativo de limitación llamado materia. Los constituyentes metafísicos de la realidad son, por lo tanto, las ideas como factores positivos y este principio negativo. De las ideas viene todo lo que es positivo, permanente, inteligible, y eterno en el mundo. Este principio negativo viene la intersección, negación, cambio, y posibilidad de disolución. Así, sacando provecho de las doctrinas epistemológicas de Sócrates, sin perder de vista las antagónicas enseñanzas de los eleatas y de Heráclito, Platón desarrolló su teoría de las ideas como una solución metafísica al problema del cambió, que había agobiado a sus predecesores.

Aristóteles también fue un seguidor de Sócrates. También fue influenciado por la teoría de las ideas promovida por su maestro, Platón. Pues, aunque rechazó tal teoría, lo hizo después de un estudio de ella que lo habilitó para ver el problema del cambio a la luz de principios metafísicos. Como Platón, aceptó la doctrina socrática de que sólo el verdadero conocimiento es conocimiento de conceptos. Como Platón, también infirió de esto que el concepto debe representar la realidad de una cosa. Pero a diferencia de Platón, en este punto hizo una importante distinción. La realidad, enseñó, que el concepto presenta es la cosa que ella constituye, no como una idea, sino como una esencia. Consideró que el mundo de las ideas platónico es una duplicación de las cosas sin sentido: el mundo de las esencias está dentro, no encima de, ni más allá, del mundo de los phenomena. Consecuentemente, no hay contradicción entre la experiencia sensible y el conocimiento intelectual: los principios metafísicos de las cosas son conocidos mediante la abstracción desde aquellas cualidades individuales, que se presentan en el conocimiento sensible; el conocimiento de ellas es ultimadamente empírico, y no apto para ser explicado mediante alguna intuición que hayamos argüido haber disfrutado en una existencia previa. En la esencia de las cosas materiales Aristóteles distingue más allá un principio doble, a saber la forma, que es una fuente de perfección, determinación, actividad y toda cualidad positiva, y la materia, que es la fuente de perfección, indeterminación, pasividad y todas las limitaciones y privaciones de la cosa. Llegando a los límites de la metafísica y la física, Aristóteles definió la naturaleza de la causalidad, y distinguió cuatro clases supremas de causa, a saber material, formal, eficiente y final (ver CAUSA). Además de estas contribuciones a la solución del problema del cambio, el cual se volvió, por evolución histórica, el problema central de la metafísica, Aristóteles contribuyó a la disciplina con la discusión de la naturaleza del Ser en general, y esbozó un esquema de clasificación de las cosas que es conocido como el sistema de las categorías. Es menos satisfactorio en su tratamiento del problema de la existencia y naturaleza de Dios, cuestión en la cual, como el mismo admite, toda especulación metafísica culmina.

Después de la época de Aristóteles, la filosofía entre los griegos se centró en problemas del destino y conducta humana. Los estoicos y los epicúreos, quienes fueron los principales representantes de esta tendencia, dedicaron su atención a cuestiones metafísicas sólo en tanto que consideraron que tales cuestiones podrían influir en la felicidad humana. Como resultado de esta subordinación de la metafísica a la ética, el panteísmo materialista de los estoicos y el monismo materialista de los epicúreos estuvo lejos de la perfección que las doctrinas de Platón y Aristóteles tenían. En los tiempos de las escuelas estoica y epicúrea, una nueva escuela de platonismo, generalmente llamada neoplatonismo, se interesó mucho en los problemas de ascetismo y misticismo, y, en conexión con estos problemas, dio un nuevo giro a la corriente de la especulación metafísica. Los neoplatónicos, influenciados por el monoteísmo de los orientales, y después, por el de los cristianos, tomaron la tarea de explicar cómo el variado, diversificado, e imperfecto mundo se originó del Uno, del Inmutable, y Perfecto Ser. Exageraron la doctrina platónica de la materia al punto de mantener que toda maldad, tanto moral como física, se origina en una fuente material. Al mismo tiempo, adscribieron a las ideas espiritualizadas que llamaron daimones (espíritus) toda actualidad, inteligencia, y fuerza de todo el universo. Estas inteligencias eran derivadas, decían, del Uno mediante un proceso de emanación, que es similar al refulgir de la luz desde algún cuerpo luminoso. Éste sistema de metafísica enseña, por lo tanto, que el Uno, y las inteligencias derivadas del Uno, son sólo principios positivos, mientras que la materia es el único principio negativo de las cosas. Éste es el sistema que fue más ampliamente aceptado en los círculos paganos durante los primeros siglos de la era cristiana.

(3) Primera filosofía cristiana

Los primeros herejes entre los pensadores cristianos fueron influenciados en su filosofía por el neoplatonismo. En mayor parte adoptaron la visión gnóstica (ver GNOSTICISMO) que ulteriormente apelaba a una prueba de que la verdad cristiana no es la enseñanza oficial de la Iglesia o la doctrina exotérica de los Evangelios, sino una gnosis secreta, un cuerpo doctrinal impartido por Cristo a algunos elegidos. Este cuerpo doctrinal era en realidad un neoplatonismo modificado. Su punto más notorio fue la teoría de que la maldad no es creación de Dios, sino una labor del demonio. El problema del mal así pasó a ocupar un lugar importante en los sistemas filosóficos de los pensadores cristianos ortodoxos hacia el tiempo de San Agustín. Otros problemas también tomaron atención especial, entre los que es de notar el problema del origen del universo. Desde los problemas teológicos concernientes a los misterios de la Trinidad y la Encarnación, se levantaron discusiones acerca del significado de naturaleza, substancia, y persona. De todas estas fuentes se esparció el neoplatonismo cristiano de la gran escuela de Alejandría, la cual incluyó a Clemente y a Orígenes, y la fase del cristianismo platónico posterior ejemplificada por San Agustín. En la filosofía de San Agustín tenemos el mayor esfuerzo constructivo de la mente cristiana durante la era patrística. Es una filosofía que se centra en los problemas emergentes de la naturaleza de Dios, y la naturaleza y destino del alma humana: el problema más crucial entre estos es aquél de la existencia del mal.¿Cómo puede el mal existir en un mundo creado y gobernado por Dios, Quien es a la vez bondad suprema y todopoderoso? Rechazando la idea maniquea de que el mal tiene un origen distinto de Dios, San Agustín dedica sus esfuerzos a mostrar, desde la naturaleza del mal, que éste no demanda un acto eficiente directo de parte de Dios, sino sólo un acto permisivo y que esta tolerancia hacia el mal es justificada por la gradación de los seres que resulta del existencia de la imperfección, la cual es esencial a la armonía y variedad del universo en general. Otra cuestión que atrae un buen tanto de preeminencia en la metafísica de San Agustín es aquélla acerca del origen del mundo. Todas las cosas, enseña, fueron creadas en el principio, las criaturas materiales tanto como los ángeles, y la subsiguiente aparición de plantas, animales, y hombres en series cronológicas es meramente un desarrollo del tiempo de aquellas "semillas de cosas" que fueron implantadas en el mundo material en el principio. Sin embargo, San Agustín es cauteloso al hacer una excepción en el caso del alma humana individual. Evita la doctrina de la preexistencia del alma que Orígenes había enseñado, y sostiene que el alma individual se origina al mismo tiempo que el cuerpo, aunque no está preparado para decidir definitivamente, o ya sea que el alma se origine por un acto creador distinto, o que sea derivada de las almas de los padres de los hijos (ver TRADUCIANISMO).

(4) Filosofía medieval

Los primeros filósofos escolásticos dedicaron su atención a la discusión de problemas lógicos que se levantaron de la interpretación de textos que eran estudiados en las escuelas, tales como la Isagoge de Porfirio, y la traducción de Boecio de porciones del Organon aristotélico. De estas discusiones pasaron a problemas de la psicología, pero no fue sino hasta fines del siglo XII, cuando el tratado metafísico de Aristóteles y sus trabajos sobre psicología se volvieron accesibles en latín, que la metafísica escolástica alcanzó la dignidad y proporciones de un sistema. Como excepción, Juan Escoto (ver ERIUGENA), tan pronto como en la primera mitad del siglo IX desarrolló un sistema altamente elaborado de especulación metafísica caracterizado por el idealismo, panteísmo, y misticismo neoplatónico. En el siglo XI la escuela de Chartres, bajo influencia platónica, discutió en un espíritu metafísico los problemas de la naturaleza de la realidad y el origen del universo.

La filosofía del siglo XIII, representada por Alejandro de Hales, San Buenaventura, Roger Bacon, Alberto Magno, Santo Tomás y Juan Duns Escoto, dio lugar a la metafísica como la ciencia que completa y corona los esfuerzos de la mente en alcanzar conocimiento de las cosas humanas y divinas. Reconoce la importancia de la relación que la metafísica tiene, por un lado, con otras porciones de la filosofía, y, por otro lado, con la ciencia de la teología. Fundamentalmente aristotélica en sus concepciones de método y visión, la metafísica de la edad de oro de la escolástica parte ya de la enseñanza aristotélica en tanto que enmienda los errores y corrige las faltas detectadas en la filosofía aristotélica. Así, trabajo sobre las línea aristotélica los problemas de persona y naturaleza, sustancia y accidente, causa y efecto; retomó y llevó a mayor desarrollo sistemático la reconciliación del mal y de la bondad de Dios presente en San Agustín; elaboró en detalle la cuestión de la naturaleza de la materia y del origen del universo mediante el acto creativo de Dios. Al mismo tiempo, la metafísica de las escuelas fue obligada a enfrentar nuevos problemas que fueron traídos de la atención de los escolarcas por la actividad exegética y educacional de los árabes. Así, dibujó la línea de distinción entre el teísmo y panteísmo, discutió las cuestiones del fatalismo y el libre arbitrio, y rechazó la interpretación árabe de Aristóteles la cual ponía en juego la doctrina de la inmortalidad personal. Hacia el fin del periodo escolástico la aparición del nominalismo anti-metafísico de Ockham, Durandus, y otros, tuvo el efecto de llevar algunos escolarcas tardíos a la adopción de un apriorismo extremo en filosofía, que más que ninguna otra cosa contribuyó a traer un antagonismo entre la metafísica y la ciencia natural, que marca la era del descubrimiento científico. Esta condición, aunque dispersa, no fue, sin embargo, universal. Hombres como Suárez y otros grandes comentadores continuaron la tarea hasta el siglo XVII de presentar tratados metafísicos con las mejores tradiciones del escolástica del siglo XIII.

(5) Filosofía moderna

Hacia el principio de la era moderna encontramos divergencia de opinión al respecto de la visión y el valor de la especulación metafísica. Por un lado, mientras Bacon mismo retiene el nombre metafísica para designar la ciencia de las propiedades esenciales de los cuerpos, se opone a la filosofía metafísica de los escolásticos, y principalmente porque esta filosofía daba mucha preeminencia a las causas finales y al estudio de la mente. Por otro lado, Descartes, mientras que declara que "la filosofía es un árbol, que tiene la metafísica por raíz", entiende que la ciencia de la metafísica está basada exclusivamente en los datos de la conciencia subjetiva. Spinoza acepta esta restricción, implícitamente al menos, aunque su principal filosofía explícita es ética, principalmente al presentar una visión de la realidad que lleva a la deliberancia del alma desde la sumisión. Leibniz toma un punto de vista más objetivo. Él trata de adoptar una definición de realidad que reconcilie el idealismo de Platón con los resultados de la investigación científica, y apunta a armonizar el materialismo de los atomistas con el espiritualismo de los escolásticos. Locke, limitando todo nuestro conocimiento a dos fuentes, la sensación y reflexión, restringe las posibilidades de la especulación metafísica más allá de los hechos de la experiencia y conciencia. De hecho, sostiene (Ensayo, IV, 8) que todas las fórmulas metafísicas, cuando no son meramente tautológicas y, por lo tanto triviales, tienen sólo una formulación hipotética. Esta línea de pensamiento es tomada por Hume quien enfáticamente declara que " es imposible ir más allá del experiencia ", y por Mill, quien mantiene la naturaleza hipotética de todas las, así llamadas, verdades necesarias, tanto matemáticas como metafísica. La misma posición es tomada por los sensistas y materialistas franceses del siglo dieciocho. Berkeley, a pesar de que su profesa búsqueda era meramente " remover la niebla y el velo de las palabras " que ocultaban la clara visión de la verdad, pasó del inmaterialismo empírico a un sistema de misticismo platónico basado en el principio de causalidad metafísico.

Comenzando con Kant, la cuestión de la existencia y visión de la ciencia metafísica asume una nueva fase. La metafísica es ahora la ciencia que reclama conocer las cosas en ellas mismas, y como Kant lo ve, toda metafísica post-cartesiana está mal en su punto de partida. Él sostiene que tanto el rechazo de los empirístas por la metafísica como la defensa de los dogmáticos por ella son erróneos. El empirista yerra en declarar que no podemos ir más allá del experiencia, el dogmático yerra en afirmar que podemos ir más allá de la experiencia por medios de la razón teorética. La razón práctica, la facultad de la conciencia moral, es la única que puede llevarnos más allá de la experiencia, y conducirnos a un conocimiento de las cosas en ellas mismas. La razón práctica, por lo tanto, o la ley moral, de la cual somos inmediatamente conscientes, es el único fundamento de la ciencia metafísica. Los sucesores de Kant, sean Fichte, Schelling, Hegel, Schopenhauer, y Von Hartmann, sin importar cuánto difieran en otros aspectos, sostienen que el blanco de la metafísica es obtener la realidad ultra empírica, o absoluta, ya sea que se llame identidad (Fichte), el absoluto de la indiferencia (Schelling), el absoluto dinámico, espíritu o Idea (Hegel), la Voluntad (Schopenhauer), o el Inconsciente (Von Hartmann). Otro grupo, los empiro- críticos, que también reconocen su dependencia de Kant, asignan a la metafísica la tarea de discutir los principios fundamentales del conocimiento por medio del examen crítico de la experiencia. Finalmente, hay entre los filósofos alemanes de nuestra época una inclinación para usar el mundo de la metafísica para designar cualquier visión de la realidad que, trascendiendo los límites de las ciencias particulares, intenté combinar y relacionar los resultados de aquellas ciencias en la fórmula sintética (Weltanschauung).

Los filósofos ingleses definen la metafísica ya sea en términos de phenomena mentales, como lo hace Hamilton, o restringiendo su campo de preguntas al problema del valor del conocimiento, así confundiéndola con la epistemología, o regresan al punto de vista de Hegel, a saber que la metafísica es la ciencia del génesis y desarrollo de las categorías dinámicas de la realidad. La escuela evolucionista, representada por Herbert Spencer, mientras que niega la cohesión de los razonamientos metafísicos, intenta una síntesis general de toda la verdad bajo la fórmula evolucionista, que es en realidad metafísica disfrazada. Su esfuerzo en esta dirección es, al menos, un reconocimiento de la justicia de la declaración escolástica que propone debe haber una ciencia hegemónica que unifique y coordine en un sistema articulado las conclusiones de varias ciencias, la cual corrija la tendencia hacia la especialización de aquellas ciencias, que termina en fragmentación.

En tanto que el pragmatismo, representado por James, Dewey, y Schiller, rechaza la verdad absoluta, puede decirse que trastoca el fundamento de la metafísica. De cualquier modo, la última fase del pragmatismo, en la cual el interés se cambia del problema epistemológico a la cuestión que trata de contestar qué es la realidad, es de manifiesto un paso hacia la rehabilitación de la metafísica. Un análisis de la realidad es seguido inevitablemente por un intento de síntesis. La síntesis pragmática, naturalmente, tendrá por fundamento no la ley de la entidad, a saber que lo que es, es, ni la ley de la contradicción, que el ser no es no-ser, sino algún principio de valor, similar a la teoría de Lotze. De especial interés es el intento por parte del profesor Royce de interpretar la realidad en términos de lealtad. Con excepción, entonces, de los estudios de Trendelenburg, y exposiciones críticas del texto de Aristóteles, la única literatura filosófica en tiempos recientes que adopta la visión de la naturaleza y visión de la metafísica aristotélica, es aquella que viene de las plumas de los neo-escolásticos. La doctrina neo-escolástica, en al menos un punto de la metafísica, es dada en el siguiente párrafo.

Doctrina del ente

Las tres ideas que son más importantes en cualquier sistema de metafísica son el ser, la substancia, y la causa. Éstas tienen una influencia decisiva, y se puede decir que determinan el carácter del sistema metafísico. La sustancia y causa son tratadas en algún otro lado bajo títulos separados (ver CAUSA y SUBSTANCIA). Será, por lo tanto, suficiente con dar aquí las líneas generales de la doctrina escolástica del ser, que, en efecto, es la más fundamental de las tres, y decide, por así decirlo, de antemano aquello que los escolásticos enseñan al respecto de la sustancia y la causa.

(1) Descripción del ente

El ser no puede ser definido (a) porque una definición, de acuerdo con la fórmula escolástica, debe ser "por género próximo y diferencia última", y el ser, teniendo la más amplia extensión, no puede ser incluido en ningún género; (b) porque una definición es el análisis de la comprensión de un concepto, y el ser, teniendo la mínima comprensión, es indivisible en su comprensión, resistiendo a todos los esfuerzos por resolverlo en elementos más simples del pensamiento. De cualquier modo, el ser puede ser descrito. La palabra ser, tomada ya sea como un infinitivo o como un sustantivo, hace referencia al acto de la existencia. Lo que sea que existe, entonces, es un ser, ya sea que exista en la mente o fuera de la mente, ya sea actual o solamente potencial, ya sea que requiera un sujeto en el cual residir o sea capaz de subsistir sin un sujeto de inherencia. Así, la más amplia división del ser es en, nocional, que sólo existe en la mente (ens rationis), y real, que existe independientemente en el mundo creado (ens reale). El ser real es dividido aún en potencial y actual. Éste es un punto importante de la enseñanza escolástica, el cuál es algunas veces sobreestimado en la exposición y sobre todo en la crítica de la escolástica. Para los escolásticos, el mundo real se extiende más allá del mundo actual de nuestra experiencia o incluso de nuestra posible experiencia. Más allá del dominio de las cosas existentes actuales ven un mundo de tendencias, potencias, y posibilidades que son verdaderamente reales. El roble está realmente presente, aunque sólo potencialmente, en la bellota; la pintura está realmente, aunque sólo potencialmente, presente, en la mente del artista; etc., en cada caso, antes que el efecto se vuelva actual está realmente presente en la causa en la medida en que su existencia actual depende de aquella causa.

(2)Relación del ente con otros conceptos

La psicología escolástica, adoptando la doctrina aristotélica de que todas nuestras ideas son adquiridas mediante los sentidos, enseña que el primer conocimiento que adquirimos es el conocimiento sensible. Del material compuesto por los sentidos la mente elabora ideas o conceptos. La primera de estas ideas es la más general, la más pobre en contenido representativo, a saber, la idea de ser. En este sentido, por lo tanto, la idea de ser, o, más correctamente, quizás, la idea de " algo ", es la primera de todas estas ideas.

Volteando, ahora, a la relación lógica, cómo, se preguntan los escolásticos, es la idea de ser predicada de los conceptos más bajos o generales, tales como sustancia, accidente, cuerpo, planta, árbol, etc. En primer lugar, el predicado ser nunca es afirmado unívocamente de los conceptos más bajos, porque no es el género. Tampoco es predicado equívocamente, porque su significado cuando es predicado de substancia, por ejemplo, no es enteramente distinto que de cuando es predicado de accidente. La predicación es por lo tanto analógica. ¿Qué, entonces, es la relación, en comprensión, entre el ser y los conceptos más bajos? Es obvio que los conceptos más bajos tienen mayor comprensión que el ser. ¿Pero es obvio que los conceptos más bajos añadan mayor comprensión al ser? Manifiestamente, eso es imposible, porque casi cualquier otra cosa que el ser esa añadida al ser, lo que se añade es nada, y por lo tanto no hay adición. Los escolarcas, por lo tanto, enseñan que los conceptos más bajos simplemente muestran una manera o modo explícito del ser que está contenido implícitamente pero no expresado en el concepto más alto, el ser. La comprensión, por ejemplo, de substancia es más grande que aquélla de ser. Sin embargo no es correcto decir que, sustancia = ser + a; porque si "a " es distinta del término ser, al cual es añadido, debe ser nada. La verdad, luego, es que sustancia hace relucir explícitamente un modo (a saber la potencia de existencia sin un sujeto en el cual estar inherente) que no está mi explícitamente afirmado ni explícitamente negado sino sólo implícitamente contenido en el concepto de ser.

(3) El ente y la nada

El ser, por lo tanto, tiene una comprensión, la cual, aunque es la mínima de todas las comprensión, es definitiva. No es un concepto va yo, desnudo y, por lo tanto, igual a nada, como los hegelianos enseñan. Esta doctrina de escolásticos es la línea de demarcación entre el aristotelismo por un lado y el hegelianismo por el otro. Aristóteles enseña que el ser tiene una comprensión definitiva y que, por lo ende, tanto la ley fundamental del pensamiento como el principio básico de la realidad es la identidad del ser consigo mismo: ser, A = A, o todo es lo que es. Hegel no niega que este principio aristotélico sea verdad. Sostiene, sin embargo, que el ser tiene una comprensión indeterminada, una comprensión que es dinámica o, como se dijo, fluida. Por lo tanto, dice, el principio ser = ser, A = A, o todo es lo que es, es sólo parte de la verdad, pues el ser también es igual a la nada, a, no-a, todo es opuesto. La verdad completa es: el ser el devenir; ninguna fórmula estática o fija es verdad; todo está constantemente pasando hacia su opuesto. Las consecuencias que siguen de esta divergencia fundamental de doctrina al respecto del ser son enormes. No es la menos seria de éstas la conclusión hegeliana de que toda la realidad es dinámica y que Dios mismo es un proceso.

(4) Ente, esencia y existencia

Tal como la sabiduría (sapientia) es aquello por lo cual una persona es sabia (sapere), así la esencia (essentia) es aquello por lo cual una cosa es (esse). Si uno se pregunta sobre cuál es la causa intrínseca por la cual una persona es sabia, la respuesta de, la sabiduría; si uno se pregunta cuál es la causa intrínseca de la existencia, la respuesta es la esencia. La esencia, por lo tanto es aquello por lo cual una cosa es lo que es. Esta es la fuente de todas las propiedades necesarias y universales de una cosa, y es en sí misma necesaria, universal, eterna, y permanente. El acto al cual se refiere es la existencia, en el mismo modo en el cual al acto al cual la sabiduría se refiere, es el ejercicio de la sabiduría (sapere). Ambas existencia y le esencia son realidades, la una en el orden en entitativo, la otra en el orden quidativo. Desde luego, la existencia de un ser nocional (ens rationis) es sólo nocional; su esencia, también erosiona. Pero en el caso de un ser real, creado, la existencia es un tipo de realidad, una actualidad real, y le esencia es otro tipo de realidad, una realidad de orden potencial. Esta doctrina de la distinción real entre esencia y existencia en seres reales creados no es admitida por todos los pensadores escolásticos. Suárez, por ejemplo, y su escuela, sostienen que la distinción solamente es lógica o nocional; los scotistas, también, mantienen que la distinción en cuestión es menos que real. Los tomistas, por el contrario, mantienen que sólo en Dios la esencia y existencia son idénticas, que en todas las criaturas hay una verdadera distinción, porque las criaturas la existencia es participada, diversificada, y múltiple, no por razón de sí, sino por razón de le esencia que la actualiza. Hay mucha controversia no solamente en la cuestión misma, sino también en relación a la interpretación de las palabras de Santo Tomás, aunque hay muy pocas bases para negar que en el trabajo "De Ente et Essentia" el Doctor Angélico sostiene una distinción real entre esencia y existencia.

(5) Propiedades trascendentales del ser

Igualmente extensivos con el concepto de ser son los conceptos bondad, verdad, uno, y bello. Cada ser es bueno, verdadero, uno, y bello, el sentido metafísico, o como los escolásticos lo expresaron, ser y bueno son intercambiables, ser y verdad son intercambiables, etc. (Bonum et ens convertuntur, etc.). La bondad, en este sentido, significa la totalidad de entidad o perfección que pertenece a cada ser en su propio orden de existencia; verdad significa la correspondencia de una cosa a la idea de ella, la cual existe en la Mente Divina; la unidad significa la falta de división actual, y belleza significa su entereza, armonía o simetría de naturaleza esencial que es sólo un aspecto de su verdad y bondad. Estas propiedades, verdad, bondad, unidad, y belleza, son llamadas trascendentales, porque ellas trascienden, o exceden en extensión, todas las clases más bajas en las cuales la realidad está dividida.

(6) Las categorías

El ser real está dividido (no por estricta división lógica, sino por un proceso análogo a ello) e infinito e infinito. Ese infinito está dividido el género supremo, sustancia y accidente. El accidente está dividido más allá en cantidad, cualidad, relación, acción, pasión, lugar, tiempo, posición, y hábito o posesión. Estos nueve accidente, junto con el género supremo, la substancia, son las diez categorías aristotélica en las cuales, como supremas clases, todo ser está dividido.

Bibliografía

I. METAFÍSICA ARISTOTELICA: -- ARISTOTLE, Metaphysics in the Berlin edition, Aristotetis Opera Graece et Latine Berlin, 1823-7), tr. MCMANON (London, 1878, New York, 1887), tr. Ross (Oxford, 1908); commentaries by ST. THOMAS, S. Thomae Opera Omnia, XXIV (Paris, 1875); SYLVESTER MAURUS, Aristotetis Opera (Rome, 1668), etc.; WALLACE, Outlines of Phil. of Arist. (Cambridge, 1894); PIAT, Aristote (Paris, 1903).

II. METAFÍSICA ESCOLÁSTICA: -- ST. THOMAS, op. cit., and De Ente et Essentia, with CAJETAN's commentary, in Quaestiones Dispp., IV (Rome, 1883); SUAREZ, Dispp., Metaphysicae in Opera Omnia, XXV (Paris, 1866); scholastic manuals, ZIGLIARA, LIBERATORE, LORENZELLI; VALLET, REINSTADTLER, GREDT, HICKEY, etc., in Latin; HARPER, Metaphysics of the Schools (3 vols., London, 1879-84; RICKABY, General Metaphysics (London, 1890); HILL, Elements of Philosophy (Baltimore, 1873); MERCIER, Ontologie (Louvain, 4th ed., 1905); GUTBERLET, Allgemeine Metaphysik (Muenster, 1906).

III. HEGELIANA: -- Hegel's Werke (18 vols., Berlin, 1832-40); HALDANE, Pathway to Reality (2 vols., London, 1903); BRADLEY, Appearance and Reality (London, 1902); STIRLING, The Secret of Hegel (London, 1865); MCTAGART, Absolute Relativism (London, 1887).

IV. Las siguientes incluyen la psicología y epistemología en la metafísica: HAMILTON, Lectures on Metaphysics (4 vols., Ediburgh, 1859, London, 1881); Hodgson, The Metaphysics of Experience (4 vols., New York, 1898); FULLERTON, System of Metaphysics (New York, 1904); LADD, Theory of Reality (New York, 1899).

V. TENDENCIAS VARIAS: -- BOWNE, Metaphysics (New York, 1898); TAYLOR, Elements of Metaphysics (London, 1903); DAY, Ontological Science (New York, 1878); RIEHL, Science and Metaphysics, tr. FAIRBANKS (London, 1894); LOTZE, Metaphysik, tr. BOSANQUET (2 vols., London, 1887); JAMES, A Pluralistic Universe (New York, 1909): SCHILLER, Studies in Humanism (London, 1883); ROYCE, Philosophy of Loyalty (New York, 1908). Consult also, the various "Introductions", for example, KÜLPE, Introduction to Philosophy, tr. PILLSBURY and TITCHNER (London, 1901); WATSON, Outline of Philosophy, 2nd ed. (Glasgow, 1898); PAULSEN, Introduction to Philosophy, tr. THILLY (New York, 1898); MARVIN, Introduction to Systematic Philosophy (New York, 1903); LADD, Introduction to Philosophy (New York, 1901).

VI. HISTORY OF METAPHYSICS: -- VON HARTMANN, Gesch. der Metaphysik (3 vols., Berlin, 1899-1900); WlLLMANN, Gesch. des Idealismus (3 vols., Brunswick, 1894-97); and general histories of Philosophy, such as, STÖCKL, History of Philosophy, tr. FINLAY (Dublin, 1888-1903); TURNER, History of Philosophy (Boston, 1903).

Fuente: Turner, William. "Metaphysics." The Catholic Encyclopedia. Vol. 10. New York: Robert Appleton Company, 1911. <http://www.newadvent.org/cathen/10226a.htm>.

Traducido por Mauricio Villaseñor Terán