Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 17 de octubre de 2017

Leccionario

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Lectionarium or Legenda).

Leccionario es un término con un significado un tanto vago, utilizado con amplio grado de latitud por escritores litúrgicos. Hay que tener en cuenta que en la Edad Media ni la liturgia de la misa ni los divinos oficios recitados por los monjes y otros eclesiásticos en el coro se hallaban como en los Misales y Breviarios actuales, completos dentro de un solo volumen. En ambas instancias, la misa y el oficio, se utilizaban una variedad de libros, obviamente por conveniencia ya que entonces los libros eran grandes y costosos para reproducir, y las oraciones que el sacerdote recitaba en el altar debían de contenerse en un volumen distinto al de las antífonas a cantarse por el coro. La palabra leccionario, en su sentido amplio, es un termino el cual se puede aplicar correctamente a cualquier escrito litúrgico que contenga los pasajes a ser leídos en voz alta durante los servicios de la Iglesia. Dentro de este amplio significado se incluirían las Sagradas Escrituras continuamente escritas, donde se marcaban las lecturas como en la “Evangelaria” (a veces también llamada “Textus”), así como los libros llamados “Plenaria” que contienen combinaciones de Epístolas y Evangelios como los que se utilizan actualmente en una misa mayor, y aquellas colecciones de citas de los Padres (Fundadores), o de narraciones históricas sobre los mártires y otros santos que se leían como lecciones en voz alta en el oficio divino. El significado más amplio es quizás el menos usual y en la práctica el termino leccionario es más comúnmente usado para notar una de dos cosas: (1) el libro que contiene las lecturas cantadas por los diáconos, subdiáconos o el lector durante la misa; (2) cualquier libro del cual se tomaron las lecturas a ser leídas en el oficio nocturno, luego de cada nocturna o grupo de salmos. Referente a esta última práctica, parece haber variado grandemente. A veces colecciones fueron hechas conteniendo solo las citas a ser usadas por el coro, como las hallamos en un breviario moderno. A veces un volumen grande de homilías patrísticas (también conocidas como “sermonarium”) ó hechos históricos fueron usados, en el que algunos pasajes fueron anotados para utilizarse como lecciones. Esta última costumbre parece provenir de las cortas reseñas biográficas de mártires y otros santos, que en el breviario moderno forman las lecciones de la segunda nocturna. En este contexto, particularmente, la palabra legenda es de ocurrencia común. El Ponceleto bolandista, esta consecuentemente inclinado a establecer una distinción entre la “Legenda” y el “Lectionariun”( ver Analecta Bollandiana, XXIX, 13). La “Legenda”, también llamada “Passionarium” es una colección de narraciones de variadas extensiones en las que se narran la vida, martirio, transformación ó milagros de los santos. Esto usualmente forma un volumen amplio y el orden de las partes de la colección es comúnmente, pero no necesariamente, aquel en el calendario. Unas cuantas de estas “Legendæ” provienen de la temprana Edad Media. Pero la gran mayoría de los aún preservados en nuestras bibliotecas pertenecen a los siglos XI, XII y XIII. El más antiguo es el “Codex Valseri”, MS. Lat. 3514, de la Real Biblioteca de Munich, probablemente escrito antes del 700 AD. Cuando estos libros eran utilizados en el coro durante el oficio, el lector leía pasajes previamente marcados con marcas consistentemente mostradas en los manuscritos existentes, o en tiempos anteriores especialmente se leía hasta que el abad o sacerdote que presidía daba señal de terminar. Sin embargo, a partir del siglo XIII este tipo de libro raramente se transcribió. Fue remplazado por lo que para conveniente distinción se le llama “Lectionarium” par excellence, un libro que consistía no de narraciones completas sino de extractos arreglados según las fiestas y hecho expresamente para la lectura en el oficio. Se puede añadir que durante el mismo periodo, el aún más extenso libro litúrgico que familiarmente conocemos como el Breviario, también comenzó a aparecer. En los primeros siglos los pasajes bíblicos a ser leídos en la misa, bien sean de los Evangelios, las Epístolas o el Viejo Testamento, frecuentemente se incluían dentro de un libro frecuentemente llamado “Comes” o el “Liber Comicus”. Pero no se seguía una práctica consistente o uniforme ya que por algún tiempo las Epístolas y Lecciones se leían de un texto continuo equipado con rúbricas indicando los diferentes días en que se anticipaban las citas. Este es el caso del famoso “Epistolarium”de San Víctor de Capua del siglo VI. Algunas veces Lecciones, Epístolas y Evangelios se transcribían en su propio orden dentro de un volumen como fue el caso del “Liber Comicus” de la Iglesia de Toledo posteriormente editado por Dom Morin; o del “Lectionnaire de Luxeil” publicado por Mabillon en su “Liturgia Gallicana”.

BAUDOT, Les Lectionnaires in Science of Religion (Paris, 1907), nos. 463, 464; SAUER in BUCHBERGER, Kirchliches Handlex., s.v. Lektionar; MORIN, Liber Comicus, introduction (Maredsous, 1893): and many articles of the same writer in Revue Bénédictine; PONCELET in Analecta Bollandiana, XXIX (Brussels, 1910), 1-48; BEISSEL, Entstehung der Perikopen des röm. Messbuches (Freiburg im Br., 1907); RANKE, Das kirch. Perikopen System (Berlin, 1847); WORDSWORTH AND LITTLEHALES, Old Service Books of the English Church (London, 1904).

HERBERT THURSTON

Trascrito por Mario Anello

Traducido por Anónimo de Borinquen