Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 27 de marzo de 2017

Julián de Eclana

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Nació alrededor del 386 d.c. y murió en Sicilia; fue el más instruido entre los líderes del movimiento pelagiano y Obispo de Eclana, cerca de Benevento. Fue hijo de Memorio, un obispo en Abulia, su carrera eclesiástica comenzó en la iglesia de su padre, donde fue ordenado lector y después diácono. Hacia el 417 fue elevado al rango episcopal por el Papa San Inocencio I, y puesto a cargo de una sede con diversas denominaciones: Eclana, Eclanum, Eculanum, Æclanum o Æculanum.

No hay manera de entender cómo Julián---que gozaba de una envidiable reputación por su formación, celo y santidad---se alió con el partido pelagiano. Cuando el Papa Zósimo publicó, en el 418, su Epistola Tractoria, Julián fue uno de los dieciocho obispos italianos que rechazó suscribir la condenación de Pelagio que ésta contenía. Como consecuencia de este rechazo fue exilado, por decreto del Emperador Honorio, quien emitió orden de destierro contra Pelagio y sus simpatizantes. Expulsado de Italia en el 421, comenzó una activa campaña literaria a favor de la nueva herejía y, por sus escritos, pronto se ganó el puesto de líder intelectual del partido herético. Se le considera el sistematizador de las enseñanzas de Pelagio y Celestio.

Sus escritos, que fueron francamente pelagianos, se dirigieron ampliamente contra las doctrinas que defendía San Agustín. Durante varios años, después de la expulsión de los pelagianos, la historia del conflicto pelagiano es solamente un recuento de la controversia entre Julián y Agustín. La mayoría de la obras de Julián están perdidas, y son conocidas sólo mediante las copiosas citas encontradas en las obras de su gran adversario. Las principales de sus obras son: la carta a Rufo, Obispo de Tesalónica; la epístola al Clero Romano, que Agustín, a petición del Papa San Bonifacio I, refutó en su obra Contra dos cartas de los pelagianos; la réplica a la obra de Agustín, De Nuptiis et Concupiscentia; y su contestación a la defensa que hizo Agustín de su propia obra. Expulsado de Italia, encontró refugio por un tiempo con Teodoro de Mopsuestia, quien a pesar de ser simpatizante suyo, subsecuentemente suscribió su condenación.

Con motivo de la ascensión de cada pontífice, Julián procuró volver a abrir la controversia pelagiana, pero de esto sólo resultaron las adicionales condenaciones de Celestino, Sixto III y León I. Por un tiempo disfrutó del patrocinio y la amistad de Nestorio, Patriarca de Constantinopla, y la protección del Emperador Teodosio II. Pero Mario Mercator, mediante su Conmonitorio sobre Celestio, abrió los ojos del emperador para apreciar el verdadero carácter del pelagianismo. Así Julián fue expulsado de Constantinopla. Luego se desconoce su trayectoria, a excepción de sus intentos para conciliarse con los Papas. Julián fue el más instruido entre los pelagianos, y, a pesar de ser superior a Pelagio y Celestio, su sistema no difirió materialmente del de ellos.


Bibliografía: BARDENEHEWER, Patrology, tr. SHAHAN (St. Louis, 1908); DAVIDS in Dict. Christ. Biog., s. v. Julianus of Eclana; WORTER, Der Pelagianismus nach seinem Ursprunge und seiner Lehre (Freiburg im Br., 1866; 2nd ed., 1874); KLASEN, Die innere Entwicklung des Pelagianismus (Freiburg im Br., 1882); HEFELE, Conciliengeschichte, II, 104 sq.; BRUCKNER, Julian von Eclanum, sein Leben und seine Lehre in Texte und Untersuchungen, XV (Leipzig, 1897), iii.

Fuente: Healy, Patrick. "Julian of Eclanum." The Catholic Encyclopedia. Vol. 8. New York: Robert Appleton Company, 1910. <http://www.newadvent.org/cathen/08557b.htm>.

Traducción al español del artículo original en inglés efectuada por Luis Francisco Eguiguren Callirgos, Doctor en Filosofía, Pontificia Università della Santa Croce, Roma, Profesor de la Universidad de Piura, Perú. L H M.