Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 19 de octubre de 2017

Johann Eck

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar


(Eckius)


Teólogo y principal adversario de Lutero, nacido el 15 de nov. 1486, en Eck de Suabia y fallecido el 10 feb 1543 en Ingolstadt . El nombre de su familia era Meier y su padre, Michel Maier, fue durante años magistrado en la ciudad, cuyo nombre, latinizado Eckius o Eccius fue adoptado en 1505 por Johann. Su tío, Martín Meier pastor en Rothenburgo sobre el Neckar recibió a Juan en su casa (1495) y le educó.

En 1498 , con doce años, fue admitido en la universidad de Heidelberg y desde allí fue a Tubinga en 1499 donde recibió el grado de Maestro en Artes (1511) . Después, en Colonia y en 1502 a Friburgo de Brisgovia. Tras su graduación en la facultad de artes comenzó el estudio de la filosofía y teología y al mismo tiempo cursos en jurisprudencia, física, matemáticas y geografía . Se unió al movimiento humanístico y además de latín aprendió hebreo y griego. Entre sus maestros universitarios hubo algunos muy distinguidos. Pero su tío suspendió la ayuda económica y Eck se vio obligado a ganarse la vida como tutor mientras continuaba sus estudios. En 1505 fue nombrado rector del Artistenburse zum Pfau, i.e., director de los estudiantes de Artes de Friburgo, donde recibió el grado de Bachiller en Teología, dio clases sobre las “Sentencias” en 1506, fue promovido a licenciado en 1509 y en 1510, con 24 años, recibió el grado de Doctor en Teología. En 1508 había sido ordenado sacerdote con dispensa papal por la falta de edad.

Poco después de graduarse como doctor fue invitado por los duques de Baviera como profesor de teología en Ingolstadt. Fue nombrado Pro-Canciller de la universidad en 1512 y durante los 32 años como profesor fue varias veces decano. Por-rector y rector, sirviendo también como pastor de almas y canónigo en Eichstätt.

En Friburgo y durante los primeros años en Ingolstadt desarrolló una notable actividad literaria, no solo en teología sino también en ciencia, como se puede comprobar en las obras parcialmente conservadas y en los manuscritos. Se involucró en la investigación geográfica y publicó una serie de obras filosóficas, algunas de las cuales sirvieron como libros de texto en la facultad de artes de Ingolstadt. En estas obras intenta combinar en una síntesis racional las ventajas de la filosofía antigua con lo nuevo.

Su principal obra teológica durante este período se titula "Chrysopassus", y trata de la predestinación refiriéndose a los dogmas de la gracia y la libre voluntad que tan pronto se iban a convertir, gracias a Lutero, en el centro de enconadas discusiones. Este tratado, escrito cuando el autor tenía 28 años, muestra confianza y modestia. La aparición de Lutero y en especial las “Disputas de Leipzig” (1519) se convirtieron en el punto de inflexión del desarrollo intelectual de Eck y de su actividad como teólogo. En adelante será una figura prominente para la historia del período. Habiendo entendido claramente el significado del Luteranismo, fue el primero en convertirse en campeón de la causa católica, enseñando contra los errores protestantes, convirtiéndose en el más hábil oponente de Lutero, hábil e infatigable y muy versado en teología.

El resto de su vida pasó en conflicto con los Reformadores, en Alemania y Suiza. Defendió a la iglesia católica, sus doctrinas e instituciones por medio de escritos, debates públicos y discursos en las Dietas y en sus misiones diplomáticas.

Trabajó denodadamente en la mejora de la vida eclesiástica y difundió la genuina reforma predicando a la gente e insistiendo en la educación científica del clero. Como respuesta a las “tesis” de Lutero escribió sus “Obelisci”, que originalmente eran solo para los ojos del obispo de Eichstätt. Tanto Lutero como Carlstadio constaron con acritud y entonces se acordó someter los puntos en discusión a un debate público, que tuvo lugar en Leipzig el 27 de junio de 1519. Eck salió victorioso, exponiendo la herejía luterana y ganó como leal seguidor de la doctrina católica. Durante ese mismo año publicó varios ensayos atacando las doctrinas de Lutero y se creó un lugar como autoridad en las cuestiones teológicas. En 1520 visitó Roma para informas sobre los asuntos de Alemania y asegurarse la condena de la herejía luterana. Presentó a León X su ensayo sobre la Primacía de Pedro. Fue nombrado protonotario apostólico y encargado como legado papal, con otros dos legados Aleander y Caracciolo aplicar en Alemania las provisiones de la Bula "Exsurge Domine", con la que se excomulgaba a Lutero y se condenaban sus 41 tesis. Al intentar aplicar el mandato papal se encontró con muchas dificultades por todas partes. Con su "Epistola ad Carolum V" (1521), Eck aconsejaba al emperador Carlos que impusiera la prohibición papal. Ese mismo año volvió a Roma, a petición de los duques de Baviera de los que era consejero en asuntos eclesiásticos y en 1523 aún hizo una tercera visita a la Ciudad Eterna.

Mientras, (1522) había convencido a los duques de Baviera para que publicaran el edicto en defensa de la fe católica. Mientras estaba en Roma consiguió para los duques, entre otros privilegios, el poder de ejecutar, independientemente de los obispos, decretos para la reforma moral del clero y, aún más, el derecho de apropiarse de un quinto de todos los ingresos eclesiásticos para la lucha contra la herejía y contra el Turco.

Mientras tanto Eck seguía combatiendo contra el luteranismo con sus cartas y ensayos. Entre los años 1522 y 1526 publicó ocho voluminosos tratados contra Lutero. Gracias a su influjo la Universidad de Ingolstadt mantuvo una actitud estrictamente católica y se opuso a las instituciones protestantes que iban surgiendo Tuvo gran influencia en la constitución de la “Federación Católica”, fundada el 5 de junio de 1524 por los líderes eclesiásticos y estatales con el propósito de salvaguardar la antigua fe y hacer que se cumpliera el Edicto de Worms. También defendió en numerosos ensayos las doctrinas tradicionales de la Iglesia, contra Zwinglio y sus seguidores y participó en las discusiones religiosas de Baden de 1526.

Cuando los Protestantes promulgaron la “Confesión de Augsburgo” en la dieta de Augsburgo de 1530, definiendo sus puntos de vista religiosos, Eck encabezó a los campeones católicos sobre los que cayó la tardea de refutar dicha Confesión. Junto con Wimpina y Cocleo representó a los católicos en la conferencia entre teólogos católicos y luteranos (16 de agosto) sobre la “Confessio” y su “Confutatio” y como teólogo trabajó en el subcomité que compilaba los resultados de la conferencia. Zwinglio también presentó una Confesión de Fe que Eck mismo refutó. Entonces enunció 404 tesis heréticas sobre las que retó a los teólogos protestantes a un debate público. Pero no se aceptó su reto. Solo contestaron con un torrente de violencia.

En las negociaciones sobre el Concilio de Trento Eck fue consultado por el emperador Carlos V así como por el papa Paulo III quien le encargó trabajos preliminares para el concilio. En las Disputas religiosas de Worms (1540) Eck apareció de nuevo como el principal representante católico debatiendo con Melancthon sobre los temas de la “Confesión de Augsburgo”. Esta discusión se recontinuó en Ratisbona (1541), donde el emperador delegó en Eck, Julius Pflug y Gropper. Eck mantuvo clara y decisivamente la postura católica y desaprobó el "Interim de Ratisbona". Fue en una misión a Inglaterra y los Países Bajos en interés de la causa católica. En 1529 los obispos de Dinamarca invitaron a Eck y a Cocleo a la Discusión de Copenhague pero ninguno de los dos apareció.

Eck mereció totalmente la preeminencia de la que se hizo acreedor ganó durante la lucha contra el protestantismo. Fue el teólogo más distinguido de la Alemania de su tiempo, el más sabio y valiente campeón de la fe católica. Era un sincero amante de la verdad, pero aún así mostró una conciencia de si mismo y una jovial franqueza en sus discursos, característica de los hombres de su tiempo. Sus enemigos le ridiculizaban en público llamándole borracho e inmoral, pero el tono general de los escritos contra él y la persistencia de los protestantes en sus calumnias contra él oponente victorioso hacen sospechar de la verdad de esas acusaciones, muy improbables y sin pruebas. Hay que decir que Eck recibió los últimos sacramentos con piedad ejemplar y que su funeral en la Frauenkirche de Ingolstadt se celebró con gran solemnidad.

Como escritor, Eck fue muy prolífico. Sus obras más importantes son: "Loci communes adversus Lutherum et alios hostes ecclesiae" (Lugares comunes contra Lutero y otros enemigos de la Iglesia) impreso en 1525 (alcanzando 45 ediciones en 1576); ensayos sobre la Primacía de Pedro, la Penitencia, el Sacrificio de la Misa, el Purgatorio etc. Publicó numerosos escritos polémicos contra Lutero, Zwinglio, Bucero y otros líderes de los nuevos movimientos religiosos. Compiló los resultados de numerosas disputas en las que tomó parte y los sermones que predicó sobre diferentes temas. En 1539 publicó la versión alemana de las Escrituras, traduciendo el Antiguo Testamento del original y adoptando la traducción Emser para el Nuevo Testamento.

Eck era, sin dudad, más hábil como teólogo que como estilista. Publicó una colección de la mayor parte de sus escritos anterior a 1535 que tituló "Opera Johannis Eckii contra Ludderum in 5 partes" (Ingolstadt, 1530-1535). En esta edición las partes I-II contienen sus escritos polémicos sobre la primacía, penitenciaetc. Contra Lutero; las partes III-IV, sus informes sobre los debates y sus polémicas contra Zwinglio, Carlstadio y Bucero así como los "Loci Communes": la parte V (4 vols.), sus sermones latinos.


Bibliografía

WIEDEMANN, "Dr. Johann Eck" (Ratisbon, 1865), con una lista de las obras de Eck; BRECHER en "Allgemeine deutsche Biographie" (Leipzig, 1877), V, 596-602; GUENTHER, "Johann Eck als Geograph" en "Forschungen zur Kultur- und Literaturgesch. Bayerns" (Munich, 1894), II, 140-162; SCHNEID, "Dr. Johann Eck u. das kirchliche Zinsverbot" en "Historisch-politisch Blätter" (1891), CVIII, 241 ss., 321 ss., 473 ss., 570 ss., 659 sq., 789 ss.; BAUCH, "Die Anfaenge des Humanismus in Ingolstadt" (Munich, 1901); GREVING, "Johann Eck als junger Gelehrter" en "Reformationsgesch. Studien u. Texte" (Muenster, 1906), I.

J.P. KIRSCH .

Transcrito por M.E. Smith .

Traducido por Pedro Royo