Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 21 de octubre de 2017

Jerónimo Nadal S.J.

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Cristo ha de venir a juzgar a vivos y muertos
Jerónimo Nadal fue uno de los principales colaboradores de San Ignacio de Loyola y uno de los más importantes jesuitas de la primera época. Nació en Palma de Mallorca en 1507. Tras un período de estudios en Salamanca marchó a la Universidad de París donde conoció a San Ignacio.
¿Eres tú el que ha de venir o debemos seguir esperando a otro?

De vuelta en Mallorca y removido por la lectura de una carta de San Francisco Javier, entró en la Compañía de Jesús en 1545.

Natividad del Señor
Aunque por su gran valía ocupó puestos de considerable importancia —rector en Messina del primer colegio de los jesuitas, teólogo papal en la Dieta de Habsburgo y en el Concilio de Trento, etc.—, su principal ocupación fue ayudar a San Ignacio a escribir las Constituciones de la Compañía, y encargarse de su promulgación por todas las provincias de Europa.
El Divino Maestro en medio de los doctores de la Ley

De él se conserva una cantidad inmensa de cartas y otros escritos—recogidos en cuatro tomos de la Monumenta Historica S. J.—, que constituye una fuente enorme de datos para la historia de España y de la Compañía.

Las Evangelicae historiae imagines, su obra más conocida, surgieron de una idea de San Francisco de Borja en el prólogo a unos comentarios al Evangelio: Para hallar mayor facilidad en la meditación se pone una imagen que represente el misterio evangélico, y así, antes de comenzar la meditación, mirará la imagen y particularmente advertirá lo que en ella hay que advertir, para considerarlo mejor en la meditación y para sacar mayor provecho de ella; porque el oficio que hace la imagen es como dar guisado el manjar que se ha de comer, de manera que no queda sino comerlo; y de otra manera andará el entendimiento discurriendo y trabajando de representar lo que se ha de meditar, muy a su costa y con trabajo.

Borja, que sigue las enseñanzas de San Ignacio sobre la oración, tenía la intención de publicar este comentario de los Evangelios acompañado de imágenes que ayudaran a la composición de lugar para la meditación, pero falleció antes de poder llevar el proyecto a término.

Jerónimo Nadal continuó con su propósito y compuso otros comentarios más extensos siguiendo las lecturas del Evangelio según el año litúrgico, al mismo tiempo que encargaba los dibujos a Bernardino Passeri y el jesuita Giovanni Battista de Benedetto Fiammeri. Sin embargo, no consiguió encontrar grabadores que hicieran frente a un proyecto tan ambicioso.

Sólo años más tarde de su muerte, siendo responsable de la edición el padre Diego Jiménez, el genio organizativo y la ambición de Cristoforo Plantin fueron capaces de sacar de la prensa estos comentarios acompañados de las monumentales planchas con que se pueden contemplar en su edición príncipe de Amberes de 1593.

Plantin, por aquel entonces enfrascado en proyectos de libros ilustrados tan importantes como la Humanae salutis monumenta de Arias Monrano o la versión en emblemas del Catecismo de Canisio, tenía a su servicio a los mejores grabadores de la escuela flamenca, que fueron los encargados de hacer el trabajo.

Gracias a estos el libro se convirtió en un auténtico museo del arte del buril, con obras de gran calidad de autores tan destacados como los hermanos Wierix o los Collaert.

Es ésta una de las primeras obras ilustradas de la Compañía de Jesús y con seguridad una de las más hermosas e influyentes. La edición que se conserva en la Universidad de Navarra pertenece a la traducción italiana de los comentarios de Nadal realizada por el jesuita italiano Agostino Vivaldi y publicada en Roma por Luigi Zannetti en 1599, con las mismas planchas de las ediciones de Plantin.


Bibliografía:


•Busert, T., «Jerome Nadal and Early Jesuit Art in Rome», The Art Bulletin, Vol. LVIII, nº 3, 1976, pp. 424-33.


•Nadal, J., Imágenes de la Historia Evangélica. Estudio introductorio a cargo de A. Rodríguez Gutiérrez de Ceballos, Barcelona, El Albir, 1975.


•Rodríguez Gutiérrez de Ceballos, A., “Las Imágenes de la Historia Evangélica, del P. Jerónimo Nadal en el marco del jesuitismo y la Contrarreforma, Traza y Baza, nº 5, pp. 77-95.


•Torres Pérez, José María, González Martín, Rubén y San Julián Arrupe, Teresa, Evangelicae historiae imagines, 24-nov-2008, [[1]]






Selección de enlaces e imágenes: José Gálvez Krüger


Enlaces:


[[2]] Utilísima edición digital de las planchas de Evangelicae Historiae Imagines, 1595 realizada por Felix Just, S.J.: Nadal, Jerónimo, S. J. (1507-1580)


Fuente: Universidad de Navarra