Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 20 de noviembre de 2018

Interpretación alegórica de la escalera principal y de la bóveda mudéjar de Convento de San Francisco de Lima

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Colaborazión de Shophy Zegarra
Fotofrafía de Juan Pablo El Sous. El pecador tiene que subir al monte de la calavera, para ver la fealdad de sus crímnes, por la doble escala del pecado y de la culpa.
33583364 10155198247252000 2164148078158807040 n.jpg
En cambio La Inmaculada sube al Cielo por la escla de la puereza, de la obediencia y de la perserverancia
Fotografía de Sebastián Mezarina
Fotografía de Sebastián Mezarina

Queremos comenzar advirtiendo que los elementos constitutivos del tema que vamos a comentar, no fueron edificados al mismo tiempo y que, en la actualidad, la bóveda mudéjar no muestra los elementos originales: color azul, secciones estofadas en oro y policromías varias. Sin embargo, en nada afecta el análisis alegórico que haremos de esta sección, debido a que nos referiremos a esos planos, a esas estructuras y ornamentos como obra finalizada,como discurso que ha atravesado todas las etapas de la peroración del discurso común, porque no olvidemos que la arquitectura religiosa es manifestación alegórica del Misterio. Todo ahí es materia predicable. Y la prédica es única, porque no depende ni de la bóveda, ni de las pechinas ni de los pasos de la escalera, ni de los entablados, ni de las yeserías, porque gira únicamente entorno de la Santa Cruz de Cristo y de su dolorosa Pasión.

Preside el conjunto de la escalera, bóveda y altar pictórico que tiene por base el descanso, el Símbolo del Sagrado Corazón de Jesús, situado en la cancela de columnillas torneadas que impide y permite el acceso al segundo piso del claustro Mayor.

El conjunto debiera interpretarse tomando como base la cita evangélica <<Tristis est anima mea usque ad mortem>>. Un conjunto de ángeles pasionarios, que exhiben todas y cada una de las armas de Cristo, bien pueden servir de pauta a un narrador y de soporte visual y auxilio imaginativo a un espectador: Lo que a manera de panoplia se ensambla en la Cruz de los Improperios, de despliega, aquí, en torno de la gran ventana.

La dicha Santa Cruz de los Improperios de la Escalera Principal del Convento de San Francisco de Lima, puede ser encontrada, por donde se mire, en todo el conjunto arquitectónico. Comenzando por la portería misma, alternando en importancia con los estigmas que Cristo quiso conceder a San Francisco, y a otros santos de la Orden de Frailes Menores, a través de la Historia.

Se mencionó que la Cruz de los improperios tiene dos fuentes ciertas: <<la Misa de San Gregorio>> y el libro <<Vulnera Christi>>, del Obispo Paleoti. Conviene mencionar que hay una publicación análoga dedicada a los estigmas de San Francisco, para refrendar la idea de que los estigmas son reflejo de las Santas Llagas. Ambos, llagas y estigmas están alegorizados en las 5 fuentes del Claustro principal.




33308758 1678043362311540 1012326454546923520 n.jpg
33183001 1676967299085813 8313392591387230208 n.jpg



Como he dicho repetidamente en mis escritos, la pedagogía de los Misterios de Nuestra Salvación, en cuantos a los símbolos y alegorías se refiere, es la misma en toda la Europa Occidental y en el Imperio Español. El grabado precedente muestra que Stabat Mater Dolorosa, iuxtra crucem lacrimosa, dum pendebat filium suum.

El altar pictórico la muestra - nítidamente - con la espada de siete dolores. Cubre este Monte Calvario, al que hemos subido por dos escaleras, la de la penitencia y la del arrepentimiento, la bóveda mudéjar .

Este bello artesonado nos recuerda las Tinieblas que cubrieron la tierra entre las horas sexta y nona. Lo oscuro de su color nos indica no una noche estrellada, como se dice, sino el ocultamiento del sol planetario que no quiso ver el eclipse del Sol de Justicia.

La Creación toda se negaba a ser cómplice y testigo ocular del deicidio. Estas horas negras son las de la prueba de la obediencia de Cristo, y de la Fe de María. La Virgen Gloriosa y Bendita, Mujer Fuerte, probada en los dolores, es figurada aquí como el Firmamento de símbolos y Virtudes que anunciaba con sus luceros de Fe, que aquella no sería una noche sin aurora.

Que otra cosa no puede sugerir la desparecida coloración azul de ese cielo de madera. Los efectos de luz de la linterna , el azul y el dorado de los meteoros y el plateado de las estrellas, que simbolizan el amor y la fidelidad, nos dicen que estamos a media luz, y que está naciendo el día sin ocaso, tal como la estrella anunció en lo más crespo de la noche el nacimiento del Redentor.

La Luz, filtrada por los cristales de la linterna ingresaba al lucernario, disipando las oscuridades del ambiente, llenándolo de brillo, simbolizando, la paulatina luz que Cristo ve, cuando -con su poder- hacer rodar,desde dentro, la piedra del oscuro sepulcro. No se puede hablar de la Muerte de Cristo y no mencionar su Gloriosa Resurrección, porque si Cristo no hubiera resucitado "vana sería nuestra fe".

Finalmente hay una interpretación concurrente, pero atribuible solamente a la escalera conventua: mediante los dos escalas de acceso, que son la del Amor y la de la Caridad, podemos empezar a ascender en la escala espiritual.


33846817 1684809631634913 4562914014786486272 n (1).jpg
33807346 1684870811628795 8166468984326062080 n.jpg

[[Archivo:]

José Gálvez Krüger

Director de la Enciclopedia Católica

Dedico este texto como testimonio de amistad y gratitud, al Protopresbítero de la Santa Iglesia Ortodoxa de Antioquía, en Mexico, Abuna Emiliano, su dignísima esposa Juriyíe, Laura y su hermosa y bendecida familia.

Selección de Grabados León de Martín