Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 27 de marzo de 2017

Iglesia Latina

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La palabra Iglesia (ecclesia) se utilizó en su primer sentido para expresar la entera congregación de la Cristiandad Católica unida en una Fe, obedeciendo a una jerarquía en comunión consigo misma. Este es el sentido de Mateo, 16,18; 18,17; Efesios 5,25-27 y otros. En este sentido es en el que hablamos de la Iglesia sin calificación, decimos que Cristo fundó una Iglesia, y así sucesivamente. Pero la palabra se aplica constantemente a los diversos elementos individuales de esta unión. Como el conjunto es la Iglesia, la Iglesia Universal, así lo son sus partes las Iglesias de Corinto, Asia, Francia, etc. Esta segunda acepción de la palabra también aparece en el Nuevo Testamento (Hechos, 15,41; II Corintios, 11,28; Apocalipsis, 1, 4,11, etc.) Entonces cualquier porción que forme una unidad subsidiaria en sí misma puede ser llamada Iglesia local. La parte más pequeña es una diócesis—así hablamos de la Iglesia de París, de Milán, de Sevilla. Por encima de estas aún agrupamos provincias metropolitanas y secciones nacionales como unidades, y hablamos de la Iglesia de África, de Galia, de España.

La expresión “Iglesia de Roma”, debe señalarse que, aunque aplicada comúnmente por los no-católicos al conjunto de los católicos, sólo puede usarse correctamente en este sentido secundario para la diócesis local (o posiblemente la provincia) de Roma, madre y maestra de todas las Iglesias. Un católico alemán no es, hablando con propiedad, miembro de la Iglesia de Roma sino de la Iglesia de Colonia, o de Munich-Freising, o de cualquiera que sea, en comunión y bajo la obediencia de la Iglesia de Roma (aunque, sin duda, por una ulterior extensión Iglesia Romana puede usarse como equivalente a Iglesia Latina para el patriarcado). La palabra es también utilizada muy comúnmente para las aún mayores porciones que están unidas bajo los patriarcas, esto es, para los patriarcados. En este sentido es en el que hablamos de Iglesia Latina. La Iglesia Latina es simplemente esa vasta porción del conjunto católico que obedece al patriarca latino, que se somete al Papa, no sólo en asuntos papales, sino también en los patriarcales. Se distingue así de las Iglesias Orientales (sean católicas o cismáticas) que representan los otros cuatro patriarcados (Constantinopla, Alejandría, Antioquia y Jerusalén) y cualquiera de las fracciones separadas de ellas.

El patriarcado latino siempre ha sido considerablemente más amplio. Ahora, dado que la mayor parte de la Cristiandad Oriental ha caído en el cisma, y dado que nuevas y vastas tierras han sido colonizadas, conquistadas o (parcialmente) convertidas por latinos (América, Australia, etc.), la parte latina de la Iglesia Católica aparece tan enorme comparada con las otras que mucha gente cree que todo el que está en comunión con el Papa es un latino. Este error es promovido por la teoría de la rama anglicana que supone que la situación sea que la Iglesia Oriental ya no está en comunión con Roma. Contra esto debemos recordar siempre, y cuando sea necesario señalar, que la constitución de la Iglesia Católica es aún esencialmente la que era en tiempos del Segundo Concilio de Nicea (787; ver también el canon 21 del IV de Constantinopla en 869 en “Corp. Jur.can.”, dist xxii,c.vii) A saber, hay aún los cinco patriarcados, de los que la Iglesia Latina es sólo uno, aunque una tan gran parte de los orientales se hallan separado. Las Iglesias Orientales, por pequeñas que sean, aún representan a la antigua Cristiandad católica del Oriente en unión con el Papa, obedeciéndole como Papa, aunque no como su patriarca. Todos los latinos son católicos, pero no todos los católicos son latinos. La antigua frontera pasaba justo al este de Macedonia, Grecia (el Ilírico fue reclamado después por Constantinopla), y Creta, y cortaba África al oeste de Egipto. Todo lo que estaba al oeste de esto era la Iglesia Latina.

Ahora debemos añadir a Europa Occidental todas las nuevas tierras ocupadas por europeos occidentales, para formar el enorme patriarcado latino actual. En todo este vasto territorio el Papa reina como patriarca tanto como por su suprema posición como cabeza visible de la Iglesia entera, con la excepción de pequeñísimos restos de otras prácticas (Milán, Toledo, y los bizantinos del sur de Italia), su Rito Romano es usado en todas partes según el principio general de que el rito sigue al patriarcado, que los obispos locales utilizan el rito de su patriarca. Las prácticas medievales de Occidente (París, Sarum, y otras), que en una época la gente promovió mucho con fines de controversia, no eran en ningún sentido ritos realmente independientes, como lo son los restos de la práctica galicana en Milán y Toledo. Fueron sólo modificaciones locales muy ligeras del Rito Romano. De esta concepción deducimos que la práctica desaparición del rito galicano, pese a lo mucho que los arqueólogos puedan lamentarlo, se justifica por el principio general de que el rito debe seguir al patriarcado. La uniformidad de rito en toda la Cristiandad no ha sido nunca un ideal entre los católicos; pero la uniformidad en cada patriarcado sí lo es. Deducimos también que la sugestión, ocasionalmente hecha por anglicanos destacados, de una Iglesia Anglicana “Uniata” con su propio rito y hasta cierto punto sus propias leyes (por ejemplo, con un clero casado) es absolutamente opuesta a la antigüedad y al Derecho Canónico consecuente. Inglaterra es muy ciertamente parte del patriarcado latino.

Cuando los anglicanos vuelvan a la antigua fe se encontrarán sujetos al Papa, no sólo como cabeza de la Iglesia sino también como patriarca. Como parte de la Iglesia Latina, Inglaterra debe someterse al Derecho Canónico latino y al Rito Romano tanto como Francia o Alemania. La comparación con los católicos de Rito Oriental se basa en una errónea concepción de la situación en su conjunto. Se deduce también que la expresión católico latino ( o incluso romano) está bastante justificada, ya que expresamos por ella que no sólo somos católicos, sino también miembros del patriarcado latino o romano. Un católico de rito oriental por otra parte es un católico bizantino, o armenio o maronita. Pero una persona que está en cisma con la Santa Sede no se admite, por supuesto, por los católicos que sea católico en absoluto.

ADRIAN FORTESCUE

Transcrito por Michael C. Tinkler

Traducido por Francisco Vázquez