Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 21 de octubre de 2017

Georges Lemaître S.J.

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra de todo lo visible e invisible
Este precursor de la cosmología moderna es, hoy, un personaje un tanto olvidado, Sin embargo, fue el primero que tuvo, desde los 1920, la intuición de que el universo tenía una historia y se encontraba en evolución; oponiéndose así a la concepción de todos los científicos de época, especialmente… Einstein.
George Lemaitre.jpg
Este hijo de médico, nació en Charleroi, Bégica, en 1894, y desde sus más tierna infancia se distinguió por sus facilidades matemáticas y su espíritu curioso. Este apetito por las ciencias se enriquece con una vocación religiosa: ya sabe que será sacerdote.

El Universo del Abate Lemaître:la hipótesis del átomo primitivo

Lemaitre big.jpg
Nacido de su reflexión matemática, y corrigiendo su concepto de 1927, propuso en 1930 este modelo de universo conocido bajo el nombre de universo Lemaître-Esinstein o hipótesis del átomo primitivo, y que más tarde tomará el nombre de big-bang. Su reflexión se apoya sobre los nuevos datos brindados por la observación de los espectros de ciertas galaxias recientemente descubiertas. Interpreta cuatro años antes que Hubble el desajuste espectral hacia el rojo como la prueba de la expansión del universo.
Lemaitre.jpg


Divide la historia de este universo en tres períodos


I. La explosión del átomo primitivo: Hace 5 millardos de años existía un núcleo de materia hiperdensa e inestable que explotó bajo la forma de una super-radioactividad. Esta explosión se propagó durante un millardo de años y los astrónomos perciben sus efectos en los rayos cósmicos y las emisiones X.

II. El período de equilibrio o el universo estático de Einstein: Finalizada la explosión, se establece un equilibrio entre las fuerzas de repulsión cósmicas en el origen del acontecimiento, y las fuerzas de gravitación, durante esta fase de equilibrio (2 millardos de años); se forman los nudos y dan nacimiento a las estrellas y galaxias.

III. Los períodos de expansión: Hace 2 millardos de años, la repulsión cósmico domina nuevamente la fuerza de gravitación. El universo se encuentra en expansión a una velocidad de 170 kms/seg; esta expansión se va a prolongar indefinidamente.


La reacción de la comunidad científica es mitigadísima; Einstein califica esta hipótesis como sospechosa, porque haciendo referencia “al dogma de la creación”. En los Estados Unidos enfrentó cierto rechazo. Sin embargo, este modelo se encuentra confrontado con los desarrollos de la física nuclear y la nucleosíntesis que implica, y no calza con los datos observacionales. Lemaître abandona sus trabajos de cosmología y cae en el olvido.

En 1948, Georges Gamov propone una nueva descripción del comienzo del universo y predice, con ciertos errores, la abundancia de elementos químicos primordiales del universo y predice, igualmente, la existencia de la irradiación cósmica en 3 K, que sería descubierta en 1965 por Penzias y Wilson (Los rayos cósmicos no se asociaban al comienzo del universo).

Gamov es considerado hoy como el verdadero padre de la teoría del Big Bang, pero las líneas maestras estaban nítidamente presentes en la cosmología de Lemaître. Si Lemaître estuvo a la sombra de hombres de mayor prestigio (Eibstein, Eddington, Hubble, Gamov) fue porque nunca buscó honores y reconocimiento. Por el contrario jamás dudó de sí mismo en el plano matemático. Su fuerte personalidad se manifestaba se manifestaba en el dictado de los cursos que daba en la universidad católica de Lovaina.

Lemaître tenía excelente relaciones con el Vaticano, pero un profundo desacuerdo lo opuso al Papa Pío XII, cuando se trató de ligar las revelaciones de la Biblia con los avances científicos, ya que Lemaître los separaba radicalmente.

Lemaître muere en 1966. La Teoría del Big Bang s econvirtio en esa época el modelo cosmológico dominante. Fuente: www.astropensees.com Traducido del francés por José Gálvez Krüger.