Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 18 de octubre de 2017

Gabriel Malagrida

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Misionario Jesuita de Brasil. Nació el 18 de septiembre o 6 de diciembre de 1689, en Menaggio, en Italia y murió el 21 de septiembre de 1761, en Lisboa. Incorporó la Orden Jesuita en Génova en 1711 y en Lisboa en 1721, llegando a la isla de Maranhào hacia el final del mismo año. Después partió a Brasil, en donde por 28 años experimentó dificultades numerosas en la Cristianización de los nativos. En 1749 fue enviado a Lisboa, donde el rey envejecido Juan V lo recibió con grandes honores. En 1751 volvió al Brasil, pero fue vuelto a llamar a Lisboa en 1753 por el requerimiento de la viuda reina Marianna de Austria, la madre de José, que había asumido el trono a la muerte de su padre, Juan V.

La gran influencia que Gabriel ejerció en la Corte de Lisboa era una espina en el lado de Pombal, el primer ministro. Por intrigas y calumnias indujo al joven rey, José I, que Malagrida destierre a Setubal (noviembre de 1756) y quite a todos los jesuitas de la corte. Un atentado sobre la vida del chamberlain, Teixeira, durante el cual el rey Pombal fue accidentalmente herido en una conspiración dirigida por Malagrida y otros Jesuitas. Sin prueba, Malagrida fue declarado culpable de alta traición, pero, siendo sacerdote, no podría ser ejecutado sin el consentimiento de la inquisición. Mientras tanto las herramientas de Pombal substituyeron a los funcionarios de la inquisición, que eran amistosos hacia Malagrida, logrando su condena por herético y visionario, con lo cual lo estrangularon, y su cuerpo fue quemado. La acusación de herejía se basa en dos tratados. Su profesión de escritor de estos tratados nunca se ha probado, y contienen tales declaraciones ridículas que, si él las escribió, previamente debió haber perdido la razón en los horrores de sus dos años y medio de encarcelamiento. Que él no era culpable de ninguna conspiración contra el rey es admitido incluso por los enemigos de los Jesuitas. Un monumento en su honor fue erigido en 1887 en la Iglesia parroquial de Menaggio.

Mury, Histoire de Gabriel Malagrida (Paris, 1884; 2nd ed., Strasburg, 1899; Ger. trans., Salzburg, 1890); Un monumento al P. Malagrida in La Civilità Cattolica, IX, series XIII (Rome, 1888), 30-43, 414-30, 658-79; Sommervogel, Bibliothèque de la Compagnie de Jésus, V (Brussels, 1894), 394-95; Butina, Vida de Malagrida (Barcelona, 1886).

MICHAEL OTT Trascrito por Charles W. Herman Traducido por Gonzalo Valderrama