Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 19 de octubre de 2017

Fernando de Magallanes

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(
Magallanes 1.jpg
Magallanes.jpg
En portugués Fernão Magalhaes)

El primer navegante en dar la vuelta al mundo; nació alrededor del 1480 en Saborosa, Villa Real, provincia de Traz os Montes, Portugal; murió el 27 de abril de 1521 durante el viaje de descubrimiento de la Isla de Mactan en las Filipinas.

Hijo de Pedro Ruy de Magalhaes, alcalde de su pueblo, y de Alda de Mezquita, fue educado en la Corte de Portugal y estudio astronomía y ciencias náuticas bajo la tutela de buenos profesores, entre quienes pudo haber estado Martín Behaim. Estos estudios lo llenaron, desde una temprana edad, de entusiasmo por los grandiosos viajes de descubrimiento que se estaban realizando en sus tiempos.

En 1505, tomó parte en la expedición de Francisco d'Almeida, preparada para establecer el virreinato portugués en India, y en 1511 realizó un importante servicio en la conquista portuguesa de Malacca. Regreso en 1512 a su casa y tomó parte en la expedición portuguesa a Marocco (Marruecos) dónde fue mal herido. Debido a ciertas diferencias con el comandante en jefe, dejó el ejército sin permiso; esto y un informe desfavorable de Almeida sobre él, lo llevaron a caer en desgracia ante el rey. Condenado a la inactividad y señalado por su deseo de distinción, una vez más se dedico a los estudios y proyectos, principalmente estimulado por los informes de las recientemente descubiertas Moluccas, enviados por su amigo Serrao. Serrao exageró el tamaño de las Moluccas al este de Malacca de tal manera, que las islas parecían ser la mitad del mundo concedido por el Papa a España. Magallanes decidió buscar las islas Moluccas navegando por el oeste alrededor de América del Sur. Cuando perdió las esperanzas de despertar algún interés en Portugal para llevar a Cabo su proyecto, siendo mas que nunca incomprendido e ignorado, renunció a su nacionalidad y ofreció sus servicios a España. Recibió mucha ayuda de Diego Barbosa, guardián del castillo de Sevilla, con cuya hija contrajo matrimonio, y del influyente Juan de Aranda, agente de la oficina de las Indias, quienes enseguida desearon reclamar a Moluccas para España. El Rey Carlos I de España (luego el Emperador Carlos V) dio su rápido consentimiento el 22 de marzo, de 1518, influenciando en gran parte por los consejos de Juan Rodríguez Cardinal de Fonseca. El rey hizo un acuerdo con Magallanes, estableciendo las distintas partes de propiedad de los nuevos descubrimientos, y las recompensas a ser concedidos por el descubrimiento, señalándolo como comandante de la flota. Esta flota consistió en cinco calaveras entregadas por el gobierno; dos de 130 toneladas, dos de 90 toneladas y una de 60 toneladas; entregándoles también provisiones para 234 personas a lo largo de dos años. Magallanes comandó la nave principal, La Trinidad; Juan de Cartagena, a San Antonio; Gaspar de Quesada, La Concepción; Luis de Mendoza, La Victoria; Juan Serrano, a Santiago. La expedición también incluía a Duarte Barbosa, sobrino de Barbosa, el cosmógrafo Andrés de San Martín, y al italiano Antonio Pigafetta de Vicenza a quien se le debía el crédito del viaje. Magallanes hizo el juramento de fidelidad en la iglesia de Santa María de la Victoria de Triana en Sevilla, y recibió el estandarte imperial. También les dio una fuerte suma de dinero a los monjes del monasterio pidiéndoles rezar por el éxito de la expedición. La flota se hizo a la mar el 20 de septiembre, de 1519, partiendo de San Lucar de Barameda. Se dirigieron desde las Islas del Cabo Verde al Cabo S. Agustín en Brasil, luego por el largo de la costa de la Bahía de Río Janeiro (13 diciembre), y la desembocadura del rió de La Plata (10 enero, 1520). En ambos cuerpos de agua ingresaron vanamente buscando un pasaje al océano occidental. El 31 de marzo, Magallanes decidió pasar el invierno a 49° 15' de latitud sur, permaneciendo casi cinco meses en el puerto de San Julián. Mientras el invierno los envolvía, se desato un motín, viéndose Magallanes obligado a ejecutar Quesada y Mendoza, y a enviar a Cartagena a la costa. El viaje se reanudó el 24 de agosto, y el 21 de octubre la flota llegó al Cabo Vírgenes, alcanzando con ello la entrada a los estrechos. Esos estrechos miden 373 millas de largo, y hoy llevan el nombre de su atrevido descubridor, a pesar que él los llamó Canal de Todos los Santos. La San Antonio con su piloto Gómez a bordo, desertó secretamente y regreso a España, mientras Magallanes continuó con las otras naves. Entró a los estrechos el 21 noviembre y al final de las tres semanas alcanzo la mar abierta en el otro lado. Y como encontró un viento muy favorable, le dio el nombre de Mar Pacífico al inmenso océano por el que navegó por más de tres meses, sufriendo gran privación durante ese tiempo por la falta de alimentos. Manteniendo firmemente su curso hacia el nordeste, llegó al Ecuador el 13 de febrero, de 1521, y a los Ladrones el 6 de marzo.

El 16 de marzo Magallanes descubrió el Archipiélago de San Lázaro, tiempo después llamado las Filipinas. Decidió quedarse aquí durante un tiempo, a salvo de los portugueses, dejar reposar a sus hombres y repara las naves, planeando llegar en buenas condiciones a las no distantes Moluccas. Fue recibido amistosamente por el jefe de la isla de Cebú, quien después de ocho días fue bautizado (ver BAUTISMO) junto con otros varios centenares de nativos. Magallanes deseó dominar la Isla vecina de Mactan pero murió el 27 abril, por las flechas envenenadas de los nativos. Después de que Duarte Barbosa y Serrano perdieran también sus vidas en la isla de Cebu, las naves Trinidad y Victoria se echaron a la mar bajo la guía de Carvalho y Gonzalo Vaz d'Espinosa, llegando a Moluccas el 8 de noviembre, de 1521. Sólo La Victoria, con Sebastián del Cano como capitán, y una tripulación de dieciocho hombres, llegaron España (8 septiembre, 1522). La nave trajo 533 quintales de clavos de olor que ampliamente repusieron los gastos del viaje. Magallanes no alcanzó propiamente su meta, las Islas de la Especies, aunque logro la parte más difícil de su tarea. Fue el primero en navegar alrededor del mundo, llevando a cabo completamente su proyecto, logrando así la hazaña náutica más difícil de todos los siglos. El viaje fue también muy fructífero para la ciencia, dio la primera prueba positiva de la rotundidad de la tierra y la primera idea verdadera de la distribución de la tierra y el agua.

Amoretti, Primo viaggio intorno al globo terracqueo (Milán, 1800) (una publicación original de MSS. de la fundación Pigafetta, conservado en la Biblioteca Ambrosiana, Milán, el Bibl. Nacional, París, y T. Fitzroy-Fenwick--anteriormente el Señor T. Philipps--la biblioteca, Cheltenham); Pigafetta, tr. y ed. Robertson, El Viaje de Magallanes alrededor del Mundo, Original y Texto Completo del más Viejo y Mejor MS (el MS ambrosiano de Milán del siglo decimosexto. Texto en italiano e inglés con notas) (Cleveland, Ohio, 1905); Nunhez de Carvalho en Noticias para la historia e geografía das nacoes ultramarinas (6 vols., Lisboa, 1831), presenta un extracto del diario de otro miembro de la expedición, Mestro Bautista; Burck, Magallanes oder erste Reise um die Erde (Leipzig, 1844); Barras Arama, Vida y viajes de Magellanes (Santiago, 1864); Stanley, El Primer Viaje Alrededor el Mundo (Londres, 1874); Wieser, Magalhaesstrasse u. austral-continente (Innsbruck, 1881); Guillemard, Vida de Ferdinand Magellan (Londres, 1890); Butterworth, La Historia de Magallanes y el Descubrimiento de las Filipinas (Nueva York, 1988); Kolliker, Die erste Umsegelung der Erde durch Fernando de Magellanes und Juan Sebastian del Cano, 1519-1522 Munich, 1908).

OTTO HARTIG Transcrito por John Szpytman Traducido por Bartolomé Santos