Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 22 de octubre de 2017

Arquidiócesis de Calcuta

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Arquidiócesis de Calcuta

La provincia eclesiástica de Calcuta comprende prácticamente la antigua provincia india de Bengala, en la que fue introducida la fe católica en épocas remotas. A mediados del siglo XVI los mercaderes portugueses comerciaban en los puertos de Bengala. Pero no permanecían en el país. Sus naves llegaban a bengala en el monzón a fines de mayo, y retornaban a Cochin en octubre. Alrededor de 1571, ellos recibieron importantes concesiones de Akbar, el gran mogul residente en Agra. Se les permitió construir una ciudad en Hugli, erigir templos, llevar sacerdotes y bautizar a los nativos que quisieran convertirse en cristianos. Los mercaderes portugueses pronto fueron seguidos por colonizadores del mismo país, que se asentaron en Hugli. Muchos nativos se hicieron cristianos, de tal modo que para 1598 ya había 5,000 católicos, entre portugueses, nativos y mestizos.

Muy distinto fue el origen y el carácter de otras comunidades católicas que surgieron en varias partes de Bengala hacia el fin del siglo XVI e inicios del XVII. Los gobernantes nativos cuyos territorios estaban siempre amenazados por sus enemigos, acudieron en busca de protección a los aventureros portugueses, numerosos en ese momento y famosos por su valor. Estos se asentaron en villorrios a las orillas de los ríos, y como paga recibían una mensada y parte del botín. Su número aumentó inmediatamente, pues, además, se desposaron con mujeres nativas, y muchos conversos se llegaron a ellos en busca de protección y seguridad. A esos conversos se les conocía como "topassees", porque llevaban sombreros como los portugueses (topa significa sombrero). En 1598 en la costa de Chittagong y Arracan había 2500 católicos de origen portugués o mestizo, además de los cristianos nativos. Todas las comunidades católicas de Bengala estaban bajo la jurisdicción de la diócesis de Cochin, la cual fue erigida en 1557. Mas no se había pensado aún abastecerlas de sacerdotes ni en construir templos. Solamente Hugli tenía un templo y un párroco. En las otras partes los católicos dependían para sus cuidados espirituales de la presencia ocasional de algún sacerdote de viaje al sur. El 9 de enero de 1606 fue erigida la diócesis de San Tomé de Meliapur, y Bengala quedo bajo su jurisdicción.

En 1579 dos jesuitas habían estado temporalmente en Bengala, y otros dos habían sido enviados allí desde Cochin en 1598 para recabar información sobre las esperanzas y perspectivas de una misión católica. Erigieron una escuela y un hospital en Hugli, dos templos y residencias en Chittagong. Además se planeó la construcción de dos templos en Siripur y Bacala. Los gobernantes nativos se mostraron favorables, e incluso hicieron generosos donativos ara las nuevas misiones. Pero los disturbios políticos arruinaron esos inicios esperanzadores. Residencias y templos fueron arrasados en 1603, y los cuatro jesuitas que entonces trabajaban en Bengala fueron llamados por sus superiores. Mientras tanto, el obispo de Cochin, Don Fray André, había determinado enviar un misionero franciscano a Bengala para atender a los cristianos de ese lugar. El mismo obispo había confiado Bengala a los agustinos de Goa, y se dice que les dio derechos exclusivos para todas las parroquias de la región. Cinco agustinos desembarcaron en Hugli en 1599, edificaron el convento de san Nicolás Tolentino y tomaron posesión de las iglesias que existían ahí en ese momento. Pocos años después los encontramos establecidos en Angelim (Hidgelee), Tambolim (Tumlook), Pipli. Alrededor del 1612 están en Dacca; en Noricul, Siripur y Katrabo en 1621; en Balasore, Ossumpoor y Rangamati en 1640.

Chittagong merece una mención aparte. Los mogules de Bengala luchaban continuamente por arrebatar a Chittagong del dominio del Emperador de Arracan. Casi lo lograron en dos ocasiones, aprovechando el factor sorpresa, pero desde entonces el gobernante mantuvo un fuerte grupo de portugueses a su servicio en Dianga, cerca de Chittagong. En vez de esperar los ataques de los mogules, los portugueses creyeron que era más fácil y efectivo invadir al enemigo, de modo que empezaron a hacer incursiones en la costa de Bengala, llevando consigo a poblados enteros de hindúes y musulmanes. De ese modo entre 1621 y 1634 regresaron a Chittagong 42,000 esclavos, de los cuales los agustinos bautizaron a 28,000. Convirtieron, además, 5,000 nativos de la región, llamados Mugs o Mogos.

Esta bárbara belicosidad de los portugueses en Chittagong acarreó, entre otras cosas, la ruina de Hugli en 1632. El emperador mogul, Shah Jehan, ordenó a Khasim Khan, Nawab de Bengala, que destruyera esa población. Luego de un sitio de tres meses, el pueblo fue atacado. Cuatro sacerdotes y muchos cristianos fueron enviados presos a Agra. No obstante, los portugueses fueron reinstalados en el poder al año siguiente (1633). Ya sea por agencias de los jesuitas de Agra y Lahore, por la intervención del príncipe mogul llamado Assofokhan, o por las negociaciones del virrey de Goa, los cristianos fueron autorizados a asentarse, no en Hugli, propiamente dicho, sino en un poblado a las afueras de éste, llamado hasta hoy Bandel. En 1660 se erigió allí una iglesia y un convento agustino, que existen hasta el día de hoy. El prior de ese convento era el capitán de la banda, con poder para tratar crímenes menores, no capitales. También se erigió un convento de monjas agustinas, que se convirtió en ocasión para ciertas acusaciones de los viajeros en contra de la moral de Bandel. La situación canónica de ese convento nunca se definió. En 1666, Aurangzeb tuvo éxito al conquistar Chittagong, y la colonia portuguesa fue desplazada a Felinghee Bazar, cerca de Dacca.

Los jesuitas regresaron a Bengala hasta 1612. Su ministerio fue entorpecido por la rivalidad de los agustinos quienes deseaban mantener su privilegio exclusivo. Aquellos pronto limitaron sus trabajos a su iglesia y al colegio de san Pablo en Hugli. Estas instituciones fueron erigidas en 1621, destruidas o dañadas en 1632, y reconstruidas en 1655. Por muchos años un solo jesuita trabajaba allí, hasta que en 1746, se cedieron tanto el templo como la escuela. En 1688 los franceses iniciaron una fábrica en Chandernagore, a unos kilómetros de ahí. Los agustinos de Bandel reclamaron el derecho de convertirse en párrocos del nuevo poblado, pero, cediendo a las autoridades francesas, el obispo de Meliapur creó allí, el 10 de abril de 1696 una parroquia especial confiada a los jesuitas franceses. Para 1753 había en Chandernagore102,000 habitantes y únicamente 4,000 católicos. Los capuchinos se habían asentado y construido una iglesia en la localidad en 1726.

En 1690 Charnock fundó Calcuta. Portugueses de Hugli poblaron la nueva ciudad. Construyeron una capilla y fueron atendidos por padres agustinos. En 1799 la capilla fue substituida por una hermosa iglesia dedicada a Nuestra Señora del Rosario, convertida luego en catedral. Los agustinos de Bengala habían sido criticados duramente por los viajeros protestantes, y hay que reconocer que había razón para ello. No es sorprendente que en algunos casos sacerdotes mal formados, enviados a las capellanías foráneas, lejos de cualquier control o ayuda, hayan sido causa de escándalo. Sin olvidar que vivían en medio de la corrupción pagana, musulmana y hasta cristiana. El problema radicaba en la forma como se llevaba a cabo su reclutamiento. Los agustinos de Goa rechazaban a los candidatos nativos o mestizos y se vieron obligados a aceptar a los candidatos europeos, aún sin reunir éstos las cualidades necesarias. Dado que la demanda superaba a la oferta, se hizo necesario reducir el tiempo de formación. Y aún así, muchas comunidades católicas estuvieron sin sacerdote durante muchos años. Los superiores agustinos en Lisboa no estaban de acuerdo con esa decisión. Afirmaron que era mejor seleccionar a los mejores nativos que aceptar indiscriminadamente a jóvenes aventureros europeos, a quienes sus familias habían enviado a India para deshacerse de ellos. Los superiores, y el Rey de Portugal en persona, por su derecho de patronazgo, amenazaron a los agustinos con retirarlos de Bengala. Los obispos de Meliapur insistieron en una mejor organización y disciplina. Todo fue inútil. Era imposible llevar a cabo órdenes dictadas a miles de kilómetros, y menos en territorio mogul. Francis Laynez. S.J., Obispo de Meliapur, visitó todas las misiones de Bengala en 1712, pero sus esfuerzos resultaron infructuosos. El clero y la gente siempre se opusieron a cualquier intento de reforma. Incluso llegaron a solicitar ayuda de las autoridades mogules para que cesara la intervención episcopal.

Para fines del siglo XVIII solamente había agustinos en Calcuta y Bandel. En otras partes los católicos eran atendidos por clérigos de Goa. La condición en la que vivían los 25,000 católicos que conformaban las once parroquias de Bengala puede ser descrita en dos palabras: ignorancia y corrupción. Fueron fácil presa para Kiernander, llamado el "primer misionero protestante en Bengala", quien llegó a Calcuta en 1758. Pero lo que realmente constituyó la mayor causa de la dispersión de los católicos fue la erección, a fines del siglo XVIII y principios del XIX, de varias escuelas protestantes muy bien equipadas. No hubo ninguna escuela católica en Bengala antes de 1830. Alrededor del 1829, surgió una división muy seria entre los católicos de Calcuta. De un lado, encabezados por el párroco de la iglesia principal, unos fieles escribieron a Roma para obtener un vicario apostólico y sacerdotes británicos. El 18 de abril de 1834 el Papa creó el vicariato apostólico de Bengala, y lo encomendó a los jesuitas ingleses. Roberto San Leger, jesuita irlandés, fue nombrado primer vicario apostólico de Bengala, y desembarcó en Calcuta con cinco compañeros en octubre de 1834. El párroco de la iglesia principal lo acogió en ella. Los compañeros de San Leger iniciaron una escuela pequeña, San Francisco Xavier, que creció poco a poco. La mayor parte de los católicos aceptó la autoridad del Vicario Apostólico. Sólo algunos se solidarizaron con los sacerdotes de Goa, de la parroquia de Boytakhana, la cual quedó en entredicho. San Leger fue llamado a Europa en 1838, y Mons. Taberd, Obispo Titular de Isauropolis y Vicario Apostólico de Cochin China, quien entonces vivía en Bengala, fue nombrado su sucesor ad interim. Él se dedicó con entusiasmo a la educación católica y se hizo querer de todos, pero murió de repente el 31 de julio de 1840. Entonces surgió una nueva división entre los católicos de Calcuta. El Dr. Carew acababa de suceder al Dr. O'Connor como Vicario Apostólico de Madras, y fue designado para ese mismo puesto en Bengala, el 20 de noviembre de 1840. En Calcuta construyó la iglesia de Santo Tomás, fundó escuelas, orfanatos, asilos y la pequeña escuela de San Juan. Pero surgieron dificultades entre él y los jesuitas. Éstos fueron retirados por su superior, y su floreciente colegio de San Francisco Xavier fue clausurado en 1846.

En 1850 Bengala y Arracan fueron constituidas como un vicariato aparte, que en 1886 se convirtió en la diócesis de Dacca. El Dr. Oliffe, coadjutor del Dr. Carew, consagrado en octubre de 1843, fue designado Vicario Apostólico de Bengala Oriental. En 1852, los distritos de Bengala al sur del Río Mahanadi fueron confiados por el Dr. Carew al obispo Neyret, Vicario Apostólico de Vizigapatam. En 1853 las Misiones Extranjeras de Paris accedieron a hacerse cargo de Assam, que desde entonces se convirtió en una prefectura apostólica. En 1855 el Dr. Carew cedió a las Misiones Extranjeras de Milán los distritos de Bengala Central, que en 1870 se convirtieron en prefectura apostólica en 1870, y en la diócesis de Khrishmagur. El Dr. Carew quedó como vicario apostólico de Bengala Occidental y murió el 2 de noviembre, 1855.

La arquidiócesis de Calcuta

La arquidiócesis de Calcuta se extiende a lo largo de la costa desde el Río Khabadak hasta el Río Mahanundi. Luego de la muerte del Dr. Carew, el Dr. Oliffe, Vicario Apostólico de Bengala Oriental, tomó posesión del vicariato de Bengala Occidental. Este vicariato aumentó por la adición de los distritos de Hazaribagh en 1871 y de Kurseong en 1881. Purneah, Santhal Pargannahs, Darjeeling en 1887, es actualmente la arquidiócesis de Calcuta, con dos diócesis sufragáneas, Dacca y Krishnagur, y la prefectura apostólica de Assam. Basado en la experiencia anterior, el Dr. Oliffe encomendó inmediatamente su antiguo vicariato a los padres de la Santa Cruz, previa autorización de Propaganda Fide. Tres años después también obtuvo autorización para encargar a los jesuitas el vicariato de Bengala Occidental. Como los jesuitas ingleses no podían tomar esa responsabilidad debido a su número escaso, el Papa la encomendó a los jesuitas belgas. El Dr. Oliffe murió en Nápoles, en 1858. El 28 de noviembre de 1859, cuatro jesuitas belgas y dos ingleses, acompañados de un hermano lego, desembarcaron en Calcuta e inmediatamente se pusieron a edificar, en el antiguo colegio de San Juan, el nuevo colegio de San Francisco Xavier. Para 1842 sus predecesores habían calculado que la población católica de Calcuta era de 8,000. Carew calculó unos 15,000, lo que parece muy elevado, pues los jesuitas belgas encontraron 6,000 en 1859. Unos pocos se dispersaron por Bengala Occidental. Mientras que la nueva misión estaba aún en etapa de experimentación no hubo nombramiento de vicario apostólico. El 9 de septiembre de 1864 fue nombrado el Padre Augusto Van Heule, S.J., como vicario apostólico de Bengala Occidental. Desafortunadamente, apenas a cuatro meses de su arribo a Calcuta murió repentinamente, el de junio de 1865.

El 11 de enero de 1867, el Reverendo Walter Steins, S.J., Vicario Apostólico de Bombay, fue transferido al vicariato apostólico de Bengala Occidental Él había acompañado a los primeros jesuitas belgas, para auxiliarlos con su experiencia, y había sido designado vicario apostólico de Bombay en 1861. Salió de Calcuta en 1877 hacia Australia, donde fue consagrado obispo de Auckland. Ahí murió el 1 de septiembre de 1881. El 31 de diciembre de 1877, el Padre Paul Goethals, S.J. fue nombrado arzobispo titular de Hierápolis y vicario apostólico de Bengala Occidental. El 23 de junio de 1886 el Papa León XIII firmó un concordato con el rey de Portugal. Ya antes, en 1857, Pío IX había firmado un concordato, pero las dificultades originadas por la doble jurisdicción habían subsistido en Bengala, aunque en menor grado que en otras partes. El nuevo concordato estableció una paz permanente. El 1 de septiembre de 1886, la bula "Humanae Salutis Auctor" erigió la jerarquía católica en India. León XIII envió a India a Mons. Agliardi como delegado apostólico, para que pusiera en práctica las determinaciones de la bula, y resolver algunos puntos finos relacionados con el "padroado", o patronazgo portugués. El 25 de noviembre de 1886, el Dr. Goethals fue nombrado arzobispo de Calcuta, y la provincia eclesiástica de Calcuta quedó establecida como ya se dijo. Dos iglesias quedaron bajo jurisdicción portuguesa en el territorio: la de Boytakhana en Calcuta. y la de Bandel, con su capilla anexa de Chinsurah. A la salida de los agustinos de Bengala, las iglesias quedaron bajo el cuidado del clero secular de la diócesis de Meliapur. Su jurisdicción es personal respecto a quienes se adhirieran a los sacerdotes portugueses en el momento del concordato de 1857, y respecto a quienes se fueran a Calcuta, Bandel o Chinsurah desde algún territorio que perteneciese a la diócesis de Mailpur.

El 9 de enero de 1894 se inauguró el I Concilio de la provincia de Calcuta. Presidió Su Excelencia Mons. Ladislas Zaleski, arzobispo titular Tebas y delegado apostólico. Estaban presentes el Arzobispo Goethals de Calcuta, el Obispo Francis Pozzi de Khrishnagur, el Obispo Augustine Louage de Dacca, y el reverendo Angelus Wuenzloher, S.D.S., Prefecto Apostólico de Assam. Las constituciones de ese sínodo, aprobadas por Roma, fueron promulgadas el 25 de julio de 1905. La salud del Arzobispo Goethals había estado resintiéndose por un tiempo, y murió en julio de 1901, a los sesenta años. El Padre Brice Meuleman, S.J, superior de la misión en Bengala, fue nombrado arzobispo de Calcuta el 21 de marzo de 1902, y consagrado en la catedral de la misma ciudad el 25 de junio del mismo año.

El área de la diócesis de Calcuta es de aproximadamente 100,000 millas cuadradas, y está poblado por cerca de 72 millones de habitantes. De ese número, según las estadísticas de 1906, 126,529 eran católicos: 81,000 bautizados y 44,759 catecúmenos. Ese número aumentó en el período 1906-1907 en casi 25,000 nuevos catecúmenos. En Calcuta se encuentran, además, cerca de 1,200 nativos que pertenecen a la diócesis de Meliapur.

Hay 193 jesuitas trabajando en la misión, en su mayoría belgas, de los cuales 107 son sacerdotes. Hay además dos sacerdotes seculares. En Calcuta hay cerca de 13,000 católicos bajo la jurisdicción del arzobispo. De ellos la mayor parte son eurasiáticos, mestizos, y entre ellos hay muchos pobres. La ciudad está dividida en ocho parroquias anexas a los siguientes templos: la Catedral de Nuestra Señora del Rosario, San Juan, San Xavier, Santo Tomás, Santa Teresa, San Patricio (Fort-William), San José (para los católicos de Madrás), y la iglesia del Sagrado Corazón.

Educación y labor caritativa

Para darnos una idea exacta de la misión de Calcuta será mejor tener presente las obras de caridad y de educación realizadas exclusivamente por las comunidades religiosas, los capellanes militares y ferroviarios, y las misiones nativas. Los jesuitas construyeron en Kurseong una casa de estudios teológicos, Santa María, para sus miembros en preparación y un noviciado (Manresa House) en Ranchi. Han también construido dos escuelas para niños, San Xavier, en Calcuta, con un alumnado cercano a los 800, y San José, en Darjeeling, con cerca de 200 muchachos. En 1847 el Dr. Carew había dado inicio a una pequeña congregación de hermanos, que luego Goethals logró afiliar a los Hermanos Cristianos ingleses en 1890. Ellos están encargados de un orfanato para varones en Calcuta, con 300 niños, y de la escuela intermedia San José, con 800. En Howrah, se hacen cargo del colegio San Luis, con 70, y en Assansol, de la escuela secundaria San Patricio, con 240; en Kurseong, del orfanato en memoria de Goethals, con 150. En la diócesis trabajan 35 hermanos. Las hermanas de Loreto, de Rathfarnam, en Irlanda, llegaron a Calcuta en 1842. En esa ciudad están al frente de las escuelas Chowringhee, Bowbazar, Dhurrumtollah, y Sealdah, en las que estudia un total de 1,500 alumnos. En Assansol tienen una escuela con 140 niñas; en Darjeeling, un internado con 160, y en Morapai, 160 niñas bengalíes. La orden tiene 90 religiosas. Las Hijas de la Cruz de Liege, en Bélgica, arribaron a Calcuta el 22 de diciembre de 1868. Están a cargo en Calcuta de la casa hogar San Vicente con 252 internas; de una escuela para niñas en Howrah, con 120 niñas; en Chaybassa, de una escuela nativa y un orfanato con 70 niñas; en Kurseollg, dirigen la escuela secundaria Santa Helena, con 220 alumnos. Son 40 religiosas. Las Ursulinas de Thildonck, Bélgica, llegaron a Bengala en enero de 1903. Son doce religiosas para dirigir las escuelas para niñas de la misión de Chotanagpore, y los conventos de Ranchi, Khunti, Tongo, Rengarih. Las Hermanas de San José de Cluny se han hecho cargo desde 1903 del orfanato para niñas nativas en Balasore, en el que cinco monjas atienden a 80 internas. Las Hijas de Santa Ana son una congregación autóctona que inició hace seis años. La casa de Bengala está bajo la dirección de las Ursulinas de Morapai; la casa de Chotanagpore bajo el cuidado de las Ursulinas en Ranchi.

Capellanes militares y ferroviarios

Hay cuatro capellanes militares al servicio de los soldados ingleses católicos en Bengala. Radican en Darjeeling, Dumdum, Calcuta (Fort-Willarn). Están pagados por el gobierno. El sacerdote de Serampore atiende a los soldados que están estacionados en Barrackpore. Los empleados ferroviarios están atendidos por siete capellanes que radican en Sealdah, Assansol, Khargpur, Purneah, Kurseong. Todos esos capellanes también atienden a los católicos que no están en el ejército ni en la empresa de ferrocarril.

Misiones indígenas

Una de las mayores dificultades con que topa la evangelización de los indígenas son los treinta y cinco lenguajes que se hablan en la región. Los musulmanes no parecen querer convertirse, y menos los hindúes. No obstante, la fe católica ha avanzado entre los aborígenes en los últimos 25 años. Hay algunas misiones del clero nativo en Kurseong, Darjeeling, Purneah, Jhargram. Cada una cuenta con unos pocos centenares de católicos. Durante la hambruna de 1866 el Padre Spart recogió en Basore un grupo de huérfanos indígenas. Más tarde fue fundada la misión de Khrishnochondropur en la provincia de Morbhunj. El número de conversos Ouryia es de aproximadamente 1800. En Balasore hay dos sacerdotes, 6 capillas, una escuela con 220 niños. Las misiones Sunderbunds se iniciaron en 1868 entre los bengalíes que laboran en los pantanos del delta del Ganges, al sur de Calcuta. Ellas cuentan con dos puntos centrales, Morapai y Raghabpury, y en cada uno de ellos trabajan dos sacerdotes. Los 3,200 conversos bengalíes viven desperdigados en muchos poblados. Hay dos templos, 22 capillas, 7 escuelas con 450 niños. En la misión Chotanagpore, al oeste de Calcuta, la población es mayoritariamente de origen dravídico (ouarons) o mogul (mundas), con otras tribus menores. Ellos creen en un dios supremo el cual, no obstante –dicen- es tan bueno que nada lo molesta. Adoran al demonio que los puede dañar y le ofrecen sacrificios. Para fines de 1868 un sacerdote empezó una misión en Chaybassa sin gran éxito. En febrero de 1876 fue enviado otro sacerdote a Ranchi para atender a los 200 soldados madrasee que estaban acantonados ahí y se abrió una misión en Buruma, cerca de Chaybassa. El sacerdote de Chaybassa comenzó un trabajo apostólico en Burudi, cerca de Ranchi.

Fue en 1885, cuando apareció en escena el Padre Lievens, el auténtico fundador de la misión de Chotanagpore, que la misión empezó a recoger frutos. Su política, seguida por sus sucesores, era la de ayudar a los indígenas en todas las formas posibles, protegerlos de la tiranía de los terratenientes y de la policía, y alimentarlos en tiempos de escasez. A cambio de eso, él esperaba de ellos que mandasen a sus hijos a las escuelas católicas, en las que se les formaba como cristianos. Los luteranos de Gossner habían estado trabajando por más de cincuenta años en Chotanagpore y habían tenido bastante éxito. Trataron de oponerse inútilmente a los generosos esfuerzos del Padre Lieven. Él nunca ahorró sacrificios, de modo que en seis años su salud se debilitó. Volvió a Bélgica en septiembre de 1892, y murió en Lovaina en noviembre de 1893. Pero había iniciado un trabajo que tenía bases permanentes, y que no acabó con su muerte. Hoy día hay más de 100,000 conversos en Chatanagpore, catecúmenos o bautizados. En 1906-1907 más de 25,000 bautizados se unieron a la Iglesia. Lo difícil es atender a esa gran población católica cuando ésta se haya dispersa en un territorio inmenso. Hay 15 capellanías con 30 sacerdotes. En todas ellas hay escuelas. En los poblados más importantes hay catequistas y escuelas. Los cuatro conventos construidos por las ursulinas en Ranchi, Khunti, Tongo y Rengarrih ejercen una buena influencia en las familias de los neófitos. Ranchi es la base de operaciones de la misión, con una escuela para varones seleccionados de entre los jóvenes de todos los distritos, una escuela apostólica para formar catequistas y fomentar vocaciones al sacerdocio, y una escuela para niñas, donde se forma a las novicias de la orden indígena de Santa Ana bajo la dirección de las ursulinas. Las necesidades de la misión pueden ser resumidas en dos palabras: personal y dinero. Más personal y más dinero permitirían a la misión extenderse hacia el oeste, y crear una región católica desde Calcuta hasta Bombay. Esta misión tiene 8 templos, 281 capillas, 85 escuelas con más de 3,000 alumnos.

Delaunoit, Leopold.

Transcripción: Joseph P. Thomas. Dedicado a la Madre Teresa de Calcuta.

Traducción: Javier Algara Cossío