Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 16 de octubre de 2017

Arquidiócesis de Aix

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Acquae Sextiae) Título completo, la Arquidiócesis de Aix, Arles y Embrun.

La conforman los distritos de Aix y Arles (Departamento de Bouches-du-Rhône). Antes de la Revolución, la Arquidiócesis de Aix tenía como sus sufragáneos las sedes de Apt, Riez, Fréjus, Gap, y Sisteron; la Arquidiócesis de Embrun, las sedes de Digne, Grasse, Vence, Glandève, Senez, y Niza; la Arquidiócesis de Arles, las sedes de Marsella, St. Paul-Trois-Châteaux, Toulon, y Orange. Los Arzobispados de Arles y Embrun no existen hoy, y dependen del Arzobispado de Aix las sedes de Marsella, Fréjus, Digne, Gap, Ajaccio y Niza. Ciertas tradiciones consideran a San Maximino como el primer obispo de Aix, uno de los setenta y dos discípulos y compañeros de María Magdalena en Provenza. El abad Duchesne pareciera haber probado que este santo, objeto de un culto muy antiguo, no era considerado el primer obispo de Aix, o relacionado con la vida de Santa María Magdalena, excepto en leyendas muy recientes, señaladas a mediados del siglo XI por los monjes de Vezelay. El primer obispo de Aix conocido históricamente es Lázaro, quien ocupó esta sede aproximadamente a principios del siglo V. Fue solamente al final del siglo VIII que Aix vino a ser un arzobispado; hasta ese momento, dependía del Obispo de Arles.

Arles, que hoy en día no es siquiera un obispado, antiguamente jugó un papel eclesiástico muy importante. Su primer titular fue San Trófimo, cuyo episcopado, según Gregorio de Tours, data aproximadamente del año 250. En una carta al Papa León, en el 450, los obispos de la provincia de Arles sostuvieron que Trófimo fue enviado ahí por San Pedro. ¿Es el origen apostólico del episcopado de San Trófimo auténtico? ¿O fue inventado para sustentar las afirmaciones de la iglesia de Arles? Esto es difícil de precisar; pero es cierto que la fecha dada por Gregorio de Tours es muy anterior, ya que la sede de Arles existió antes de mediados del Siglo III, y ya era próspera y estimada en el 254 cuando el obispo Marciano estaba contaminado con los errores novacianos. Nombres muy famosos se relacionaron originalmente con la sede de Arles en el 417 cuando el Papa Zósimo nombró al obispo Pátrocles metropolitano no sólo de la provincia de Vienne, a la cual pertenecía Arles, sino también las dos provincias de Narbona; y para evitar que los obispos de Galia continuasen con la costumbre de apelar a la sede episcopal de Milán, Zósimo nombró a Pátrocles como una especie de intermediario entre el episcopado de Galia y la Sede Apostólica. Bajo el pontificado del Papa Bonifacio, sucesor de Zósimo, los Obispos de Narbona y Vienne fueron proclamados metropolitanos y se autorizó a Arles a quedarse con la sureña provincia de Vienne, la segunda provincia de Narbona, y los Alpes Marítimos. La iglesia de Arles entonces tuvo dos grandes obispos: San Honorato, fundador del monasterio de Lérins (427-429) y San Hilario, discípulo de San Honorato, reconocido predicador (429-449) quien, luego de sus enfrentamientos con la iglesia de Vienne, sostuvo disputas acaloradas con el Papa, San León el Grande. En el 474 o 475, el Papa Hilario (461-468), intentando conferir ciertos privilegios al Obispado de Arles, reagrupó 30 prelaturas de Galia contra la herejía de la predestinación y aumentó la importancia de la sede. Con San Cesáreo, Arles (402-542) alcanzó su máxima prosperidad; allí estuvo la sede del Prefecto del Pretorio de Teodorico, mientras que San Cesáreo representó al Papa ante el episcopado de Galia y España, y llevó a cabo una actividad infatigable al codificar la ley canónica de la Galia Merovingia. Después de Cesáreo, la superioridad de los obispos de Arles fue meramente de nombre; San Virgilio, monje de Lérins, fue nombrado Obispo de Arles en el 588, y consagró al monje San Agustín, enviado a Gran Bretaña por San Gregorio Magno. Pero después del siglo VI no había ninguna duda de las intermediaciones; y en los subsiguientes siglos los metropolitanos de Arles y Vienne coexistieron aunque no sin discusiones frecuentes relacionadas con los límites de sus territorios. La creación de los metropolitanos especiales en Aix y Embrun en el 794, en Aviñón en 1475, disminuyó el poder de la sede de Arles, la cual fue eliminada en 1802. El Beato Luis Alemán, quien jugó un papel importante en los concilios del Siglo XV, fue Arzobispo de Arles de 1423 a 1450.

Entre otros prelados que dieron fama a la sede de Aix hay que mencionar a Sabran quien fuera enviado a Jerusalén en 1107 por Pascal II y concluyó la sede de Belén; Philaster, Alfonso Luis de Plessis de Richelieu (1625-1629), y Miguel Mazarin (1644-55), sobrinos de los cardenales del mismo nombre; y Monseñor de Lau, muerto en la prisión de Carmes en 1792.

La iglesia en Arles honra la memoria del mártir Genesio, registrador público de Arles, al inicio del siglo IV, quien fue decapitado por haber rehusado copiar el edicto de la persecución de los cristianos; la iglesia en Aix honra el martirio de Mitre. La ciudad de Tarascona tiene como su patrona a Santa Marta quien, según la leyenda, libró al país de un monstruo llamado “Tarasque”. En la iglesia de las “Santas Marías de la Mar” en Camargo, están tres veneradas tumbas, que son objetos de peregrinaje; de acuerdo con una tradición que se atribuye a las leyendas relacionadas con la emigración de San Lázaro, Santa Marta, Santa María Magdalena y San Maximino, estas tumbas contienen los cuerpos de las tres Marías del evangelio. Los principales concilios sostenidos en Arles fueron el del 314, convocado por orden de Constantino para condenar a los Donatistas; el del 353, que defendió a los arrianos contra San Atanasio; y el de 1234, que trató sobre la herejía albigense. Una facultad de teología, fundada en la Universidad de Aix en 1802, fue eliminada en 1876. La catedral de Arles, en un principio dedicada a la memoria del mártir San Esteban, y en el 1152 bajo el patronato de San Trófimo, tiene una entrada y un claustro gótico de una belleza imponente. El cementerio de Alyscamps, famoso en la Edad Media, tenía, hasta finales del Siglo XIII, los restos de San Trófimo, que finalmente fueron trasladados a la catedral. Las ruinas de Montmajour, en los suburbios de Ales, perpetúan la memoria de una grandiosa abadía benedictina fundada en el Siglo XII. La catedral de Aix es un bello edificio del Siglo XII. La arquidiócesis de Aix, al finalizar el año 1905, tenía 188,872 habitantes, 25 parroquias de primera clase, 106 de segunda y 21 curatos antiguamente financiados por el Estado.


Bibliografía: Gallia Christian (Nova, 1715), I, 277-344, e instrumenta, 63-70; ALBANES ET CHEVALIER, Gallia Christiana Novissima (Valence, 1901), I; DUCHESNE, Fastes episcopaux de l ancienne Gaule; VILLEVIEILLE, Nos Saints: la vie et le culte des Saints du diocese. d'Aix (Aix, 1901).

Fuente: Goyau, Georges. "Archdiocese of Aix." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/01237e.htm>.

Traductor Domingo Latorraca Donato, Panamá.