Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 22 de octubre de 2017

Ana Dacier

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(nacida Lefèvre)

Esposa de André Dacier, nacida en Saumur en 1651; murió el 17 de Abril de 1720. Recibió la misma educación que su hermano y a la edad de veintitrés años publicó una edición de fragmentos del poeta alejandrino Calímaco (París,1674). Dividió su tiempo entre las traducciones (Anacreonte y Safo, 1681; varias obras de Plauto y Aristófanes, 1683-84; Terencio,1688; las "Vidas" de Plutarco en traducción de su marido; "La Ilíada", 1699; "La Odisea",1708) y las ediciones de la colección "Ad usum Delphini" (Floro, 1674; Dictis y Dares,1684 y Aurelio Víctor, 1681) Tenía un cierto vigor que le faltaba a su marido. "En las producciones intelectuales comunes a ambos" dice un epigrama utilizado por Boileau "ella es el padre". En la reseña sobre Dacier, en "El Siglo de Luis XIV", Voltaire declara: " Madame Dacier es uno de los prodigios del Siglo de Luis XIV". Sin embargo, ella no era una pedante y rehusó dar su opinión en debates académicos, conviniendo con Sófocles que "el silencio es el ornamento de las mujeres". Crió admirablemente a sus tres hijos.

Pero Madame Dacier pertenece a la historia de la literatura francesa y, en cierta medida, a la historia de las ideas a causa de su participación en la disputa de los antiguos y los modernos. En 1699 Madame Dacier publicó una traducción de "La Ilíada" con un prefacio que era una réplica a los críticos de Homero. Fue sólo en 1713 cuando Houdart de la Motte, un ingenioso y prosaico versificador, publicó una traducción de "La Ilíada" en verso. El poema se reducía a doce cantos, se eliminaba su supuesta prolijidad y se revisaba de acuerdo con el gusto del Siglo XVIII haciéndolo "razonable y elegante". Madame Dacier rechazó este ataque en "Les causes du corruption du goût" (París,1714). La parte dogmática de esta obra consiste en un análisis del "Diálogo sobre los oradores" de Tácito y Madame Dacier añadía inteligentes notas sobre la influencia de los climas. La Motte replicó con humor y cortesía en sus "Reflexions sur la critique" (París,1714). En el curso del mismo año, Fénelon , en su carta sobre las actividades de la Academia Francesa, defendió hábil y sólidamente a los antiguos, haciendo a sus partidarios un señalado servicio. Pero la disputa se prolongó y en 1716 el jesuita Hardouin publicó una apología de Homero. Era un nuevo sistema de interpretar "La Ilíada" y Madame Dacier lo atacó en "Homère defendu contre l'apologie du Père Hardouin ou suite des causes de la corruption du goût" (París, 1716)

PAUL LEJAY Transcrito por Christine J. Murray Traducido por Francisco Vázquez