Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 17 de octubre de 2017

Alberta y Saskatchewan

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Saskatchewan y Alberta

Las dos provincias gemelas del Este de Canadá, llamadas así porque se formaron el mismo día (1 de Septiembre de 1905), por medio de un Acta del Parlamento del Dominio, que les dio una idéntica constitución. La primera deriva su nombre del importante río Kissiskatchiwan, o Corriente Rápida, ahora mejor conocido por la abreviación de Saskatchewan, cuyos dos ramales corren de oeste a este. La segunda recibe su nombre del municipio episcopal de San Alberto, a nueve millas (14.481 metros; n.d.t.) de Edmonton, que, a su vez, lo recibe de su fundador, Padre Alberto Lacombe, O.M.I., veterano misionero del Lejano Oeste.

Límites y superficie

Saskatchewan se constituye con los distritos sin organizar de Assiniboia, Saskatchewan y Athabasca Oriental, mientras que el primitivo Territorio de Alberta y la mitad restante de Athabasca contribuyeron a formar la segunda provincia. Ambas tienen la misma línea divisoria al sur y al norte (49 y 60 grados de latitud Norte). Saskatchewan está entre los 102 y los 110 grados de longitud Oeste, mientras que la frontera de Alberta al oeste es la cumbre de las Montañas Rocosas hasta los 54 grados de latitud Norte y el meridiano 120. La mayor longitud de ambas provincias es de 760 millas (1.222,84 kilómetros; n.d.t.). Saskatchewan tiene una anchura de 393 millas (632,34 kilómetros; n.d.t.) en el sur, y 277 en el norte (445,69 kilómetros), formando, por tanto, un cuadrilátero de 250.650 millas cuadradas (403.295,85 kilómetros cuadrados; n.d.t.) de las que 8.318 (13.383,66 kilómetros cuadrados) son agua. La anchura de Alberta varia desde 200 (321,80 kilómetros; n.d.t.) millas al sur, hasta las cerca de 400 (643,60 kilómetros; n.d.t.) en su mitad norte. Su superficie total se estima en 253.450 (407.801,05 kilómetros cuadrados; n.d.t.) millas cuadradas.

Características físicas

Saskatchewan puede describirse como una vasta planicie, completamente desarbolada en el sur, con una elevación media de 1500 pies (457,20 metros; n.d.t.) sobre el nivel del mar. Su región más al norte es considerablemente más baja, ya que el Lago Athabasca, en el extremo noroeste, tiene una altitud de sólo 690 (210,31 metros; n.d.t.) pies sobre el nivel del mar. La altitud media de Alberta es de 3000 pies (1440 metros; n.d.t.), que disminuye muy notablemente en el norte. El clima de ambas provincias es sumamente saludable, aunque a veces el frío es intenso en las praderas, sin árboles, de Saskatchewan. Un tibio viento del suroeste, llamado Chinook, cruza ocasionalmente las Montañas Rocosas y hace los inviernos de Alberta más suaves y más cortos a pesar de su altitud. Esta inmensa región está atravesada por el río Saskatchewan que nace en las Montañas Rocosas y después de serpentear durante unas 1200 millas (1930,80 kilómetros; n.d.t.) desagua en el Lago Winnipeg. En la provincia de Saskatchewan está también el Río Beaver que pasa por una larga cadena de lagos más o menos importantes, se convierte en el Churchill, y sigue su curso en dirección este hasta que se desagua en la Bahía de Hudson, en el punto comercial del mismo nombre. El Norte de Alberta se drena por ríos aún más largos, tales como el Peace, que surge en el Lago Thutage (Thutade), en la Columbia Británica. Primero se le llama el Finlay, y después de su confluencia con el Parsnip, se le conoce como el Peace, pero al norte del Lago Athabasca cambia otra vez de nombre, el Slave, tan sólo para correr más adelante, en la gran Tierra del Norte de Canadá, como el río Mackenzie. Al sur del Peace está el Río Athabasca, que fluye al lago del mismo nombre. Esta magnífica lámina de agua es común a ambas provincias. Tiene una superficie de 2842 millas cuadradas (4572,78 kilómetros cuadrados; n.d.t.). Alberta puede presumir solamente de un lago importante, nombrado Lago Menor del Esclavo, el cual, a pesar de su nombre tiene casi 70 millas (112,63 kilómetros; n.d.t.) de longitud. Por otro lado Saskatchewan cuenta con láminas de agua tales como Cree Lake, 407 millas cuadradas (654,86 kilómetros cuadrados; n.d.t.); Wollaston Lake, 906 millas cuadradas (1457,75 kilómetros cuadrados; n.d.t.); Reindeer o Caribou Lake, 2437 millas cuadradas (3921,13 kilómetros cuadrados; n.d.t.), y gran número de otros menores, situados, en su mayoría, en el norte. En ambas provincias hay pocas montañas, ninguna de las cuales es importante.

Recursos

Saskatchewan es par excellence la región granero de Canadá. Sus llanuras son famosas por su fertilidad. Se extienden desde el límite internacional, prácticamente hasta Príncipe Alberto, 53 grados, 15 minutos, latitud Norte, donde comienzan los bosques del norte que, en sí mismos, albergan importantes extensiones de tierra agrícola. El área total en cultivo (1910) era de 7.558,17 acres (11,81 millas cuadradas = 3.058,70 hectáreas; n.d.t.). Las cosechas fueron entonces más pobres de lo usual. El año anterior (1909) los rendimientos en distintos cereales fueron como sigue: trigo, 90.215.000 fanegas (una fanega en EEUU equivale a 35,23 dm3; en el Reino Unido, a 36,37 dm3; n.d.t.); avena, 105.465.000; cebada, 7.833.000; y lino, 4.448.700. El terreno en cultivo el año 1911 es considerablemente mayor. Las mejores tierras de granja de Alberta están en el norte interior (la región cuyo centro es Edmonton) y se extiende mucho más al norte que en Saskatchewan, mientras que la parte sur de Alberta, siendo más bien alta y de suelo más liviano, está mejor adaptada al ensilaje. Además de los cereales arriba citados la provincia cultiva alfalfa, y toda clase de raíces, especialmente la remolacha azucarera, cuya explotación constituya una de sus más importantes industrias. La tala se realiza en los alrededores de las aguas de arriba de los ríos Norte Saskatchewan y Athabasca en Alberta, y en Saskatchewan se han establecido grandes aserraderos en Prince Albert y sus alrededores. Alberta también es rica en carbón y petróleo. Sus principales centros mineros son Lethbridge, Coleman, Frank, Canmore, Edmonton, y Morinville. También se ha encontrado petróleo en la última ciudad citada, así como en el sur de la provincia.

Población

Pocos países tienen una población tan cosmopolita como las provincias gemelas del Oeste Canadiense. Las Islas Británicas, los Estados Unidos, Austria-Hungría, y Alemania, junto al Canadá Oriental son las grandes fuentes de la corriente de inmigración, que es allá tan activa que las estadísticas, perfectamente correctas un día, se encuentran muy por debajo de los datos de unos pocos meses después. La población total de Saskatchewan se estima ahora sobre 453.508 aunque hace cinco años era apenas de 255.211. De los habitantes actuales casi un cuarto, o 104.000, son Católicos. De entre estos unos 31.000 son de origen Francés; 28.000 vinieron de Galitzia (Polonia, Ucrania; n.d.t.) y siguen el rito Ruteno (de las iglesias de liturgia ortodoxa que en estas regiones aceptaron la autoridad del Papa; según el diccionario de la lengua española, 2001; n.d.t.); 26.900 son alemanes; y 8.000 tienen el Inglés como lengua materna. En Alberta la población actual (1911) se considera de 372.919, teniendo sus dos ciudades principales, Calgary y Edmonton (la capital), un crecimiento rápido reciente. La primera tiene 43.736 habitantes, y la otra 41.000. Regina, la capital de Saskatchewan cuenta hoy con unos 30.210 habitantes. Los Católicos de Alberta son unos 70.000, de los cuales quizás 6.000 son Indios. La población nativa total de Saskatchewan se calcula oficialmente en 7.971 según el Libro Azul del Departamento Indio de Ottawa, que da el número de 2.939 de Católicos entre ellos. Las razas aborígenes dentro de las dos provincias son los Piesnegros y tribus emparentadas, en el sur de Alberta; los Sarcees, una pequeña división Dene adoptada por la confederación Piesnegro; los Asiniboines, Indios Piedra, una rama de la familia Sioux; los Sioux propiamente, grupos de los cuales han permanecido en Saskatchewan incluso desde la Masacre de Custer (1876); los Saulteux, una tribu Algonquina anteriormente establecida muy al este de sus actuales lares, y los Crees, que pueden reclamar como suyas las grandes planicies de Saskatchewan, los muskeg del nordeste (maskek en lenguaje Cree; significa terreno ácido y húmedo, frío y de veranos muy suaves, donde la vegetación muerta se descompone muy lentamente formando un paisaje típico; n.d.t.) y la franja sur de los grandes bosques del norte. A estas se puede añadir unas pocas tribus Dene, que se pueden encontrar cerca de las fronteras del norte de ambas provincias, en la Isla de la Cruz en el Lago Athabasca cerca del Lago Caribou, etc. La población Francesa y medio Francesa de Alberta se estima en 23.000, quienes tienen al menos una veintena de parroquias, en su mayor parte alrededor y al norte de Edmonton.

Organización eclesiástica

Las dos provincias de Saskatchewan y Alberta comprenden hoy cinco divisiones eclesiásticas, a saber: La Diócesis de San Alberto, en Alberta; las de Príncipe Alberto y Regina, en Saskatchewan, y los dos Vicariatos Apostólicos, el de Athabasca en su mayor parte en el norte de Alberta, y el de Keewatin en parte al Norte de Saskatchewan (Artículos por separado se dedican a aquellas diócesis y al Vicariato Apostólico de Athabasca). El Vicariato Apostólico de Keewatin se erigió el cuatro de Marzo de 1910, siendo designado vicario Apostólico el Muy Rev. Ovide Charlebois, O. M. I., el ocho de Agosto siguiente, y consagrado Obispo de Berenice por Monseñor Langevin, Arzobispo de San Bonifacio el treinta de Noviembre de ese mismo año. Los límites del nuevo vicariato son muy complicados. Van desde el Polo Norte a lo largo de los 100 grados de longitud Oeste hasta los 60 grados de latitud Norte, entonces sigue la línea de aguas vertientes en 56 grados latitud Norte, donde coincide con el límite oriental del vicariato de Athabasca, y el límite norte de las Diócesis de Príncipe Alberto y San Bonifacio hasta los 91 grados de longitud Oeste, el cual sigue entonces hasta la Bahía de Hudson. El territorio que abarca es del aspecto más desolado; pantanosas y deprimentes extensiones, que llegan escasamente a sustentar una población nativa de 10.000 o 12.000 almas, la mayoría de los cuales son Crees, Denes, o Esquimales. Entre estos hay unos 6.000 convertidos al catolicismo. El grupo más próspero es el que se asentó en la pionera misión de la Isla de la Cruz, establecida en 1.844.

Educación

En el oeste como en el este de Canadá la educación de la juventud ha sido largamente un punto contencioso entre las autoridades seculares y religiosas. Lo que ahora es Saskatchewan y Alberta ha sido gobernado los últimos cinco años desde Ottawa bajo el nombre de Territorios del Norte y del Oeste, mientras que en 1875 les fue reconocida una cierta clase de autonomía, y los Católicos allí establecidos tuvieron el derecho de disfrutar de sus propias escuelas sin contribuir al mantenimiento de las otras. Este acuerdo equitativo viniendo de una autoridad más alta o constitutiva, debería haberse considerado fuera del alcance de legisladores de menor nivel. Pero en 1892 abrogado por una ordenanza de los territorios, que decretaron la absoluta neutralidad, desde un punto de vista confesional, para todas las escuelas del Lejano Oeste. Esta norma fue posteriormente considerada por algunos jurídicos como inconstitucional. Por ello cuando en 1905 Sir Wilfrid Laurier, entonces Premier de Canadá, instauró las dos provincias, hizo un esfuerzo para insertar en su constitución una condición (cláusula XVI) por la que el sistema escolar de 1875 sería reintroducido. Desgraciadamente no tuvo éxito en superar la oposición de uno de sus co-ministros apoyado por el clamor del elemento anti-Católico del este. El resultado fue una especie de compromiso, que no satisface a la minoría Católica, aunque ciertamente concede algunas apreciables ventajas.

La situación actual de la educación es esta: de conformidad con el Acta de 1905 existen en Saskatchewan y Alberta escuelas públicas y escuelas separadas. Las primeras están establecidas por la mayoría de los contribuyentes de un lugar, la última puede ser montada por la minoría del mismo lugar. Cada una está costeada por los impuestos recaudados de la parte de la población para la cual se destina, a lo que se añade una aportación del Gobierno basada en la calidad de la enseñanza y el número de días que la escuela está abierta. A solicitud de tres contribuyentes residentes se puede erigir una escuela de distrito separada, la cual, en adelante será gobernada por comisionados, elegidos por los contribuyentes interesados en ella, y disfrutará los mismos derechos y privilegios que los de una escuela pública de distrito. Uno de estos consiste en el derecho de elegir al profesor quien, ya sea en las escuelas separadas o públicas, debe tener un título cualificativo. No se permite instrucción religiosa salvo en la última media hora de la clase vespertina. En todas las escuelas deben enseñar en Inglés, aunque se puede permitir a la junta de algún distrito dar un curso primario en Francés. Esta es la única concesión hecha al espíritu de la Constitución Federal, tal como está recogido por el Acta de Norte América de 1867, que prácticamente declara a ambos Inglés y Francés como idiomas oficiales del Dominio.

Al lado de avances reales, las leyes de educación en vigor en Saskatchewan y Alberta tienen lamentables retrocesos. Los avances consisten en el hecho que, dondequiera que estén, los Católicos pueden tener escuelas propias. Si forman la mayoría en un lugar, su escuela puede considerarse pública. Ellos eligen a los comisionados más convenientes para sus deseos y aspiraciones y, a través de ellos, a los profesores. Si ellos son la minoría pueden, con la aprobación de la autoridad competente, erigir una escuela de distrito separada con, exactamente, los mismos privilegios. Los retrocesos derivados de las actuales condiciones recaen, mayormente, en los libros de texto usados, ya que algunas de las historias obligatorias, desafortunadamente, contienen afirmaciones y omisiones que son muy cuestionables desde un punto de vista Católico. Hace poco tiempo el Gobierno de Saskatchewan autorizó el uso de lecturas Católicas para las escuelas separadas Católicas de aquella provincia. Sucede también que en ambas, Saskatchewan y Alberta, hay un consejo de instrucción pública compuesto de cinco miembros, dos de los cuales son Católicos. Pero ninguno de estos avances está protegido por la constitución. Es más, las escuelas normales Católicas son un objetivo que está más allá del alcance de la población Católica de cada provincia. Como ejemplo de la actividad educadora de aquella parte de Canadá, se puede hacer constar que (1905) había en Saskatchewan 716 escuelas; 873 (1906); 1101 (1907), y 1422 en 1908. Entre el primero de Septiembre de 1905 y finales de 1909, el número de distritos escolares aumentó de 942 a 2001. Hay en cada provincia un cierto número de colegios universitarios aconfesionales, así como dos Universidades del Estado, situadas en Saskatoon y Strathcona (Edmonton) respectivamente. En relación con esto, puede valer la pena hacer notar que el primer profesor no oficial designado por la Universidad de Saskatchewan fue un sacerdote Católico, quien fue también su primer graduado, aunque su grado le fue conferido ad honorem.

Historia

El primer hombre blanco que puso el pie en lo que ahora es la Provincia de Saskatchewan fue Henry Kelsey, un joven empleado de los comerciantes de la Compañía de la Bahía de Hudson. Comenzó en Fuerte Nelson, y alcanzó un punto entre el Saskatchewan y el Lago Athabasca. Esto ocurrió en el verano de 1691. En el otoño de 1748, los hermanos De Lavérendrye, los verdaderos descubridores del Oeste de Canadá, navegaron el Saskatchewan hasta su bifurcación, donde establecieron el Fuerte Poskoyac. En el curso de 1751 Boucher de Niverville envió río arriba diez Franceses desde aquel punto, quienes levantaron un fuerte (La Jonquière) en el río Bow, donde ahora se sitúa Calgary. Dos años después St-Lue de la Corne, un sucesor de De Lavérendrye, exploró el valle del Río Carrot, y allí estableció (1754) Fuerte Pasquia, e hizo el primer intento conocido para cultivar suelo dentro de los límites de la presente provincia Saskatchewan. Fuerte Pasquia fue visitado ese mismo año por un aventurero Inglés, Anthony Hendry, quien cruzó todo el Noroeste, y llegó tan lejos como al país de los Piesnegros, en Alberta. Entonces sigue la fundación de la Casa Cumberland, en 1742, y debido a la rivalidad existente entre la Compañía de Noroeste (fundada en 1784), y la más antigua Compañía de la Bahía de Hudson, se establecieron muy poco después, algunos otros puestos comerciales tales como Fuertes, Isla de la Cruz (1791), Carlton (1793), Augustus (o Edmonton) (1798) y varios más. Hasta la llegada de los primeros misioneros, Padre F.N. Blanchet y Padre M. Demers en 1838, juergas y anarquía prevalecieron en el noroeste, lo que se debió a los productos intoxicantes (alcohol, presumiblemente; n.d.t.) provistos por los comerciantes rivales. La historia religiosa de las dos provincias se encontrará bajo los títulos de las diversas diócesis dentro de sus fronteras. Algunos acontecimientos más, de carácter secular, son las exploraciones del Capitán Palliser (1857); los Hind-Daws en reconocimientos (1858); el viaje de Earl de Southesk a las fuentes del Saskatchewan (1859); el de Lord Milton y el Doctor Cheadle en 1862; y la expedición de reconocimiento de Sandford Fleming diez años más tarde.

La Rebelión de Louis Riel

Para comprender los acontecimientos que tuvieron lugar en 1885 tenemos que retroceder hasta los disturbios que agitaron Manitoba en 1869 y 1870. La mitad de la población de aquel país estaba entonces formada por medio-Franceses, cuya tierra nativa fue vendida, sin su consentimiento, al recientemente constituido Dominio de Canadá.

Provocados por la arrogancia de los agentes de Ottawa, y por su interferencia en los derechos de los originalmente establecidos, ahora amenazados con ser desposeídos de sus granjas por gentes que, por entonces, no tenían jurisdicción alguna sobre ellos, los Franceses y algunos de los Ingleses se levantaron contra los intrusos bajo el liderazgo de Louis Riel (nacido en San Bonifacio el 22 de Octubre de 1844), un joven con formación universitaria, y por unos diez meses mantuvo la posesión del país, enviando peticiones a Ottawa, tan razonables que cláusulas similares se insertaron en lo que se llamó el Acta de Manitoba.

Irritados por el pensamiento de que habían sido superados por simples Metis (grupo étnico canadiense considerado independiente formado por descendientes mestizos de la unión de mujeres amerindias con empleados europeos de las compañías de explotación; n.d.t.), los forasteros anti-Católicos y anti-Franceses del Este tomaron venganza, después de la llegada de las tropas de Walseley, contra los líderes y los partisanos de la insurrección que había sido perfectamente legitimada. Para escapar a la mezquina persecución que siguió, gran número de mestizos se dirigieron al norte y se establecieron en el valle del Saskatchewan, entre Saskatoon y la bifurcación de aquel río, justo debajo de Príncipe Alberto. Desgraciadamente con el aumento de la inmigración blanca hacia las praderas, pronto surgieron entre ellos dificultades similares a las que habían creado los disturbios en el Río Rojo. En vano solicitaron los títulos de sus tierras que estaban amenazadas con ser inspeccionadas de tal manera que resultarían inútiles las mejoras que habían realizado, e incluso pondrían en peligro sus derechos a las mismas. También pidieron repetidamente compensaciones por otras varias quejas, en cuyas reclamaciones tenían la solidaridad de su clero y de la parte respetable de la población blanca. Cansados de ser ignorados por las autoridades Federales, llamaron en su auxilio a Louis Riel. Por entonces él estaba enseñando en Montana, después de haber estado en varios refugios como resultado del seguimiento de aquellos que lo perseguían buscando conseguir el dinero ofrecido por su cabeza por el Gobierno de Ontario.

Desgraciadamente su mentalidad se mostró de forma desigual en la tarea de liderar con éxito una segunda agitación. Se fue apartando gradualmente del control del clero que, consciente del hecho que el caso ahora era muy diferente de aquel de 1869 cuando la misma autoridad había abdicado de sus derechos, estaba haciendo esfuerzos por mantenerle dentro de límites legales. Como los sacerdotes le negaron su cuidado a él y a sus seguidores, intentó sustituirles por sí mismo, y se proclamó profeta. Al mismo tiempo subió el nivel de la revuelta hasta el Gobierno Canadiense, y, el 26 de Marzo de 1885, estuvo presente en el combate de Duck Lake en el que las tropas fueron derrotadas. Siguieron después las batallas de Fish Creek (24 de Abril), Cut Knife (2 de Mayo), y Batoche, donde los Metis fueron finalmente aplastados (12 de Mayo) tras cuatro días de lucha con tropas muy superiores en número y equipo. Quizás el más lamentable incidente de esta mal aconsejada insurrección fue la masacre de los Padres Fafard y Marchand, O.M.I., con un número de colonos blancos de Frog Lake, a manos de los paganos Cree. El país fue devastado y numerosas misiones fueron arruinadas por la misma tribu de nativos. A pesar del testimonio de los médicos, quienes declararon su irresponsabilidad, Louis Riel fue sentenciado a muerte y ejecutado en Regina, muriendo profesando sentimientos de lo más Cristiano. (16 de Noviembre de 1885). Entonces el Gobierno de Canadá hizo lo que durante tanto tiempo había relegado. Examinó las reclamaciones de los mestizos y atendió sus quejas.

La historia posterior

El único buen resultado de la Rebelión de Saskatchewan, aparte de la necesidad de reconocer los derechos de los norteños Metis en que fue puesto el Gobierno de Ottawa, consistió en el hecho que dirigió la atención del mundo civilizado hacia las fértiles planicies del Oeste Canadiense. Se hizo el primer ferrocarril transcontinental (7 de Noviembre de 1885). Sirvió para atraer allí gran número de colonos de todas las nacionalidades, algunos de los cuales (los Doukhobors de Saskatchewan [o luchadores del Espíritu, simples y de poca cultura, pacifistas y contrarios a la propiedad privada, formaron un grupo étnico-religioso originado en Rusia en los siglos XVII y XVIII, y fueron marginados y exiliados por las autoridades de su época; n.d.t.] y los Mormones de Alberta [miembros de la llamada Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, fundaron la ciudad de Salt Lake City en Utah, Estados Unidos, tienen reglas morales muy estrictas y no consumen alcohol ni café; n.d.t.]) eran de un nivel escasamente atractivo. Los nuevos pobladores pronto clamaron por una mayor influencia en el gobierno territorial de la que previamente habían disfrutado el pueblo, y su agitación resultó en que el Parlamento Federal concedió a los territorios, en el curso de 1888, una asamblea legislativa con un correspondiente mayor grado de autonomía. El 4 de Julio de ese año, un Católico Francés, en la persona de Joseph Royal, fue designado sub-gobernador. Los territorios tuvieron entonces una capital común en Regina; hasta el 27 de Marzo de 1882 había estado en Battleford (en la confluencia de los Ríos Battle y Saskatchewan). El total de población blanca era (1888) de 69.500.

Entonces siguiendo a una larga agitación por aún más completos derechos provinciales, llegó (1905) la formación de los territorios en dos provincias, Saskatchewan y Alberta, con un subgobernador y una asamblea legislativa cada una, junto a una constitución que, entre otras cosas, determinó la naturaleza de la educación que habría de impartirse, como se dijo más arriba. Al mismo tiempo Edmonton, hasta ahora poco más que un puesto comercial de la Compañía de la Bahía de Hudson en el Saskatchewan Norte, fue designada como la capital de Alberta, mientras que Regina continuó con el mismo rango en cuanto a la provincia de Saskatchewan. El primer sub-gobernador de la segunda fue A. F. Forget, un Católico que había sido empleado largo tiempo en las oficinas Gubernamentales. Desde entonces, las dos provincias han seguido sin conflictos unas líneas idénticas de desarrollo, y los pocos acontecimientos dignos de ser recordados han sido pura y simplemente de carácter político.


Fuentes

ROBSON, Relato de la Estancia de Seis Años en la Bahía de Hudson (Londres, 1752); KANE, Andanzas de un Artista (Londres, 1859); DAWSON, Informe de la exploración del país (Toronto, 1859); HIND, Territorio del Noroeste: Informe de Progreso (Toronto, 1859); IDEM, Narración de la Expedición al Red River de Canadá (2 vol., Londres, 1860); PALLISER, Documentos posteriores relativos a la Expedición (Londres, 1860); BUTTLER, La Gran Tierra Solitaria (Londres, 1873); MILTON y CHEADLE, Pasaje por tierra al Noroeste (Londres, 1865); GRANT, De Océano a Océano (Londres, 1873); FLEMING, Inglaterra y Canadá (Londres, 1884); BEGG, Historia del Noroeste (3 vol., Toronto, 1894); WILLSON, La Gran Compañía (Toronto, 1899); LAUT, La Conquista del Gran Noroeste (2 vol., Nueva York, sin datación); BURPEE, La Búsqueda del Mar del Oeste (Toronto, sin datación); MORICE, Historia de la Iglesia Católica en el Oeste de Canadá (2 vol., Toronto, 1910); y también otras obras. También el Acta de las Escuelas (Regina, 1911); Saskatchewan, Canadá (Regina, sin datación); Tierra y Agricultura en Alberta (Edmonton, 1911).

Sobre esta página

APA citas. Morice, A. (1912). Saskatchewan y Alberta. En la Enciclopedia Católica. Nueva York: Robert Appleton Company. Recuperada el 14 de Noviembre de 2009, New Advent: http://newadvent.org/cathen/13482b.htm

MLA citas. Morice, Adrián. “Saskatchewan y Alberta.” La Enciclopedia Católica. Vol. 13. Nueva York, Robert Appleton Company, 1912, 14 Nov.2009 http://newadvent.org/cathen/13482b.htm

Transcripción. Este artículo ha sido transcrito para New Advent por John Fobian. En memoria de Dorothy Fobian Schmidt.

Aprobación eclesiástica. Nihil obstat. 1 de Febrero de 1912. Remy Lafort, D.D., Censor. Imprimatur. +John Cardinal Farley, Arzobispo de Nueva York.

Información de contacto: El editor de New Advent es Kevin Knight. Mi correo electrónico es feedbak732 en newadvent.org (Para evitar mensajes spam, esta dirección puede cambiar ocasionalmente) Lamentablemente, no puedo responder a cada carta, pero aprecio grandemente sus informaciones –especialmente sobre errores tipográficos y anuncios no apropiados.

Traducido por Andrés Peral Martín.