Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 19 de julio de 2019

Presunción

De Enciclopedia Católica

Revisión de 22:11 22 sep 2016 por Luz María Hernández Medina (Discusión | contribuciones) (Página creada con «'''Presunción''' (latín praesumere, "tomar antes", "dar por sentado”) se considera aquí como el vicio opuesto a la virtud teologal de...»)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Presunción (latín praesumere, "tomar antes", "dar por sentado”) se considera aquí como el vicio opuesto a la virtud teologal de la esperanza. También se debe considerar como producto del orgullo. Se puede definir como la condición del alma que, debido a una mal regulada confianza en el poder y la misericordia de Dios, espera la salvación sin hacer nada para merecerla, o el perdón de los pecados sin arrepentirse de ellos. Se dice que la presunción peca contra la esperanza por exceso, como la desesperación por defecto. Será evidente, sin embargo, para el que reflexiona sobre lo que se entiende por esperanza, que esta afirmación no es exacta. Sólo hay una cierta analogía que la justifique. Como cuestión de hecho, no se podía esperar demasiado, asumiendo que lo que está realmente en cuestión es el hábito sobrenatural.

Suárez ("De spe", disp. 2a, sect. 3, n. 2) enumera cinco maneras en la cuales uno puede ser culpable de presunción, como sigue:

  • (1) el esperar obtener mediante los propios poderes naturales, sin ayuda, lo que es definitivamente sobrenatural, a saber, la dicha eterna o la recuperación de la amistad con Dios después del pecado grave (esto implicaría un marco mental pelagiano.
  • (2) una persona puede esperar que sus pecados le sean perdonados sin la adecuada penitencia (esto, asimismo, si se basa en una convicción seriamente abrigada, parecería llevar consigo la mancha de la herejía);
  • (3) un hombre podría esperar alguna ayuda especial de Dios Todopoderoso para la comisión de un crimen (esto sería además blasfemo así como presuntuoso).
  • (4) uno podría aspirar a ciertas excelencias sobrenaturales extraordinarias, pero sin ninguna conformidad a las determinaciones de la Divina Providencia. Así uno podría aspirar a igualar en santidad a la Madre de Dios.
  • (5) Finalmente, está la transgresión de aquellos que, mientras continúan llevando una vida de pecado, están tan confiados de un resultado feliz como si no hubiesen perdido su inocencia bautismal.

La raíz perversa de la presunción es que niega el orden sobrenatural, como en el primer caso o disfraza la concepción de los atributos divinos, como en los otros. Los teólogos trazan una distinción clara entre la actitud de alguien que lleva una carrera viciosa, precisamente porque cuenta con el perdón, y uno cuya persistencia en la injusticia va acompañada, pero no motivada, por la esperanza del perdón. Desacreditan la primera como presunción de un tipo muy atroz; la otra no es tal específicamente. En la práctica sucede en su mayor parte que la expectativa de la reconciliación definitiva con Dios no es la causa, sino sólo la ocasión, de una persona continuar en la indulgencia pecaminosa. Así no se contrae la culpa particular de presunción.


Bibliografía: SLATER, Manual of Moral Theology (New York, 1908); RICKABY, Moral Teaching of St. Thomas (London, 1896); ST. THOMAS, Summa (Turin, 1885); BALLERINI, Opus Theol. Morale (Prato, 1899).

Fuente: Delany, Joseph. "Presumption." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12, p. 403. New York: Robert Appleton Company, 1911. 22 Sept. 2016 <http://www.newadvent.org/cathen/12403a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.