Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 24 de agosto de 2019

Paul Ragueneau

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Misionero jesuita, nacido en Paris el 18 de marzo de 1608 y fallecido el 8 de septiembre de 1680. Ingresó a la Compañía de Jesús en 1626. Partió a Québec en 1636 y pronto fue enviado a trabajar entre los Hurones con Le Moyne, Depron, Jogues y Garnier, bajo las órdenes de Brébeuf, durante el largo y doloroso período que precedió a la conversión de esa nación. Fue parte del heroico grupo que, en 1637, a pesar de estar expuestos cotidianamente a peligros de muerte, firmaron y enviaron a su superior, a manera de testamento, un manifiesto conjunto de aceptación del martirio. En 1645 Ragueneau fue nombrado superior de la misión de los Hurones, que contaba con 18 colaboradores. Él dominaba perfectamente el lenguaje. La muerte del mártir Jogues fue la señal para la conversión de muchos, y Ragueneau escribe con admiración del fervor de sus neófitos. Cinco de sus compañeros misioneros obtuvieron la palma del martirio en diferentes localidades durante la dirección de Ragueneau. El primero de ellos fue el Padre Daniel (4 de julio de 1648). Permaneció Ragueneau en su puesto en Santa María junto al Wye hasta que fue persuadido por los capitanes hurones de unirse a los fugitivos en la isla de San José (1649). El notable incremento en el número de conversiones (3000 indígenas fueron bautizados en 1649) recompensó su entrega. Luego de una sangrienta derrota, seguida por la masacre de los padres Chabanel y Granier, Ragueneau, cediendo a las súplicas de los pocos a los que habían perdonado el hambre, la peste, y la furia de los iroquíes, condujo el pequeño grupo de 400 sobrevivientes de aquella nación de 10,000, a su refugio final, Québec, al fin de un largo y peligroso caminar. En 1650 se convirtió en vicerrector del Colegio de Québec y superior de la misión de Canadá. Fue durante ese tiempo que dirigió por los caminos de la santidad a un alma sumamente privilegiada, la de la Hermana Catalina de San Agustín, cuya biografía escribió. La ocasión de su envío a Three Rivers en 1656 fue su influencia en el Consejo Supremo y con el Gobernador de Lauzon. Al año siguiente fue enviado como superior a la misión iroquí. En camino a Onodanga fue testigo de la matanza de sus compañeros hurones, por lo que condenó a los asesinos, los sénecas y los onodangas, con peligro de su propia vida. Habiendo obtenido información de una matanza planeada en contra de todos los franceses residentes en el territorio iroquí, planeó y llevó a cabo ingeniosamente el escape de éstos y su regreso a Québec (1658). Volvió a Francia en 1662 con el Obispo Laval, y permaneció allí como procurador de las misiones. Además de la biografía de la hermana Catalina de San Agustín (París, 1671), Ragueneau escribió “Relations” de 1648-9, 1649-50 y 1651-2. Ningún otro jesuita en Canadá escribió tanto como él. En uno de sus viajes vio y mencionó las cataratas del Niágara, 35 años antes que Hennepin, el presunto descubridor, describiera el lugar.

ROCHEMONTIEUX, Les Jésuites et la Nouvelle-France (Paris, 1896); CAMPBELL, Pioneer Priests of North America (new York, 1908); PARKMAN, The Jesuits of North America (Toronto, 1899); THWAITES, Jesuit Relations (Cleveland, 1896-1901).

LIONEL LINDSEY Transcrito por M. Donahue Traducido por Javier Algara Cossío