Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 23 de abril de 2019

Papa Gregorio VI

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Juan Graciano)

Se desconoce su fecha de nacimiento. Fue elegido el 1 de mayo de 1045 y abdicó en Sutri el 20 de diciembre de 1046. Probablemente murió en Colonia a principios de 1048. En 1045 el joven libertino Papa Benedicto IX ocupó la Cátedra de San Pedro. Ansioso de poder casarse, y deseando dejar un cargo al que había sido empujado por su familia y para el que estaba totalmente incapacitado, consultó a su padrino Juan Graciano, arcipreste de San Juan "ad portam Latinam", un hombre de intachable reputación por la rectitud de su carácter, si podía renunciar al supremo pontificado. Cuando se convenció que podía hacerlo, ofreció entregar el papado en manos de su padrino por una gran cantidad de dinero. Deseoso de librar a la sede de Roma de tan indigno pontífice, Juan Graciano con toda su buena fe y simplicidad le pagó el dinero y fue reconocido como Papa en su lugar. Desafortunadamente la accesión de Graciano, que tomó el nombre de Gregorio VI, aunque fue saludado con alegría hasta por un defensor tan estricto del derecho como San Pedro Damián, no trajo la paz a la Iglesia. Cuando Benedicto dejó la ciudad tras vender el papado, ya había otro aspirante a la Silla de San Pedro, Juan, obispo de Sabina, que había sido bienvenido como Papa Silvestre III por aquella facción de la nobleza que había expulsado a Benedicto IX de Roma en 1044, y lo habían instalado en su lugar. Aunque el Papa expulsado (Benedicto IX) volvió pronto y forzó a Juan a retirarse a su sede de Sabina, éste nunca renunció a sus reclamaciones y a través de su partido se las arregló, al parecer, para controlar una parte de Roma. Benedicto por su parte, al no lograr la novia objeto de sus amores, se arrepintió pronto de su dimisión, reclamó de nuevo el papado, y se piensa que a su regreso logró dominar sobre parte de la ciudad.

Con las arcas vacías y un clero que había perdido el sentido de lo correcto, Gregorio se enfrentaba a una tarea casi sin esperanza. Sin embargo, con la ayuda de su "capellanus" o capellán, Hildebrando, destinado a ser el gran Papa Gregorio VII, intentó poner orden en lo civil y lo religioso. Luchó por arreglar el orden religioso con cartas y concilios y lo civil por la fuerza de las armas. Pero las facciones de los antipapas eran demasiado fuertes para que pudiera derrotarlas y la confusión creció. Convencidos de que no había otra solución que la intervención alemana, un grupo de laicos y del clero se separaron de la comunión con Gregorio o de la de los otros Papas potenciales e imploraron al belicoso Enrique III que cruzara los Alpes y restaurara el orden. De muy buena gana Enrique descendió sobre Italia en el otoño de 1046.

Fuertemente convencido de su inocencia, Gregorio viajó hacia el norte para encontrarse con él. Fue recibido por el rey con todo el honor debido a un Papa y a petición real convocó un concilio que debía reunirse en Sutri. De los antipapas, sólo Silvestre se presentó al sínodo, el cual se inauguró el 20 de diciembre de 1046. Tanto su reclamación al papado como la de Benedicto fueron eliminadas inmediatamente. Privado de todo rango clerical y considerado un usurpador desde el principio, Silvestre fue condenado a ser confinado en un monasterio por el resto de su vida. Tampoco el caso de Benedicto presentó dificultades. Ahora no tenía derecho al papado, pues había renunciado a él voluntariamente. Pero con Gregorio el asunto era diferente. Cuando los obispos del sínodo le convencieron de que el acto por el que había accedido al papado era en sí mismo simoníaco y le reclamaban que renunciara, Gregorio, viendo que no le quedaba otra elección, depuso su cargo. Se eligió para sucederle a un alemán, Suidger, obispo de Bamberg (Papa Clemente II). Enrique llevó a Gregorio a Alemania, acompañado por Hildebrando (mayo 1047), donde murió poco después.


Bibliografía: Liber Pontificalis, ed. DUCHESNE, II, 270 sqq.; unas pocas bulas de Gregorio en P.L. , CXLII; DESIDERIUS, Dialogi en P.L., CXLIX; BONIZO, Ad amicum; GLADER, Historiae:; HERMANNUS CONTRACTUS y otras crónicas y anales Ver MITTLER, Deschismate in eccles. Rom. sub Bened. IX (1835); JAFFE, De Greg. VI abdicatione in his Bibliotheca rer. Germ. (1865), II, 594-600; MANN, Lives of the Popes in the Early Middle Ages (London and St. Louis, 1900), V.

Mann, Horace. "Pope Gregory VI." The Catholic Encyclopedia. Vol. 6. New York: Robert Appleton Company, 1909. <http://www.newadvent.org/cathen/06791a.htm>.

Traducido por Pedro Royo. L H M