Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 21 de agosto de 2019

Diferencia entre revisiones de «Octavario por la Unión de los Cristianos (Día séptimo)»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «El corazón de la oración eucarística es el cuento de la noche que precede a la pasión de Jesús. Cuando se proclama, el sacerdote no cuenta una historia del pasado, no...»)
 
Línea 1: Línea 1:
 +
[[Archivo:50956320 10156970737438210 4699286197166407680 n.jpg |300px|thumb|left ]]
 +
[[Archivo:50620557 10156970737468210 5093446371101376512 n.jpg |300px|thumb|left ]]
 
El corazón de la oración eucarística es el cuento de la noche que precede a la pasión de Jesús. Cuando se proclama, el sacerdote no cuenta una historia del pasado, no llama simplemente a la memoria el evento de entonces, sino anuncia algo que sucede en el presente. "este es mi cuerpo": esto es dicho aal presente. Pero esta afirmación es una afirmación de Cristo: ningún hombre puede hablar de esta manera. De ello se desprende que esta expresión sólo puede ser dictada en el contexto de la acción sacramental de la iglesia indiviso, sólo en la plenitud de competencias que solamente a ella, en su unidad y en su totalidad,
 
El corazón de la oración eucarística es el cuento de la noche que precede a la pasión de Jesús. Cuando se proclama, el sacerdote no cuenta una historia del pasado, no llama simplemente a la memoria el evento de entonces, sino anuncia algo que sucede en el presente. "este es mi cuerpo": esto es dicho aal presente. Pero esta afirmación es una afirmación de Cristo: ningún hombre puede hablar de esta manera. De ello se desprende que esta expresión sólo puede ser dictada en el contexto de la acción sacramental de la iglesia indiviso, sólo en la plenitud de competencias que solamente a ella, en su unidad y en su totalidad,
  
Línea 5: Línea 7:
 
Sobre estas bases debemos plantearnos también el problema de la intercomunione con buena voluntad, humildad y paciencia. No se nos permite hacer exactamente como si existiera la unidad allí donde no está. La Eucaristía nunca es algo de lo que podemos servirnos instrumentalmente; es don del Señor, es el corazón de la iglesia misma.
 
Sobre estas bases debemos plantearnos también el problema de la intercomunione con buena voluntad, humildad y paciencia. No se nos permite hacer exactamente como si existiera la unidad allí donde no está. La Eucaristía nunca es algo de lo que podemos servirnos instrumentalmente; es don del Señor, es el corazón de la iglesia misma.
  
 +
'''Colaboración de Rodolfo Vargas Rubio'''
 
Aquí no es cuestión de cordialidad o amistad personal; sino de pertenecer a la comunión de la única iglesia y-eso sí depende de nosotros-de esperar con humildad que Dios mismo quiera donándola perfecta. Sobre esta cuestión-en lugar de dudosas " experimentación ", en lugar de robar el misterio de Dios de su grandeza y de deprezzarlo en clave instrumental o estratégica-Deberíamos más bien aprender a celebrar la " Eucaristía del deseo " y, en la oración común y Con la esperanza de que nos une a la unidad con el señor.
 
Aquí no es cuestión de cordialidad o amistad personal; sino de pertenecer a la comunión de la única iglesia y-eso sí depende de nosotros-de esperar con humildad que Dios mismo quiera donándola perfecta. Sobre esta cuestión-en lugar de dudosas " experimentación ", en lugar de robar el misterio de Dios de su grandeza y de deprezzarlo en clave instrumental o estratégica-Deberíamos más bien aprender a celebrar la " Eucaristía del deseo " y, en la oración común y Con la esperanza de que nos une a la unidad con el señor.
  
Línea 30: Línea 33:
  
 
Oremus. Deus, qui errata corrigis, et dispersa congregas, et congregata conservas : quæsumus, super populum Christianum tuæ unionis gratiam clementer infunde; ut, divisione reiecta, vero pastori Ecclesiæ tuæ se uniens, tibi digne valeat famulari. Per Christum Dominum nostrum. R. Amen.
 
Oremus. Deus, qui errata corrigis, et dispersa congregas, et congregata conservas : quæsumus, super populum Christianum tuæ unionis gratiam clementer infunde; ut, divisione reiecta, vero pastori Ecclesiæ tuæ se uniens, tibi digne valeat famulari. Per Christum Dominum nostrum. R. Amen.
 +
 +
Colaboración de Rodolfo Vargas Rubio.

Revisión de 11:17 6 feb 2019

50956320 10156970737438210 4699286197166407680 n.jpg
50620557 10156970737468210 5093446371101376512 n.jpg

El corazón de la oración eucarística es el cuento de la noche que precede a la pasión de Jesús. Cuando se proclama, el sacerdote no cuenta una historia del pasado, no llama simplemente a la memoria el evento de entonces, sino anuncia algo que sucede en el presente. "este es mi cuerpo": esto es dicho aal presente. Pero esta afirmación es una afirmación de Cristo: ningún hombre puede hablar de esta manera. De ello se desprende que esta expresión sólo puede ser dictada en el contexto de la acción sacramental de la iglesia indiviso, sólo en la plenitud de competencias que solamente a ella, en su unidad y en su totalidad,

La grandeza de la Eucaristía no depende de nuestra capacidad organizativa. Realmente deberíamos aprender de nuevo que nunca es exclusivamente obra de una comunidad humana: nosotros recibimos en verdad del Señor lo que dona a la comunión de la iglesia. Cada vez me conmueven historias de los campos de concentración o de la prisión en Rusia, en los que los hombres tuvieron que pasar semanas y meses sin la Eucaristía; sin embargo, no acudieron al albedrío de apprestarsela por sí mismo, sino la celebraron en forma de memoria y deseo. En esta Eucaristía del deseo se convirtieron, de una manera nueva, madura para el don del Señor y lo recibieron en toda novedad, tan pronto como le sucedía a un sacerdote a encontrar en algún lugar del pan y del vino.

Sobre estas bases debemos plantearnos también el problema de la intercomunione con buena voluntad, humildad y paciencia. No se nos permite hacer exactamente como si existiera la unidad allí donde no está. La Eucaristía nunca es algo de lo que podemos servirnos instrumentalmente; es don del Señor, es el corazón de la iglesia misma.

Colaboración de Rodolfo Vargas Rubio Aquí no es cuestión de cordialidad o amistad personal; sino de pertenecer a la comunión de la única iglesia y-eso sí depende de nosotros-de esperar con humildad que Dios mismo quiera donándola perfecta. Sobre esta cuestión-en lugar de dudosas " experimentación ", en lugar de robar el misterio de Dios de su grandeza y de deprezzarlo en clave instrumental o estratégica-Deberíamos más bien aprender a celebrar la " Eucaristía del deseo " y, en la oración común y Con la esperanza de que nos une a la unidad con el señor.

(Joseph Ratzinger: " Eucaristía - centro de la iglesia, PP. 30 ss)

V. Sancta Maria, Mater Ecclesiæ. R. Intercede pro omnibus christianis ut unum sint.

Ave María...

V. Sancta Maria, Mater Ecclesiæ. R. Intercede pro omnibus christianis ut unum sint.

Ave María...

V. Sancta Maria, Mater Ecclesiæ. R. Intercede pro omnibus christianis ut unum sint.

Ave María...

Salvos nos fac, Domine, Deus noster, et congrega nos de nationibus : ut confiteamur nomini sancto tuo, et gloriemur in laude tua.

V. Confitemini Domino, quoniam bonus. R. Quoniam in sæculum misericordia eius.

Oremus. Deus, qui errata corrigis, et dispersa congregas, et congregata conservas : quæsumus, super populum Christianum tuæ unionis gratiam clementer infunde; ut, divisione reiecta, vero pastori Ecclesiæ tuæ se uniens, tibi digne valeat famulari. Per Christum Dominum nostrum. R. Amen.

Colaboración de Rodolfo Vargas Rubio.