Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 15 de julio de 2019

Diferencia entre revisiones de «Druzos»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
<spanstyle="color:#000066">
+
<span style="color:#000066">
  
 
Pequeña secta mahometana en Siria, notoria por su oposición a los católicos maronitas, que viven en las laderas del Líbano. Su nombre deriva como nombre plural ár. durūz, pl. de durzī,nombre propio de un persa de la corte de Al Hakim en Egipto ( ca. 1015). Después repudiaron toda conexión con Muhammad b. Ismail Addarazī, y se denominaron Unitarios o  Muwahhedinn, por el énfasis que ponían an la unidad de Dios. Su historia comienza con la llegada de este Mohammed Ibn Ismail Addarazzi al Wady el-Teim, huyendo de Egipto. Este persa tuvo la audacia de leer ante una gran multitud en una mezquita un libro que tendía a decir que Al Hakim, el califa fatimí loco, era una encarnación de Dios.  
 
Pequeña secta mahometana en Siria, notoria por su oposición a los católicos maronitas, que viven en las laderas del Líbano. Su nombre deriva como nombre plural ár. durūz, pl. de durzī,nombre propio de un persa de la corte de Al Hakim en Egipto ( ca. 1015). Después repudiaron toda conexión con Muhammad b. Ismail Addarazī, y se denominaron Unitarios o  Muwahhedinn, por el énfasis que ponían an la unidad de Dios. Su historia comienza con la llegada de este Mohammed Ibn Ismail Addarazzi al Wady el-Teim, huyendo de Egipto. Este persa tuvo la audacia de leer ante una gran multitud en una mezquita un libro que tendía a decir que Al Hakim, el califa fatimí loco, era una encarnación de Dios.  

Revisión de 22:47 16 ene 2007

Pequeña secta mahometana en Siria, notoria por su oposición a los católicos maronitas, que viven en las laderas del Líbano. Su nombre deriva como nombre plural ár. durūz, pl. de durzī,nombre propio de un persa de la corte de Al Hakim en Egipto ( ca. 1015). Después repudiaron toda conexión con Muhammad b. Ismail Addarazī, y se denominaron Unitarios o Muwahhedinn, por el énfasis que ponían an la unidad de Dios. Su historia comienza con la llegada de este Mohammed Ibn Ismail Addarazzi al Wady el-Teim, huyendo de Egipto. Este persa tuvo la audacia de leer ante una gran multitud en una mezquita un libro que tendía a decir que Al Hakim, el califa fatimí loco, era una encarnación de Dios.

Escapando de la multitud airada por esta blasfemia, huyó al valle que está entre Hermón y el sur del Libano donde predicó su doctrina a los montañesas, ya inclinados a la doctrina batinita y por ello predispuestos a aceptar más encarnaciones de la deidad. Pronto le superó otro persa Hamzeh Ibn Ahmed El Hady que fue el verdadero fundador de la secta y autor de sus libros sagrados. Tras el asesinato de Al Hakim, Hamzeh escribió un tratado para probar que El Hakim no había muerto realmente sino desaparecido para probar la fe de sus seguidores. La desaparición y último regreso de El Hakim son los puntos cardinales de la fe drusa hoy. El libro sagrado de los drusos, oculto con éxito del mundo exterior durante ocho siglos, ha encontrado desde mediados del siglo diecinueve su camino a las bibliotecas europeas. Escrito en árabe imitando el estilo del Corán, consiste en seis volúmenes que contiene 111 tratados de controversias o epístolas explicatorias a personajes individuales. Cada libro toma su nombre de su primer tratado.

La especulación refleja el origen persa. La doctrina drusa sobre Dios se caracteriza por su abstracción de todos los atributos divinos que, dice, implicarían limitación del Supremo Ser. Dios, sin embargo se manifestó en la Mente Universal, y después en el Alma Universal y de nuevo en La Palabra. Estas tres son la primera gran manifestación. La segunda gran manifestación comenzó con la residencia de la mente universal en Adán durante mil años. Después vino Enoch que a su vez fue seguido por siete ministros: Noe, Abraham, Moisés, Jesús, Mahoma, Ibn Ismael y el séptimo que es desconocido. Dios se apareció diez veces en forma humana y la última vez en Al Hakim.

Los drusos enseñan que hay una distinción entre Jesús, el hijo de José y el Cristo. Cristo instruyó a Jesús, pero éste le desobedeció y por ello Jesús fue crucificado. Cristo, oculto bajo la forma de uno de los discípulos, robó el cuerpo de Jesús de la tumba y extendió la noticia de que Cristo había resucitado, todo ello para que los drusos pudieran ocultarse temporalmente dentro de la religión de Jesús.

Los drusos creen firmemente en la trasmigración de las almas que no tiene fin.. Después del día del juicio la muerte continuará pero será indolora para los salvados que vivirán 120 años y cuyas almas volverá a encarnarse en una vida de paz y placer. Los drusos creen firmemente que toda china está poblada con gente de su religión. El Día del Juicio o más bien la edad de oro de los drusos será cuando los cristianos crezcan más que los mahometanos unos novecientos años después de la desaparición de Al Hakim. Entonces, los cristianos ayudados por el rey de Abisinia, una suerte de anticristo llamado "el Antagonista" marcharán contra la Kaaba de la Meca. Los enemigos de Cristo y Mahoma se unirán pero para ser vencidos por los 2.500.00 drusos chinos. Mahometanos y cristianos serán reducidos a una esclavitud eterna y la Unitarios reinarán para siempre. la religión drusa contiene varios preceptos morales: veracidad, amor de los hermanos, abandono de la idolatría, repudio de los diablos, reconocimiento de la unidad de Dios en todos los tiempos, secreto de la religión y resignación ante la voluntad de Dios.

Los drusos se dividen en dos clases principales. los Ukkal o iniciados, y los Juhhal, no iniciados. Entre los primeros, Iwayid profesa los más estrictos principios drusos. Se reúnen el jueves por la tarde para la adoración que consiste casi exclusivamente en leer sus libros sagrados. Con frecuencia cumplen las observancias externa s del Islam y hasta pretenden ser mahometanos, pero están designados oficialmente como no creyentes. Viven principalmente en Líbano pero también se les halla en otros sitios, como el distrito de Damasco etc. Animados por los turcos, los drusos atacaron a los católicos Maronitas en 1860 y según se dice, causaron una masacre de unos diez mil. Las masacres se controlaron gracias a las intervenciones francesa e inglesa

Wortabet, Researchers into the Religions of Syria (London, 1860); Churchill, the Druze and Marionites (London, 1862); Socin in Realencyk.für prof. Theol. (Leipzig, 1898), s.v. Drusen; Neumann, Das Volk des Drusen (Vienna, 1878).

J.P. ARENDZEN .

Transcrito por M. Donahue .

Traducido por Pedro Royo