Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 22 de enero de 2018

Tiberio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Segundo emperador romano, 14 a.C. - 37 d.C., nació el 16 de noviembre de 42 a.C., murió el 16 de marzo de 37 d.C. Hijo de Tiberio Claudio Nerón y Livia. Por el matrimonio de su madre con el emperador Augusto se convirtió en hijastro de éste que le adoptó en el año 4 a.C. En el año 10 fue nombrado corregente con Augusto. Duro e introvertido por naturaleza y amargado por la negligencia con la que su padre adoptivo permitía que se le tratase, no cultivó entusiasmos personales y durante mucho tiempo fue tratado por los historiadores como un tirano sanguinario. Desde la mitad del siglo XIX se le juzga mejor como un verdadero romano, un gobernante fiel a sus deberes, justo sabio y con autocontrol. Es uno de los más distinguidos de todos los emperadores romanos en la política interna. Al igual que Augusto, reformó y mejoró todos los departamentos del gobierno, y fomentó la prosperidad en todas partes del imperio, del cual ya Augusto había puesto los fundamentos. Desarrolló el poder imperial evitando que el senado renovara su autoridad de tiempo en tiempo, como había hecho Augusto. La fuerte oposición que creció contra él se debió a su disposición taciturna y dominante y a la influencia del prefecto de la guardia Ælius Sejano, que era el único en quien confiaba. Las persecuciones y ejecuciones por lesa-majestad, que aumentaron rápidamente en la segunda parte de su reinado, y la obscuridad que invadió a Roma indujeron a Tiberio a dejar la capital definitivamente en el año 26 para vivir parte de su tiempo en Campania y parte en la isla de Capri.

Antes de esta fecha la cuestión de la sucesión al imperio había causado una terrible tragedia familiar. Tiberio tenía un hijo, Druso, de su primer matrimonio, mientras que de su segundo matrimonio, con la inmoral Julia, hija de Augusto, no tuvo hijos. Después de la muerte de su sobrino Germánico (19 d.C.) al que había sido obligado a adoptar por orden de Augusto, excluyendo a su propio hijo, intentó asegurar la sucesión para su hijo Druso. Se formó una vil intriga contra este plan en la que participó la esposa de Druso, Livilla, que mantenía relaciones ilícitas con Sejano. En el año 23 Druso fue envenenado por Sejano y Livilla. Sin embargo cuando en el año 31 Sejano dirigió una conspiración para instalarse en el trono, Tiberio fue avisado en el último momento e hizo que ejecutaran a Sejano. Tiberio pasó los últimos años en una soledad constante, misantropía y crueldad en la isla de Capri, donde se dice que se abandonó al libertinaje. Sin embargo estos informes están influidos por prejuicios y no han sido demostrados de forma satisfactoria. Tampoco es probable que fuera asesinado.

El ministerio y muerte de San Juan el Bautista y de Jesucristo ocurrieron durante el reinado de Tiberio. Según Lucas (3,1), San Juan el Bautista fue llamado por Dios a preparar los caminos para Cristo, como su precursor, en el decimoquinto año del reinado de Tiberio. Poco antes de su muerte Tiberio llamó de Judea a su procurador Poncio Pilato. Tertuliano (Apologeticum, V, XXI), de quien toman la historia Eusebio y Paulo Orosio, relata que Tiberio recibió un informe respecto a Cristo y que reunió al senado para colocar a Cristo entre los dioses. El senado rechazó la propuesta y entonces Tiberio amenazó con castigos a los acusadores de los cristianos. La narración no es digna de crédito, pero es probable que Tiberio conociera un documento que era alegadamente un informe de Pilato.


Bibliografía: STAHR, Tiberio (2da ed., Berlín, 1873); DOMASZEWSKI, Gesch. der römisch. Kaiser, I (Leipzig, 1909), 250-319; TARVER, Tiberio el Tirano (Londres, 1902); SCHILLER, Gesch. der römisch. Kaiserzeit, I (Gotha, 1883), 238-304; HARNACK, Gesch. der altchristl. Literatur, II (Leipzig, 1897), pt. I, 604-10; BARDENHEWER, Gesch. der altkirchl. Literatur, I (Friburgo, 1902), 410-11.

Fuente: Löffler, Klemens. "Tiberius." The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/14717b.htm>.

Traducido por Pedro Royo. L H M.