Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 20 de octubre de 2017

Simeón Metafrastes

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Sumeòn ’o metaphrástes).

Principal recopilador de las leyendas de los santos en el Menologio de la Iglesia Bizantina. Su nombre se ha convertido en uno de los más famosos entre los escritores griegos medievales debido a la importancia de esta colección. El epíteto Metafrastes puede ser expresado como Compilador, y le fue dado por el nombre usual de tales ordenaciones de vidas de santos (metáphrasis, compilación).

Se sabe poco con certeza sobre su vida. Vivió en la última mitad del siglo X. En una de sus leyendas (la Vida de San Sansón) él dice que los milagros de los santos continuaron hasta su propio tiempo; ese tiempo es el reinado de Romano II (959-63) y de Juan I Tzimiskes (969-76). Miguel Pselo (1018-78), quien escribió la vida de Simeón, luego añadida a las de los otros santos en la colección, dice que él era un “logotete”. En este caso esto significa uno de los secretarios de estado con el título de magistrado. Pselo también dice que Simeón era un favorito del emperador, a cuyo mandato él preparó su colección de leyendas. Ehrhard dice que este emperador era Constantino VII (Porfirogeneto, 912-59), quien organizó una recopilación de toda clase de conocimientos para que los sabios de su corte formaran una especie de enciclopedia universal (Krumbacher, "Byz. Lit.", 200). Ehrhard (loc. cit.) y la mayoría de las autoridades modernas identifican al Metafraste con Simeón Magistrado el Logotete quien escribió una crónica durante el reinado de Nicéforo Focas (963-9).

Además de la identidad de nombre y época hay evidencia interna para esto en las dos obras (Crónica y Leyendas). Un cierto cronista árabe, Yahya ibn Said de Antioquia, en el siglo XI, se refiere a “Simón, Secretario y Logotete, quien compuso las historias de los santos y sus fiestas) (Delehaye in "Revue des questions hist.", X, 84). Otro punto que fija el período de su vida en la última mitad del siglo X es que, como probó Ehrhard, la parte del Menologio de Simeón ("Die Legendsammlung", etc., pp. 48, 73) contiene el discurso hecho por Constantino VII en el traslado de la imagen de Jesucristo de Edesa el 16 de agosto de 944. Anteriormente se pensaba que había vivido en una época más temprana. En su vida de San Teoctisto de Lesbos él da lo que parece ser un pasaje sobre sí mismo, en el cual dice que tomó parte en una expedición del Admirante Himerio a Creta en 902. Ahora se probó que Simeón copió toda esta vida, incluyendo la nota autobiográfica, de un escritor anterior, Niketas (Ehrhard, "Byz. Lit.", p. 200).

La obra principal de Simeón, a la que debe su gran reputación en la Iglesia Bizantina, es la colección de leyendas. Pero no es fácil decir qué parte del Menologio fue realmente compuesto por él. Por un lado, en muchos casos él simplemente copió vidas de santos existentes; por otro lado, la colección ha crecido considerablemente desde su tiempo y toda, sin discriminación, aparece bajo su nombre. Leo Allatius (op. cit.) le atribuye a Simeón sólo 122 leyendas. Delehaye ("Les ménologes grecs" in the "Analecta Bollandiana", XVI, 311-29) piensa que 148 ó 150 son auténticas y originales. Se debe notar que las auténticas son principalmente aquéllas en los primeros meses del año, de septiembre (el calendario bizantino comienza en septiembre; los santos en el Menologio están ordenados según ocurre su fiesta). Es cierto que cierto número de estas leyendas fueron escritas por Simeón de las fuentes que encontró (en parte de la tradición oral). Todavía hay que entresacar éstas del resto (Ehrhard, l. c., 201-2).

Su reputación como autor ha sido restaurada por estudiantes modernos. En un tiempo su nombre fue sinónimo de fabricaciones absurdas. Erhard, Dobschütz y otros han demostrado que él fue un recopilador concienzudo que hizo el mejor uso que pudo del material a su alcance. Las frecuentes historias absurdas en sus vidas ya aparecían en las fuentes usadas por él; él no es responsable por ellas, pues su objetivo fue simplemente recopilar y ordenar las leyendas de los santos según existían en su tiempo. A menudo ha sido comparado al gran compilador de leyendas occidental Jacobo de Vorágine (murió 1298). Algunos (Kondakoff, "Histoire de l'art byzantin," París, 1886, I, 46) entre estos dos prefieren a Simeón. Sus leyendas fueron traducidas al latín por Luigi Lippomano, "Vita ss. priscorum patrum" (Venecia, vols. V-VII, 1556-1558). Suponiendo la identidad de Metafraste y Simeón Magistrado, tenemos otras obras de él, una Crónica inexistente en su forma original, pero alterada y suplementada en la Crónica que lleva su nombre, en el Corpus de Bonn (Theophanes continuatus, Bonn, 1828, 603-760), reimpresa en P.G., CIX, 663-822; también un Epítome de Cánones (P.G., CXIV, 236-292), colecciones de máximas de San Basilio (P.G., XXXII, 1116-1381) y Macario de Egipto (P.G., XXXIV, 841-965), algunas oraciones y poemas (P.G., CXIV, 209-225) y nueve cartas (P.G., CXIV, 282-236). Simeón Metafrastes es un santo en la Iglesia Ortodoxa. Su fiesta se celebra el 28 de noviembre.


Bibliografía: La colección de leyendas en P.G., CXIV-CXVI, Vol. CXIV, 185-205, contiene el encomio y oficio de MICHAEL PSELLUS para la fiesta de Simeón, las primeras fuentes para su vida. ALLATIUS, De Symeonum scriptis diatriba (París, 1664); HANKE, De byzant. rerum scriptoribus (1677), 418-60; OUDIN, Comment. de script. eccles., II (1722), 1300-83; KRUMBACHER, Gesch. der byzantinischen Litteratur (2nd ed., Munich, 1897), 200-3; EHRHARD, Die Legendensammlung des Symeon Metaphrastes u. ihr ursprüngliche Bestand (Rome, 1897); IDEM, Symeon Metaphrastes u. die griechische Hagiographie en el Röm. Quartalschrift (1897), 531-53; DELEHAYE, Les ménologes grecs en el Anal. Bolland., XVI (1897), 312-29; IDEM, Le Ménologe de Métaphraste, ib., XVII (1898), 448-52; HIRSCH, Byzantinische Studien (Leipzig, 1876), 308-11; RAMBAUD, L'empire grec au Xe siecle (París, 1870).

Fuente: Fortescue, Adrian. "Symeon Metaphrastes." The Catholic Encyclopedia. Vol. 10. New York: Robert Appleton Company, 1911.<http://www.newadvent.org/cathen/10225a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.