Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 25 de noviembre de 2017

San Zenobio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Obispo de Florencia. Es uno de los patrones de la ciudad, en la que nació a finales del reinado de Constantino I (fallecido en 337). Esmeradamente educado por sus padres paganos, pronto sintió la influencia del santo Obispo Teodoro, del cual recibió el bautismo. Consiguió, no sin antes vencer obstinada resistencia, atraer a su padre y a su madre a la fe cristiana. Se convirtió en clérigo y ascendió rápidamente a la dignidad de archidiácono, en la cual su virtud y notables facultades como predicador llamaron la atención de San Ambrosio. A instancias de éste el Papa Dámaso (366-86) llamó a Zenobio a Roma, donde le empleó en importantes misiones, entre ellas una embajada a Constantinopla. A la muerte de Dámaso regresó a su ciudad natal, donde retomó su labor apostólica, y a la muerte del titular de la sede Zenobio fue llamado a sucederle, con gran gozo de sus fieles. Las antiguas leyendas que narran su vida como obispo —entre las que, no obstante, hay muchas interpolaciones de épocas posteriores— son unánimes en la descripción de la santidad de su vida y sus dones sobrenaturales. Se le atribuyen extraordinarios milagros, entre ellos haber devuelto a la vida a diversas personas fallecidas. Durante su largo episcopado su fervor y su celo como pastor de almas jamás flaqueó. Según cuenta su biógrafo y sucesor en la Silla florentina, Antonio, murió a los 90 años de edad el año 424; pero el mismo Antonio dice que Inocencio I (fallecido en el 417) era en aquel entonces Papa, con lo que no se puede tomar el dato como seguro. Hay razones para creer que murió precisamente ese año 417, el 25 de mayo, fecha en la que cada año se decora con flores la torre en la que se supone que vivió, cerca del Ponte Vechio. Su cuerpo fue enterrado primero en la basílica de San Lorenzo (consagrada por San Ambrosio en el año 393) y luego trasladado a la iglesia de San Salvador, donde hoy se alza la Catedral. Bajo su altar mayor está el relicario en plata del santo, realizado por Ghiberti hacia 1440 en el mismo estilo que sus famosas puertas de bronce. Hay una estatua de San Zenobio en San Marco y muchas otras evocaciones de él por toda la ciudad, en la que todavía se venera su nombre y su recuerdo. Acta SS., XIX, 49-69; the Bollandists have brought together all the ancient biographies of Zenobius: (1) that attributed to St. Simplicianus; (2) the life by ST. ANTONIUS OF FLORENCE (from his Summa Historialis, tit. X. cap. xii); (3) that by the monk BLASSIUS (from a Florentine MS.); that by LAURENCE, Archbishop of Amali (1040-1048); and various narratives of the translation of his body. See also GAMS, Series episcaporum (Ratisbon, 1873), 747; BUTLER, Lives of the Saints, X (London, 1814), 436-438; HORNER, Walks in Florence (London, 1873), I, 5, 79, 118, 177; II, 177.


D.O. HUNTER-BLAIR

Transcrito por Michael T. Barrett

Traducido por Alejandra G. Bonilla