San Norberto

De Enciclopedia Católica

Nació en Kanten en la orilla izquierda del Rin, cerca de Wesel, alrededor de 1080; murió en Magdeburgo, el 6 de junio de 1134. Su padre, Heriberto, Conde de Gennep, estaba emparentado con la casa imperial de Alemania, y su casa de Lorena. Un impresionante porte, un perspicaz intelecto, un tierno y sincero corazón caracterizaban al futuro apóstol. Ordenado (v. Órdenes Sagrados) subdiácono, Norberto fue designado a un canonicato en Kanten. Poco después fue llamado a la corte de Federico, príncipe-obispo de Colonia, y después por Enrique V, emperador de Alemania, donde estuvo encargado de recoger y distribuir las limosnas (limosnero). Le ofrecieron el obispado de Cambray, pero lo rechazó. Norberto se dejó llevar tan lejos por el placer que sólo un milagro de gracia podría hacerle llevar la vida de un clérigo diligente. Un día cabalgando hacia Vreden, una aldea cerca de Kanten, lo alcanzó una tormenta. Un rayo cayó a los pies de su caballo, el asustado animal aventó a su jinete, y por casi una hora permaneció como muerto. Humillado de este modo, se convirtió en un penitente sincero. Renunciando a su puesto en la corte, se retiró a Kanten para vivir una vida de penitencia.

Sin embargo, entendiendo que necesitaría orientación, se puso bajo la dirección de Cono, abad de Siegburgo. En agradecimiento a Cono, Norberto fundó la Abadía de Fürstenberg, la dotó con una porción de su propiedad, y la otorgó a Cono y sus sucesores benedictinos (v. Orden Benedictina). Norberto tenía ya treinta y cinco años. Sintiendo el llamado al sacerdocio, se presentó ante el obispo de Colonia, de cuyas manos recibió los Órdenes Sagrados. Después de un retiro de cuarenta días en la Abadía de Siegburgo, celebró su primera Misa en Kanten y predicó un discurso vehemente sobre el carácter transitorio de los placeres del mundo y sobre los deberes del hombre hacia Dios. En esa ocasión soportó con maravillosa paciencia los insultos de algunos clérigos jóvenes, uno de los cuales le escupió su cara. Norberto iba a menudo a la Abadía de Siegburgo para dialogar con Cono, o a la celda de Ludolfo, un santo e ilustrado sacerdote ermitaño, o a la Abadía de Klosterrath cerca de Rolduc. Acusado de innovador en el Concilio de Fritzlar, renunció a todas sus dignidades eclesiásticas, se deshizo de sus propiedades y lo donó todo a los pobres, reservando para sí mismo sólo lo necesario para la celebración de la Santa Misa. Descalzo y mendigando su comida, viajó tan lejos como San Giles, en Languedoc, para dialogar con el Papa Gelasio II respecto a su vida futura. No pudiendo mantener a Norberto en su corte, Gelasio le concedió la facultad de predicar dondequiera él considerara apropiado. En Valencienes Norberto conoció (en marzo de 1119) a Burchard, Obispo de Cambray, cuyo capellán se le unió en sus viajes apostólicos en Francia y Bélgica. Después de la muerte del Papa Gelasio (29 enero de 1119) Norberto deseaba dialogar con su sucesor, Calixto II, en el Concilio de Reims (octubre de 1119). El Papa y Bartolomeo, Obispo de Laon, le pidieron a Norberto que fundara una orden religiosa en la Diócesis de Laon, para que su trabajo se perpetuara después de su muerte. Norberto eligió un solitario y pantanoso valle, en forma de cruz, en el bosque de Coucy, aproximadamente a diez millas de Laon, y lo llamó Prémontré. Hugo de Fosses, Evermode de Cambray, Antonio de Nivelles, siete estudiantes de la prestigiosa escuela de Anselmo y Ralph en Laon fueron sus primeros discípulos. La joven comunidad al principio vivía en chozas de madera y barro, colocadas como campamento alrededor de la capilla de San Juan Bautista, pero pronto construyeron una iglesia más grande y un monasterio para los religiosos que se les unían en cantidades crecientes. Yendo a Colonia para obtener reliquias para su iglesia Norberto descubrió, por medio de una visión, el lugar donde estaban escondidas las de Santa Úrsula y sus acompañantes, las de San Gereón y de otros mártires.

Las mujeres también deseaban ser miembros de la nueva orden religiosa. La beata Ricwera, viuda del Conde Raymundo de Clastres, fue la primera hija espiritual de San Norberto, y su ejemplo fue seguido por mujeres de las mejores familias de Francia y Alemania. Poco después de esto, Norberto regresó a Alemania y predicó en Westfalia, cuando Godofredo, Conde de Kappenberg, se ofreció a sí mismo y regaló tres de sus castillos para convertirlos en abadías. En su regreso de Alemania, Norberto fue recibido por Teobaldo, Conde de Champaña, quien quería pertenecer a su orden religiosa; pero Norberto insistió que Dios deseaba que Teobaldo se casara e hiciera el bien en el mundo. Teobaldo accedió a esto, pero le rogó a Norberto que le dictara una regla de vida. Norberto le prescribió algunas reglas e invistió a Teobaldo con el escapulario blanco de su orden, y así, en 1122, se instituyó la Orden Terciaria de San Norberto. Al santo se le pidió que fuera obispo de Cambrai para ir y pelear contra las infames herejías promulgadas por Tanquelin, y las cuales tenían su centro en Amberes. Como resultado de sus sermones la gente de los Países Bajos abjuraron de sus herejías, y muchos devolvieron las Sagradas Especies que habían robado y profanado. En conmemoración de esto, a San Norberto se le proclamó como el Apóstol de Amberes, y la fiesta de su triunfo sobre la herejía sacramentaria se celebra en la Arquidiócesis en Mechlin el 11de julio.

El rápido crecimiento de la orden fue maravilloso, y los obispos le suplicaban a Norberto que fundara nuevas casas en sus diócesis. Floreffe, Viviers, St-Josse, Ardenne, Cuissy, Laon, Liège, Amberes, Varlar, Kappenberg y otras fueron fundadas durante los primeros cinco años de la existencia de la orden. Aunque la orden ya había sido aprobada por los legados del Papa, Norberto, acompañado por tres de sus discípulos, viajó a Roma en 1125, para obtener la confirmación por el nuevo Papa, Honorio II. La Bula de Confirmación está fechada el 27 de febrero de 1126. Pasando por Würzburgo a su regreso a Prémontré, Norberto le devolvió la vista a una mujer ciega; los habitantes estaban tan admirados de él que se habló de elegirlo como sucesor del obispo que acababa de morir, pero Norberto y sus acompañantes huyeron en secreto. Poco después de esto, rumbo a Ratisbona, pasó por Spier, donde Lotario, rey de los romanos, estaba efectuando una dieta, en la cual estaba presente el legado papal. Diputados de Magdeburgo también habían venido a solicitar un sucesor para su último arzobispo, Rudger.

El legado papal y Lotario usaron su autoridad, y obligaron a Norberto a aceptar la sede vacante. Al tomar posesión de ella, se entristeció al enterarse que muchas de las propiedades que pertenecían a la Iglesia y a los pobres habían sido usurpadas por hombres poderosos, y que muchos del clero llevaban vidas escandalosas. Triunfó en convertir algunos de los infractores, pero otros sólo se volvieron mas obstinados, y hubo tres atentados contra su vida. Se opuso a Pietro di Leoni, quien, como antipapa, había asumido el nombre de Anacleto y era maestro en Roma, esforzándose en el Concilio de Reims para adherir al emperador alemán y a los obispos y príncipes alemanes mas firmemente a la causa del Papa Inocente II.

A pesar de que su salud era cada vez más delicada, Norberto acompañó a Lotario y a su ejército a Roma para colocar al Papa legítimo en la Silla de San Pedro, y se opuso a la concesión del Papa de la investidura al emperador. Norberto, cuya salud estaba ya muy deteriorada, acompaño al Emperador Lotario de vuelta a Alemania y por algún tiempo permaneció con el, ayudándole como su consejero y asesor. En marzo de 1134 estaba tan débil que tuvo que ser cargado a Magdeburgo, donde murió el miércoles después de Pentecostés. Por orden del emperador, su cuerpo fue enterrado en la abadía Norbertina de Santa María, en Magdeburgo. Su tumba se volvió gloriosa por los numerosos milagros acontecidos ahí. Los Bolandistas dicen que no hay documentación para probar que fue canonizado por Inocencio III. Fue canonizado por Gregorio XIII en 1582, y su culto fue formalizado para toda la Iglesia por Clemente X.

El 2 de mayo de 1627 el cuerpo del santo fue trasladado de Magdeburgo, luego a las manos de los protestantes (v. protestantismo), hacia la Abadía de Strahov, un suburbio de Praga en Bohemia. La Cancillería de Praga preservó las abjuraciones de seiscientos protestantes quienes, en el día o durante la octava de su traslado, se reconciliaron con la Iglesia Católica. En esa ocasión el Arzobispo de Praga, a petición de las autoridades eclesiásticas y civiles, proclamaron a San Norberto como el Patrón y Protector de Bohemia. (Para la historia de esta Orden, ver Canónigos Premonstratenses).

Bibliografía: Hasta la mitad del siglo pasado, la fuente principal para la bibliografía de San Norberto era un manuscrito usualmente atribuido a HUGO, el primer discípulo y sucesor del santo, del cual se habían hecho numerosas copias. La que pertenecía a la Abadía de Romersdorf, cerca de Coblentz, Vita Norberti, auctore canonico præadjuvante Hugone abbate, Fossense, está ahora en el Museo Británico. Un compendio de éste por SURIO se imprimió en 1572; el manuscrito completo, con variantes, fue publicado por ABBOT VANDER STERRE en 1656; otra vez, con comentarios y notas por PAPEBROCH en Acta SS., XX. Luego siguieron: VANDER STERRE, Het leven van den H. Norbertus (Amberes, 1623); DU PRÉ, La Vida de San Norberto (París, 1627); CAMUS, L'Homme apostolique en S. Norbert (Caen, 1640); C. L. HUGO, La Vie de S. Norbert (Luxemburg, 1704); ILLANA, Historia del Gran Padre y Patriarca S. Norberto (Salamanca, 1755).

En 1856, un manuscrito Vida de San Norberto descubierto en la Librería Real de Berlín, fue publicado en PERTZ, Mon. Germ. Hist., diferenciándose en muchos detalles del manuscrito de HUGO antes mencionado. El descubrimiento causó un gran avivamiento del interés en el asunto, y luego siguieron: TENKOFF, De S. Norberto Ord. Præm. Conditore commentatio historica (Münster, 1855); SCHOLZ, Vita S. Norberti (Breslau, 1859); WINTER, Die Prämonstratenser der 12. Jahrh. Berlin, 1865); ROSENMUND, Die ältesten Biographien des h. Norbertus (Berlin, 1874); HERTEL, Leben des h. Norbert (Leipzig, 1881). MÜHLBACHER, Die streitige Papstwahl des Jahres 1130 (Innsbruck, 1876). En las siguientes tres obras, se ha usado la publicación de Pertz y otros documentos descubiertos con posterioridad: GEUDENS, Vida de San Norberto (Londres, 1886); MADELAINE, Historia de San Norberto (Lillie, 1886) (la mejor escrita y más completa biografía del santo publicada hasta entonces); VAN DEN ELSEN, Levensgeschiedenis van den H. Norbertus (Averbode, 1890).

Geudens, Francis Martin. "St. Norbert." The Catholic Encyclopedia. Vol. 11. New York: Robert Appleton Company, 1911. <http://www.newadvent.org/cathen/11100b.htm>. Transcrito por Robert A. Bohall. Traducido por Lourdes P. Gómez Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina

Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 21 de abril de 2014